antioquia | Publicado el 21 de diciembre de 2017

Historias que se esconden entre los locales del Lleras

Ente locales del Lleras se destacan casas construidas en la década de los cuarenta que, pese a la transformación del sector, permanecen intactas. FOTO manuel saldarriaga

Mariana Benincore Agudelo

Solo cinco familias permanecen aún en el Parque Lleras, un espacio que por décadas fue su hogar y que hoy comparten con otro tipo de habitantes.

Cuando el sol se esconde, más de cien locales comerciales prenden la música y aproximadamente 130.000 personas comienzan a llegar. Turistas y locales caminan de un lado a otro, compran artesanías, comen en restaurantes y, algunos, se quedan hasta las cuatro de la mañana al ritmo de la salsa, la electrónica o el reggaetón.

A pesar de esto, Gabriel Isaza, Libia, Jaime Valderrama y su esposa Tulia permanecen allí, porque sus casas de portones, patios centrales y solares, esconden recuerdos y siguen siendo ese lugar al que llegan sus sobrinos, hijos y nietos.

Amparo Gaviria se considera desplazada del sector. Ella, con el líder barrial Gabriel Congote y otros residentes, luchó por combatir el ruido y encontrar un punto medio en el que comerciantes y residentes pudieran coexistir. Pero fue una de las que no aguantó.

Inicios y transformación Amparo se siente orgullosa de su barrio, fundado en 1930 por Julio Eduardo Lleras, gerente del Banco Central Hipotecario.

Inicialmente se construyeron 45 casas hechas de ladrillo, tapia, bahareque y caña brava, que valían entre 5.000 y 8.000 pesos.

El Parque Lleras está ubicado en el Barrio El Poblado, entre las carreras 37 y 39 y las calles 9 y 9a, explicó Luis Guillermo Orjuela , director de la Corporación Zona Rosa, encargada de proteger este lugar en el que confluyen residentes, comerciantes y visitantes.

Donde actualmente es la Vía Primavera, en la carrera 37, vivía el pediatra Samuel Arango, quien llegaba a las casas en las que una mujer iba a dar a luz. Así, Samuel fue quien en 1949 recibió a Amparo. Esta mujer de 68 años recuerda cuando se metía a jugar en la quebrada La Presidenta, o cuando a sus cinco años, se reunía con los vecinos en el Parque para salir juntos al colegio. Al salir de estudiar volvían al parque, daban vueltas a la pileta, que actualmente está sin agua, hasta que alguno de los niños cayera adentro.

En ese entonces, el parque se convertía por temporadas en escenario deportivo y en pasarela. Una vez al año, habitantes de barrios cercanos se inscribían en las Olimpiadas del Lleras. Trotadores, patinadores y ciclistas competían alrededor del parque. Luis Fernando Molina, quien vivió en la zona y hoy trabaja en el sector, contó que para la clausura, se hacía un desfile, en el que las reinas tenían que haber participado de las olimpiadas.

El Lleras en la actualidad

Pasó el tiempo. Con los años ya no solo estaba la tienda de Augusto, la de Saúl, la tienda El Social y la Farmacia La Perla, que aún permanece.

Mimos, Pastelitos, Lebón, Orleans y otros lugares más abrieron sus puertas, dando vida a un nuevo Parque Lleras.

Actualmente, desde la Alcaldía se está realizando el programa Convive la Noche que busca propiciar ambientes de seguridad, respeto y convivencia para residentes, comerciantes y ciudadanos.

Se han realizado mediciones de ruido para concientizar a los habitantes de la importancia de la regulación .

El Lleras, ubicado en la comuna 14 de Medellín, se ha transformado. Pasó de ser un barrio tradicional y residencial, fundado en 1930, a ser un referente internacional de turismo nocturno.

Contexto de la Noticia

Esteban Yepes, Comunicador Social con estudios de maestría en Hábitat, afirmó que el sector del Lleras genera 5000 empleos directos y 50.000 indirectos, aproximadamente. Explicó también que en el sector se generó un proceso de gentrificación, en el que muchos residentes abandonaron el barrio porque el comercio y el turismo incrementaron los costos de vida.

Otras Noticias