internacional | Publicado el

Este es el equipo periodístico de Ecuador asesinado en la frontera

ElColombiano
Los periodistas y el conductor que fueron asesinados.

El doloroso desenlace del secuestro de tres periodistas ecuatorianos en la frontera con Colombia volvió a abrir la herida de la libertad de prensa en América Latina.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, confirmó a mediodía de este viernes que el equipo de El Comercio había sido asesinado.

“Tenemos información que confirma asesinato de periodistas”, dijo el primer mandatario.

El periodista, el fotógrafo y el conductor fueron secuestrados el pasado 26 de marzo.

La noche del jueves Moreno entregó un plazo de 12 horas para que le frente Oliver Sinisterra entregara pruebas de supervivencia del equipo. Dicho plazo se cumplió este viernes a las 10:50 a.m.

Así recuerdan sus compañeros y familiares a las tres víctimas del grupo comandando por alias “Guacho”:

El conductor que llevaba 36 años salvando su vida

Image

Efraín Segarra, nacido en la provincia de El Oro, de 60 años, era el conductor de mayor edad en el periódico El Comercio. Completó 16 años en el diario capitalino y ajustó en total 36 años de experiencia como chofer.

Era considerado por sus colegas conductores como una especie de padre protector, siempre pendiente, motivo por el que fue apodado “Viejito”. Muy creyente, siempre salía a sus rutas con la imagen de la Virgen en el tablero del volante. Tal vez esa fe le permitió salir indemne de numerosos incidentes violentos que sufrió durante su larga trayectoria en taxis y carros blindados bancarios.

El peor de ellos fue el asalto que sufrió cuando era taxista, en el que los ladrones le cortaron una oreja.

Se salvó esa vez y esperaba no tener mayores percances en los pocos años que le restaban para jubilarse, confiando en su fe, colgó dos rosarios en la entrada de su casa en Quito.

Los periodistas de El Comercio lo recuerdan además por conservar una camioneta impecable y estar siempre informado sobre los temas de actualidad en el país y en el mundo, por lo que una misión con ‘Segarrita’, era siempre motivo de sus conversaciones.

Un fotógrafo que heredó la pasión de su padre

Image

Paúl Rivas, de 46 años, era uno de los fotógrafos más reconocidos de Ecuador. Desde niño entró en contacto con las cámaras gracias a que era la afición de su padre, el militar Ángel Rivas. Para el joven Paúl fue como un juego aprender cada día sobre las técnicas y el uso de las cámaras análogas, que fue dejando en los anaqueles de una colección personal que conserva en su hogar. Entre tantas, tenía una Yashica de rollo, la primera que aprendió a manejar.

Llevaba 19 años en El Comercio, periódico en el que inició como fotógrafo de sociales. Sin embargo, pronto empezó a ganarse el respeto con sus cubrimientos de asuntos impactantes, como la erupción del volcán El Reventador_(2003), cuando logró una de las mejores 10 fotografías del año en Sudamérica según la revista Gatopardo.

Su éxito acumuló siete premios de fotografía ecuatorianos. Siempre le sacó el gusto a los retratos, como recordó la hija que está sumida en dolor: Carolina, de 22 años. No obstante, la magnitud de su trayectoria como fotógrafo solo es comparable con la alegría que lo caracterizó durante sus décadas en la redacción de El Comercio, como reiteran su novia Yadira Aguagallo y sus colegas.

El periodista que llevaba el Barcelona a todas sus misiones

Image

Javier Ortega, de 32 años, nació en Quito, pero muy joven se trasladó con su familia para hacerse una vida en Valencia, España. Allá terminó su bachillerato. Una vez se graduó, decidió regresar a su país natal para estudiar periodismo, pues en el sistema escolar europeo, sus calificaciones no eran suficientes para optar por esa carrera.

Según El Comercio de Quito, el jovial Ortega contrarió a sus padres para inscribirse en la Universidad Salesiana de Ecuador. Allá demostró de entrada su vocación por el fútbol al cubrir los torneos estudiantiles de balompié. No era de extrañar si se tiene en cuenta que de España trajo su afición por el Barcelona y, en especial, por el astro argentino Lionel Messi. En su casa en Quito hay una nutrida colección de afiches, camisetas y banderas del club azulgrana.

Entró al diario El Comercio en 2012 como periodista de judiciales. Desde entonces su trabajo brilló por cubrimientos como el de la deportación de decenas de cubanos desde Quito, el problema de las desaparecidos en Ecuador y el accidente aéreo que dejó 22 militares muertos en la Amazonía, en 2016.


Powered by