Medio Oriente | Publicado el

Hamza bin Laden, el príncipe heredero de la yihad


FOTOS AFP

Un fotomontaje difundido por Al Qaida para conmemorar el 16º aniversario de los atentados del 11 de septiembre muestra el rostro de Osama bin Laden envuelto en las llamas de las torres gemelas. A su lado, está su hijo, Hamza, el “príncipe heredero de la yihad”.

Hamza aparece desde que era apenas un niño en la propaganda de la red fundada por su padre. Ahora de 28 años, analistas estiman que se prepara para tomar las riendas de la organización y unificar a los yihadistas del mundo entero bajo un mismo nombre, aprovechando el debilitamiento militar del grupo Estado Islámico (EI).

En un informe publicado por Combating terrorism center (CTC) de West Point, Ali Soufan, exagente especial del FBI especialista de Al Qaida, escribió: “Hamza está en plena preparación para ocupar un papel dirigente en la organización creada por su padre”.

“Como miembro de la dinastía Bin Laden, es probable que sea bien recibido por los yihadistas de base”, añadió. “En momentos en que el ‘califato’ del EI está al borde del precipicio, Hamza es ahora quien está en mejor posición para reunificar al movimiento yihadista mundial”.

Hijo número 15 de los cerca de 20 de Osama bin Laden y fruto de su unión con su tercera esposa, Hamza recibe desde sus primeros años una formación para seguir los pasos de su padre.

Estuvo junto a él en Afganistán, antes del 11 de septiembre de 2011. Allí aprendió a usar las armas.

La víspera del atentado contra las Torres Gemelas y el Pentágono, Hamza fue evacuado con las mujeres y niños del clan hacia Jalalabad, y luego a Irán, donde fueron puestos durante años bajo vigilancia domiciliaria. Nunca volvió a ver a su padre.

Image

Un jefe temible

Gracias a un sofisticado sistema de correspondencia, el hijo favorito del jefe yihadista mantuvo contacto con su padre, obligado a vivir en la clandestinidad.

En estas cartas, algunas de las cuales fueron descubiertas en el operativo en el que murió bin Laden en 2011 en Abbottabad (Pakistán), el joven asegura a su padre que está “hecho de acero” y que está dispuesto a ser un “mártir”.

“Lo que me pone realmente triste es que las legiones de muyahidines se hayan puesto en marcha y que no me haya unido a ellas”, le escribió en julio de 2009.

En un mensaje de audio de agosto 2015, el egipcio Ayman al-Zawahiri, quien sucedió a Osama bin Laden a la cabeza de la organización, anunció que un “nuevo león nació en la guarida de Al Qaida (Osama significa “león” en árabe).

Se escucha la voz de Hamza (ninguna foto de él adulto ha sido publicada) rindiendo homenaje a su padre, un “mártir”, y a su hermano mayor, que murió tratando de protegerlo en Abbottabad y pide a los yihadistas del mundo entero “atacar desde Kabul a Bagdad, desde Gaza a Washington, Londres, París y Tel Aviv”.

Un año después, en una diatriba titulada “Todos somos Osama”, llama a la venganza y advierte: “Si creen que no tendrán que responder por el crimen cometido en Abbottabad se equivocan. Somos una nación que no tolera la injusticia”.

Dieciocho meses más tarde, tras otros mensajes similares, el Departamento de Estado norteamericano consolidó su credibilidad ante los círculos yihadistas poniendo su nombre en la lista negra de “terroristas internacionales”.

“Los mensajes de Hamza - apunta Ali Soufan - repiten casi siempre, palabra por palabra, frases casi enteras pronunciadas por su padre durante el apogeo de Al Qaida, a finales de 1990 y principios de 2000 (...) Incluso intenta imitarlo, pronunciando sus oraciones con el mismo tono reposado”.

“En momentos en que el Estado Islámico continúa hundiéndose, varios partidarios están buscando un nuevo estandarte detrás del cual luchar”, agrega. “Varios factores hacen pensar que Hamza sería un jefe temible. Queda por ver cómo la organización va a utilizarlo, pero está claro que su popularidad está en auge”.


Powered by