Internacional | Publicado el

Los Olímpicos, el camino para fortalecer diálogo entre Coreas


Ri Son-gwon delegado de Corea del Norte, estrecha la mano de Cho Myoung-gyon, quien representó al gbierno de Corea del Sur, tras los acuerdos logrados para participar en los Juegos. FOTO EFE

La decisión de enviar una delegación de Corea del Norte a los Juegos Olímpicos de Invierno de Corea del Sur –que serán desde el 9 de febrero– constituye “un gran paso adelante en el espíritu olímpico”. Así lo calificó ayer el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, al destacar los avances para descongelar las relaciones políticas y sociales entre ambas coreas, detenidas desde hace un par de años.

Al término de las conversaciones mantenidas ayer, ambos países acordaron que Pyongyang enviase una delegación a los Juegos de Invierno que tendrán lugar en la ciudad surcoreana de Pyeongchang del 9 al 25 de febrero, lo que se constituye en un paso importante para recuperar las relaciones.

“El COI saluda con gran satisfacción las propuestas sobre las que Corea del Norte y Corea del Sur alcanzaron un acuerdo”, comentó el COI en un comunicado.

Mauricio Jaramillo, internacionalista y docente de la Universidad del Rosario, resalta que este paso revalida las “posibilidades de paz que siempre han estado latentes” en la región, y recuerda que hubo un momento en el que se pensó que se construyera un tren que recorriera ambas coreas.

“Estamos muy lejos de la unificación, pero lo que muestran estos gestos es que puede haber un diálogo ya que Corea del Sur es cada vez más independiente de Estados Unidos”, sostiene el analista, al destacar que la estrategia del presidente Donald Trump ha sido “torpe”, en relación con lo hecho en el noreste Asiático.

Con pie derecho

Vale recordar que en su tradicional discurso de año nuevo, el dictador norcoreano, Kim Jong-un, aunque insistió en sus usuales amenazas contra Estados Unidos, dio un giro inesperado en las relaciones con la nación vecina, invitando a un acercamiento, anunciando lo que ayer se confirmó, en relación con la delegación que viajará a los Olímpicos de Invierno.

“Debemos reducir las tensiones militares para crear un entorno pacífico. Seúl debería responder a las propuestas del norte en lugar de alentar las medidas estadounidenses que amenazan la paz y la seguridad”, instó en ese discursos, situación que fue acordada ayer tras la cumbre, que se selló con un apretón de mano entre los representantes de ambas coreas.

El COI, ahora, espera “los informes y las propuestas oficiales”, que resultaron tras la reunión y deja claro que mantendrá conversaciones sobre el número y la identidad de los deportistas convocados por norcorea.

Ahora corresponde al COI la decisión sobre las modalidades de participación norcoreana, como la bandera, el himno y las ceremonias. Al mismo tiempo, el representante de Corea del Norte en el COI, Chang Ung, se encuentra en la ciudad de Lausana para “una reunión prevista desde hace varias semanas”.

El escenario de la reunión fue la llamada “Peace house” (“Casa de la Paz”) en Panmunjom —plena zona desmilitarizada—, donde en 1953 ambos pusieron fin a la Guerra de Corea, con un alto el fuego que aún hoy no ha llevado a un acuerdo de paz, pero que vuelve a encender luces de esperanza.

Lo que viene

También es necesario recordar que desde el pasado 5 de enero Corea del Norte notificó al Sur que reabrió una de sus líneas de comunicación militar, que estaba destinada a comunicaciones militares en la región en torno al Mar Amarillo (llamado Mar del Oeste en las dos Coreas) y al igual que el resto de vías de comunicación entre los dos países, que permanecía cerrada o “inutilizada” desde hace casi dos años por decisión del régimen del Norte.

Este par de muestras de voluntad de paz, o por lo menos de diálogo, le da a la comunidad internacional un “aire de tranquilidad”, pues ha celebrado la decisión y está dispuesta a impulsar cualquier tipo de reunión y dialogo entre ambas coreas.

Incluso, en la mañana de ayer y antes de conocerse los resultados de la reunión, el Papa Francisco instó al mundo a “apoyar todo esfuerzo de diálogo con el fin de encontrar nuevas vías para que se superen las actuales confrontaciones”. La noticia, que es calificada como “positiva”, fue bien recibida por el gobierno de EE.UU., que “saludó las conversaciones entre las dos Coreas”.

Si bien la participación en los Olímpicos es una muestra de voluntad para recuperar el diálogo, el analista Jaramillo asegura que se deben tener en cuenta tres aspectos para que prospere: acompañamiento internacional de interesados como Rusia, China y Japón, lograr acuerdos entre ambas naciones, pero que se garantice que serán vigentes en el tiempo, e incluir la participación de la sociedad, para que el entendimiento se fortalezca .

25 %

del Producto Interno Bruto (PIB) de Corea del Norte se invierte en gastos militares.

Contexto de la Noticia

Ambos bandos habían expresado su deseo de abordar otras cuestiones más allá de los Juegos.

Pyongyang ya desdeñó los intentos pasados del Sur de organizar más reunificaciones familiares, al asegurar que no se lo plantea a menos que el Sur realice la repatriación de varios de sus ciudadanos. Koh Yu-Hwan, profesor de la Universidad de Dongguk, dice que “no será fácil llegar a un acuerdo inmediato sobre las cuestiones relativas a la mejora de las relaciones intercoreanas”, que permitirán alcanzar la paz en esta región del mundo, según recoge AFP.


Powered by