Europa | Publicado el

Menos migrantes en la Unión Europea, pero más dolor


Los migrantes observan la costa siciliana desde el MV Aquarius, un barco de rescate contratado por las organizaciones humanitarias SOS Mediterranee y Médicos Sin Fronteras (MSF - Medecins sans frontieres). FOTO AFP

Se repite constantemente, desde que en Italia llegó al poder la ultraderecha de Matteo Salvini y su Liga Norte —1 de junio—, una situación trágica: barcos pertenecientes a distintas ONG navegan en el mar Mediterráneo y buscan cientos de migrantes que intentan sobrevivir a la precariedad de sus balsas, bien sea nadando o aferrados a flotadores improvisados. Los rescatan y los aglomeran a bordo así tal vez no tengan con qué atenderlos a todos. Se intentan dirigir al puerto más cercano, en costas de Malta o Sicilia (Italia), pero allí, sin ninguna consideración humanitaria, no les permiten entrar.

Es casi idéntica la situación que han tenido que vivir tres barcos: el Aquarius, de la ONG Médicos Sin Fronteras (12 - 17 de junio, con 630 refugiados); el Lifeline, propiedad de la ONG homónima alemana (llevaba desde el 20 de junio con 230 migrantes, hasta ayer que Malta le permitió atracar), y el mercante Alexander Maersk (completó cinco días con 113 personas, hasta que Italia el martes le permitió la entrada al puerto de Pozzallo).

El bloqueo fronterizo lo podrían experimentar tripulantes de otros navíos que están en labores de rescate en la zona: los alemanes Sea Eye y Sea Watch 3 (con capacidad para 50 y 400 pasajeros respectivamente), tal como el español Open Arms (250), e incluso el Aquarius, puesto que el barco con bandera holandesa volvió a patrullar las costas de Libia en busca de más migrantes.

El viacrucis y sus causas

De cualquier forma, lo que se debe resaltar es el drama que están viviendo cientos de migrantes que, expuestos a las inclemencias del clima en el Mediterráneo, al hacinamiento en el barco y a la escasez de víveres, ven como autoridades europeas impiden la exitosa conclusión de su rescate.

“Quedan los barcos varados ante la negativa de las autoridades, puesto que las ONG como esta operan siguiendo estrictamente el derecho marítimo internacional. Mientras tanto cientos de personas quedan en situación límite, en navíos que no tienen capacidad para tanto, y en un lapso para el cual no hay tantos suministrados”, dijo a EL COLOMBIANO David Cantero Pérez, director para Suramérica de Médicos Sin Fronteras (MSF).

¿Pero qué hay detrás de estas políticas por parte de Italia y Malta? La visión es distinta dentro de las fronteras maltesas e italianas.

La población local parece exasperada frente a la llegada reiterada, durante los últimos años, de cientos de miles de refugiados desde el África subsahariana y Medio Oriente. Como evidencia de ello, según señaló a EL COLOMBIANO David Castrillón, investigador del Observatorio de Análisis de los Sistemas Internacionales de la Universidad Externado, están los resultados electorales y el viraje político.

“¿Por qué se está dando este bloqueo? Ya se ha construido en Europa una retórica alrededor de está cuestión, que dice que los gobiernos deben tomar posiciones frente a la llegada de migrantes, que ha sido además algo nefasto para dichos países, según el mismo discurso. Eso ha permitido que partidos nacionalistas, y algunos xenófobos, lleguen al poder, como ocurrió en Italia”, argumentó.

Esto se produce además en un contexto en que, como recalcó el experto, la UE se ve incapaz de decidir sobre cualquier tema, sin importar su gravedad o urgencia.

“Esto demuestra que la supuesta unión del bloque no es tan real. No hay tanta cohesión como debería. En un momento de verdadera crisis, como esta, los 28 Estados no se han logrado poner de acuerdo, y por el contrario algunos han decidido no cooperar con sus vecinos. ¿Si no logran consenso frente a esto, cómo será mañana con temas más complejos?”, agregó.

Bajo la lupa del derecho

Precisamente, el gobierno ultraderechista que actualmente hay en Roma ve con molestia el hecho de que si bien la Unión Europea había pactado en septiembre de 2015 el reparto de refugiados en las naciones del sur (España, Grecia e Italia) hacia otros países del bloque, esto nunca se llevó a efecto. Por el contrario, gobiernos de esos países vecinos critican el bloqueo así no estén dispuestos a ayudar. También, que la decisión que toman sobre estos barcos es un asunto de “soberanía y autodeterminación”, como lo argumenta Salvini, el líder de la oficialista Liga Norte.

¿Es este argumento válido desde lo jurídico para no atender a estas personas? En diálogo con este diario, Carlos Arévalo, docente de la Maestría en Derecho Internacional de la Universidad de La Sabana, difirió: “la Convención para Refugiados, la de 1951, estableció que cuando una persona huye de su país, tiene el derecho fundamental a una asistencia por parte de los otros Estados. El país de acogida tiene la obligación de prestarle una asistencia corta y de urgencia, aunque esto no implique que lo admita indefinidamente en su territorio, eso ya es una decisión soberana”.

De cualquier forma, en el tema de no prestar un auxilio humanitario, para el experto “el derecho internacional es muy claro al obligar a los Estados a salvaguardar los derechos de estas personas, por lo que no tiene ningún sentido que pasen cosas como estas. Ahí pierde peso el argumento de la autodeterminación y la soberanía”.

De hecho, la normativa actual obliga a la comunidad internacional y a sus organismos a coordinar, según el experto, soluciones para asuntos como este que deja, hasta ahora, miles de afectados. Cabe esperar que en la cumbre de jefes de Estado europeos que iniciará hoy en Bruselas prime esa idea, pero el panorama es pesimista.

“Hay que ver que las potencias de la UE, Alemania y Francia, están pendientes de sus propias crisis, y sus gobiernos están relativamente debilitados. Por eso hay obstáculos en la toma de decisiones. Ellos no pueden forzar a otros a hacer lo que ellos no están en capacidad de hacer”, explicó Castrillón.

Mientras tanto, Cantero lamenta que “los intereses políticos siguen puestos por encima de la vida de la gente. Europa pudo haber visto de esta forma una merma en las cifras de migrantes, pero el drama de estas personas es mucho peor en la actualidad”, y eso se refleja en los miles de migrantes que esperan por ayuda”.

Menos migrantes en la Unión Europea, pero más dolor

Contexto de la Noticia

El sufrimiento de los migrantes no es un asunto exclusivo de Europa, y distintas regiones del mundo asisten a dicha tragedia. Aún así, los gobiernos parecen ir por la misma vía, cerrar fronteras a como dé lugar, lo que hace más precarias las condiciones en las que viajan estas personas y beneficia, según los expertos, a las mafias que controlan las rutas clandestinas. En opinión de Castrillón, “Europa debería empezar a mirar a otras potencias en busca de soluciones conjuntas al problema migratorio mundial, que no solo se limiten a admitir a estas personas, sino a aliviar las situaciones que los obligan a migrar. Estados Unidos de momento no está interesado, pero naciones como Rusia podrían significar salidas. Dicho país tiene el poder para encontrar soluciones”.


Powered by