América Latina | Publicado el

Lula da Silva, en campaña y con siete acusaciones


Luiz Inácio Lula da Silva fue presidente de Brasil entre 2003 y 2010. Con el Partido de los Trabajadores movió a ese país hacia un socialismo que se sirvió del apoyo de las clases más bajas. FOTO ap

Tal parece que Luiz Inácio Lula da Silva sigue siendo para Brasil el carismático líder que logró revolucionar a una nación con el apoyo de las clases bajas. Lo anterior, sin importar que haya siete procesos relacionados con corrupción en su contra y que el exmandatario haya recibido, en primera instancia, una condena de nueve años de prisión (ver Dicen de...).

De acuerdo con la última encuesta de clima electoral para las presidenciales brasileñas en octubre de 2018, el líder de izquierda y fundador del señalado Partido de los Trabajadores (PT), tiene una favorabilidad de al menos el 35% en los comicios del próximo año.

De hecho, de acuerdo con el sondeo de la firma Ibope del 29 de octubre, Lula podría conseguir más de 20 puntos porcentuales de diferencia respecto al diputado ultraderechista y exmilitar Jaír Bolsonaro, que va de segundo en la lista.

Lejos, detrás de este par, se ubica la ambientalista Marina Silva, del partido Rede, apenas con un 8 % de la favorabilidad.

Así las cosas, Lula, aunque tendría que ir a segunda vuelta, parece tener muy segura la victoria presidencial para suceder al derechista Michel Temer. Hace apenas una semana concluyó su segunda gira de campaña entre aplausos y globos blancos y rojos.

¿Como busca votos?

No obstante, su éxito electoral tambalea por cuenta de los procesos judiciales. La condena en primera instancia de julio pasado, por beneficiarse de un apartamento que le dio la constructora OAS a cambio de influir en la obtención de contratos con la petrolera estatal Petrobrás, podría salirle costosa.

Aunque se espera una decisión en segunda instancia, de continuar el proceso, Lula quedaría inhabilitado de ejercer cargos públicos, e incluso podría ir preso.

De acuerdo con Paulo Sotero, director del Instituto Brasil del Wilson Center para la investigación, el futuro del exmandatario es oscuro y duda que, incluso eximido de ir a la cárcel, logre la presidencia.

“Aunque es muy prematuro hablar de la muerte política de Lula, su olla se está destapando y en un año tendremos algunas claridades sobre las investigaciones, las elecciones próximas y la reacción de los brasileños con el líder que tanto siguieron”, dice, y añade que mientras tanto el efecto más próximo del escándalo será la deslegitimación del Partido de los Trabajadores.

Muestra de ello es que en las pasadas elecciones municipales (octubre de 2016), esa colectividad perdió 108 alcaldías, incluyendo una de las más cruciales: la de São Paulo.

Bruno Brandao, representante de Transparencia Internacional en Brasil, cree en que los brasileños, que ya vieron como su expresidenta Dilma Rousseff dejó a un país desmoronado por tomar malas decisiones y terminó destituida de su cargo el año pasado, voten por un presidente del mismo partido y con fuertes acusaciones de corrupción.

“Algo nuevo está pasando entre los brasileños. Ahora los valores están más altos, hay más gente involucrada en la lucha contra la corrupción y hay una percepción casi absoluta de la impunidad”, afirma el representante.

Sobre Lula, Brandao dice que el expresidente se está aprovechando de los señalamientos en su contra para buscar distractores y crear la percepción de que es un perseguido político. “Él dijo que iba a estar en permanente estado de campaña. Creando cortinas de humo puede estar en la vida pública, como si todo estuviera normal”, señala.

Contexto de la Noticia

Entre las acusaciones contra Lula da Silva está una por lavado de dinero y tráfico de influencia en la compra por parte del Estado brasileño de aviones de combate suecos Gripen por 5.000 millones de dólares, que se concretó durante la presidencia de la destituida Dilma Rousseff. Según la investigación, Lula recibió 2,25 millones de reales a través de la empresa de su hijo Luis Claudio. También se investiga si la constructora Odebrecht le ofreció 12 millones de reales para comprar un terreno en Sao Paulo y construir el Instituto Lula, que divulga su legado político, como parte de un acuerdo para distribuir sobornos. También se le señala de recibir sobornos para favorecer a empresas del sector automotriz mediante una prórroga de los beneficios tributarios por cinco años.


Powered by