internacional | Publicado el 5 de junio de 2018

Guatemala, a resurgir de las cenizas del Fuego

60 muertos, 1,7 millones de damnificados y tres estados declarados en alerta roja es lo que enfrentan los organismos de socorro tras la tragedia que enluta a Guatemala. FOTO efe

Richard Aguirre Fernández

La imagen muestra a tres hombres intentando subir a una camilla a una víctima que resultó afectada por los flujos de lodo provocados por la erupción del volcán de Fuego en Guatemala, el pasado domingo. Al fondo, el cadáver de una de las 62 víctimas mortales que hasta el momento deja esta trágica manifestación de fuerza de la naturaleza.

Dolor. Esa fotografía, publicada por la Agencia EFE, muestra la magnitud de la tragedia que enluta al país centroamericano y que puso a prueba la capacidad de reacción y atención de damnificados, estimados en 1 millón 700 mil.

El presidente Jimmi Morales en sus primeras declaraciones decretó el estado de calamidad y señaló que “la fuerza impredecible de la naturaleza se ha hecho sentir una vez más y aún es muy pronto para saber a ciencia cierta la totalidad de los daños”.

Les pidió a los ciudadanos “su colaboración con las autoridades”, además de permanecer atentos a la información oficial, no hacer eco de lo que circula en redes sociales y tomar las medidas necesarias para protegerse.

“El territorio nacional se encuentra en alerta anaranjada y los departamentos de Chimaltenango, Escuintla y Sacatepéquez –donde se encuentra el volcán– se encuentran en alerta roja”, agregó el primer mandatario.

¿Cómo fue?

La actividad del volcán se había incrementado durante las últimas semanas. En el boletín especial de su actividad, emitido por el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) este lunes a las 10:30 a.m., apuntaba a que “hasta el momento la estación sísmica registra tremor interno y explosiones catalogadas como débiles a moderadas”.

También hacía claridad en las “constantes avalanchas que generan levantamiento de material debido a la inestabilidad en la que se encuentran las zonas afectadas. Debido a los materiales piroclásticos depositados en las barrancas ocurre levantamiento de ceniza fina, lo que provoca que las comunidades que se encuentran en estas direcciones se vean afectadas por esta ceniza”, se lee en el documento publicado por el gobierno.

Rafael Esteban Archila Hernández, ubicado en Ciudad de Guatemala, a unos 70 kilómetros del volcán, le dijo a EL COLOMBIANO que la recomendación, incluso estando retirados de la zona, es no salir a las calles para no exponerse a la ceniza volcánica, además, resalta que ya habilitaron sitios de acopio para entregar donaciones y ayudas humanitarias.

¿Qué la provoca?

Marta Lucía Calvache, directora de geomanezas del Servicio Geológico Colombiano (SGC) compara la situación con una gaseosa o una olla a presión, que en el momento en que alcanza su punto máximo de presión “es capaz de romper el tapón (cráter)”, lo que se transforma en una erupción y que puede evidenciarse a través de varios fenómenos: lava, expulsión de flujos piroclásticos o de lodo.

En el caso del volcán de Fuego se registraron, según los reportes oficiales, los tres fenómenos que, de acuerdo con Calvache y el Insivumeh, estuvieron acompañados de ceniza, “que son fragmentos que pueden extenderse por cientos de kilómetros y es una especie de polvo muy fino”, agrega Calvache.

Lo que viene

De acuerdo con Calvache, el presidente Morales y los organismos de socorro, lo primero es la atención de la emergencia y los damnificados. Posteriormente vendrá la recuperación de las zonas destruidas afectadas, para lo cual algunos presidentes de otras naciones ya le han ofrecido su apoyo.

Luego, tras superar la emergencia, a juicio de Calvache, se deben reforzar los protocolos de monitoreo de la actividad del volcán y de reacción en caso de nuevas erupciones.

Recomienda que deben tener diseñado un plan de emergencia, que permitirá definir la posible afectación y qué deben hacer las personas que están en las zonas de influencia, como está definido en Colombia, en volcanes de similiares características como Puracé (Cauca) y Galeras (Nariño).

El monitoreo constante y la creación de protocolos, que le permitan a la comunidad saber cómo actuar en caso de erupción, son las claves que se deben tener ante fenómenos naturales como este.

Contexto de la Noticia

· 62 muertos, 46 heridos y 1,7 millones de damnificados, cifras preliminares tras la erupción.

· En Guatemala también están activos los volcanes Santiaguito y Pacaya.

· EEGSA, filial de EPM, distribuidora de energía para los departamentos de la zona de influencia, informó que activó su estado de prevención, debido a la erupción del volcán que afectó a los usuarios ubicados dentro de su área de cobertura.

Otras Noticias