América Latina | Publicado el

Al presidente de Brasil le piden que demuestre estar vivo para que le paguen pensión


Michel Temer, presidente de Brasil. FOTO EFE

El presidente de Brasil, Michel Temer, tuvo que recordar este sábado que “sigue vivo”, luego de que la entidad de pensiones suspendiera sus pagos de noviembre y diciembre alegando falta de pruebas para certificar que el líder, de 77 años de edad, no había muerto.

El organismo tomó la decisión luego de que Temer incumpliera un requerimiento en Brasil, según el cual el pensionado debe presentarse una vez al año ante las autoridades para demostrar que sigue vivo.

“En mi caso, es evidente que a diario se puede ver que sigo vivo”, dijo el presidente en una entrevista con el canal RedeTV.

“Pero el hecho es que como no asistí, dos meses, creo que noviembre y diciembre, no recibí el pago de mi jubilación”, comentó.

Temer se rió del error burocrático, que fue reportado esta semana por el diario O Globo, diciendo que estaba “muy contento de ser tratado como un brasileño”.

“Tengo que comparecer para demostrar que estoy vivo. Creo que es un trato igualitario que, digamos, engrandece las instituciones”, dijo.

El mandatario brasileño, con el peor índice de popularidad en la historia del país, fue sometido a una angioplastia en las arterias coronarias y le implantaron dos stents el año pasado.

Además fue operado para reducir el tamaño de la próstata. El presidente aseguró que está recuperado: “Estoy bien, estoy muy bien”.

En coincidencia, su mayor batalla política se avecina en las próximas semanas, cuando tratará de que el Congreso apruebe recortes en el costoso sistema de pensiones.

El mandatario, que considera crucial esta reforma para la salud de la economía brasileña, dijo a RedeTV que aún le faltaban 40 votos para lograr la aprobación y llamó al Congreso a convocar una primera votación a finales de febrero.


Powered by