internacional | Publicado el

¿Reversazo de Trump al pacto de libre comercio?

ElColombiano
El mandatario tiene a los medios liberales del país criticando sus evidentes contradicciones frente al libre comercio. “El pacto supondría un inédito cambio en sus políticas”, dijo el Times. FOTO efe

El libre comercio, uno de los pilares del poderío estadounidense en el globo, fue no obstante durante la campaña presidencial de 2016 el demonio perfecto para que Donald Trump atacara y con ello fortaleciera su candidatura. Los sectores más afectados por la crisis económica global de 2008, que aún hoy no se logran recuperar de ella, se decidieron masivamente por el magnate para que pusiera “a Estados Unidos primero”.

El pacto que más encarnaba ese satanizado libre comercio era, sin duda, el recientemente firmado por el entonces presidente Barack Obama (en febrero de 2016): el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP).

La historia todos la conocen: si en la campaña ya Trump calificaba el acuerdo de “nocivo para los intereses de los trabajadores estadounidenses”, tras asumir el máximo cargo ordenó, el 23 de enero de 2017, el retiro de la potencia del mismo.

“El TPP es un desastre potencial para nuestro país. En cambio, negociaremos acuerdos comerciales bilaterales que generen empleos e industria en EE. UU. otra vez”, dijo entonces.

Hoy es distinto. El magnate parece estar retractándose de sus palabras. Según informaron ayer medios estadounidenses, Trump pidió a su asesor económico, Larry Kudlow y al representante de Comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, analizar las condiciones para un reingreso de la potencia al TPP.

Presión agraria y política

En principio, se trató de medios liberales como The New York Times y The Washington Post, los que levantaron suspicacia sobre una posible campaña en contra, pero pronto se supo que dichos diarios no hablaban sin fundamento.

El senador republicano Ben Sasse celebró el hecho y con ello confirmó los reportes: “es buena noticia que hoy el presidente haya pedido a Larry Kudlow y a Lighthizer negociar la entrada de EE. UU. en el TPP”.

Sasse, elegido por el estado agrario de Nebraska, se reunió junto a otros congresistas con el presidente en la Casa Blanca, donde abordaron precisamente asuntos de comercio y agricultura. En el encuentro también estaba el senador por Montana Steve Daines, quien se refirió al tema.

“Acabamos de finalizar una productiva reunión con el presidente acerca de la importancia de un libre, justo e inteligente acuerdo de comercio y protección. Contento de escuchar el interés del mandatario en reingresar al TPP”, dijo en Twitter.

Teniendo en cuenta que Trump antes condenaba el pacto por ser un “desastre potencial para Estados Unidos”, ¿por qué ahora está tocando nuevamente la puerta? Varios factores, según expertos, lo forzaron a ir por esa vía aparentemente contradictoria.

El primero, según Patricio Navia, politólogo y docente de la Universidad de Nueva York (NYU), “la presión de sectores que ya se están viendo afectados. En un mundo globalizado e interdependiente, salirse del libre comercio mundial es más dañino que ventajoso. Trump parece estar obligado a aceptar esa realidad antes que actuar por instinto en esa supuesta búsqueda de un ‘América first’, la lógica de un Estados Unidos primero, pero aislado del globo”.

Como se ve, incluso desde los republicanos se está dando esa presión, ya que los sectores agrícolas del país necesitan mercados para exportación y se ven seriamente afectados con un país aislado del comercio internacional.

Felipe Buitrago, politólogo y docente de la Universidad de Antioquia, no cree que Trump vaya a traicionar sus promesas de campaña, como se está hablando en Washington: “él ha dejado muy claro que no quiere enredarse con ese multilateralismo que representa el TPP. Lo que creo es que la presión es de una minoría de los republicanos, y el presidente está intentando, en medio de esta coyuntura de seguridad con Rusia y Siria y el previsto proyecto del muro, jugar con esos otros temas como el TPP para lograr momentáneamente el apoyo de esos senadores”.

De cualquier forma el mandatario parece estar jugando con fuego, porque demostraría, en opinión de Navia, que “de ningún modo se puede confiar en su palabra”.

Contexto de la Noticia

· Si en los días anteriores la retórica del presidente fue sumamente asertiva frente a la respuesta al ataque químico del régimen sirio, ayer la matizó. “Nunca he dicho cuándo se producirá el ataque a Siria. Podría ser muy pronto o no tan inmediato”, afirmó en Twitter. Sus palabras coincidieron con las del secretario de Defensa Jim Mattis ante el Congreso, advirtiendo que “un ataque de EE. UU. podría suscitar una escalada fuera de control”.


Powered by