negocios | Publicado el

En promedio, cada colombiano debe $4,1 millones en tarjeta de crédito


FOTO MAURICIO PALACIO

Si un colombiano tuviera hoy una tarjeta de crédito, un préstamo hipotecario, además de una libranza (préstamo descontado de nómina) y un crédito de vehículo, tendría una deuda promedio con el sistema financiero colombiano del orden de 111,3 millones de pesos.

Así lo mostró el primer informe de tendencias y perspectivas de crédito, presentado ayer en Bogotá, por la firma TransUnion Colombia (antigua central de riesgo Cifín), que recoge la información de 12,4 millones de colombianos que tienen al menos un producto financiero.

Al cierre del primer trimestre de este año, cada uno de los tenedores de tarjetas de crédito en Colombia (7,2 millones de personas) sumaban una deuda promedio de 4,1 millones de pesos, cifra mayor a los 3,6 millones que se observó en igual periodo de 2016, precisó Hernando Osorio, presidente de la compañía,

El mercado de libranzas bancarias contabilizaba a 1,5 millones de clientes, cada una con una deuda promedio de 21,6 millones de pesos; mientras otras 840.000 personas tomaron un crédito de vivienda con una obligación promedio de 55,7 millones de pesos. Finalmente, los consumidores financieros con un préstamo de vehículo (315.000 personas) rodaban con una deuda individual que en promedio suma los 29,9 millones de pesos (ver gráficos).

Hay que anotar que el reporte no precisa cuántos colombianos habían tomado los cuatro servicios crediticios al inicio de este año y que, obviamente, los montos adeudados corresponden a valores promediados.

El otro hallazgo relevante del informe, tiene que ver con el hecho de que en los dos últimos años, mucha más gente ha entrado a tomar productos de crédito: “Estamos viendo que, aunque la deuda promedio por colombiano viene creciendo, en los últimos seis meses las personas se están autorregulando y son mucho más prudentes con sus deudas financieras. Se aprecia que la velocidad que teníamos empieza a caer y eso es fantástico, pues resulta saludable que el consumidor use con menor frecuencia la tarjeta de crédito”, agregó Osorio.

Más crédito, más mora

En línea con el mayor volumen de créditos colocados, es comprensible que se note un aumento en aquellos clientes que se empiezan a “colgar” en sus pagos. TransUnión señala que las tasas de mora más riesgosas (90 días o más) presentaron un alza notoria, principalmente en productos de tarjetas de crédito y autos.

“Observamos un aumento en la morosidad de la mayoría de sectores de crédito. Para algunos nichos como tarjetas de crédito, la cartera vencida parece haber sido impulsada por el continuo crecimiento en los consumidores con calificaciones de crédito más bajas que entran a este mercado”, añade el experto.

Por eso considera que el riesgo asumido por las entidades financieras en los últimos 24 meses al otorgar tarjetas de crédito a clientes con un nivel de riesgo mayor se está reflejando en un aumento en la tasa de mora: pasó de 2,7 % en el primer trimestre de 2016 a 3,2 % en igual lapso de 2017.

Pero, ¿en qué momento este nivel de incumplimiento podría ser crítico? TransUnión estima que si los porcentajes de mora siguen elevándose de aquí al próximo año, la situación se volvería complicada.

“Hoy no estamos viendo eso y juega a favor el hecho de que la banca colombiana ha aprendido mucho, es especializada y tiene gran conocimiento del riesgo”.

Además, otro factor positivo es que la regulación local es ejemplar y contribuye a tener un sistema financiero sano, al punto que es referente para Latinoamérica.

Comparativamente, al revisar el nivel de bancarización e inclusión financiera que tienen los países centroamericanos con Colombia, aquí la situación es mejor. Igual sucede en los niveles de morosidad.

Deudas por región

Al analizar el comportamiento del deudor colombiano, se establece que en términos generales la respuesta es positiva, pero al mirar las cuentas por regiones es evidente que surgen diferencias.

En ese contexto, en Antioquia y el Eje Cafetero el saldo promedio de un consumidor es de 17,3 millones de pesos, con una morosidad de 1,1 % (a 90 días). Igual ocurre en Bogotá, aunque el promedio de deuda es esa parte del país alcanza 20,2 millones de pesos.

En la Costa Atlántica el promedio de crédito de cada cliente de establecimientos financieros es de 18,7 millones de pesos, con un índice de mora de 2,6 %.

En los Llanos Orientales el nivel de deuda es de 18,9 millones de pesos con una mora de 2,3 %. En la región Centro-Sur (Tolima, Huila, Caquetá, Putumayo) el saldo en mora a 90 días es de un 3 %, y el promedio de endeudamiento es de 18,9 millones de pesos.

¿Quiénes deben?

Al desagregar las cifras por perfiles, el estudio mostró que los millennials (personas nacidas entre 1980 y 1994), fueron los mayores tomadores de cualquier producto de crédito en el primer trimestre de este año, representando 36 % del mercado. Le siguen los clasificados en la Generación X (nacidos entre 1965 y 1979) con el 33 % y los llamados baby boomers (nacidos entre 1946 y 1964) con el 24 %.

Por tipo de producto financiero, entre enero y marzo de este año, los millennials concentraron el 37 % de las tarjetas de credito colocadas por las banca, seguidos por la Generación X con 33 % y los baby boomers con 23 %. Este segmento toma el liderazgo en la deuda vía libranzas con 37 %, seguidos de los millennials con 28 %.

Por acceso al crédito hipotecario, el 45 % está focalizado en la Generación X, seguido por los millennials con 35 %, cifra que desmitifica la idea generalizada de que este segmento poblacional no busca techo propio.

Con todo, el análisis demuestra que la generación millennials ha venido incrementando su participación en la cartera de consumo de crédito en Colombia.

*Por invitación de TransUnion.

La dinámica de crédito en Colombia marcha con menor ritmo al apreciado el año pasado. Expertos aseguran que los indicadores son sanos y por ahora no observan un deterioro que alarme.

Contexto de la Noticia

ROJO
Los consumidores esperan que la menor tasa de interés fijada por el Banco de la República se traslade a las tasas que cobra el sistema financiero por sus créditos a clientes.

AMARILLO
Indicadores crecientes de morosidad en próximos meses provocarán que la banca tome mayores precauciones y restrijan posibilidades de acceder a productos de crédito.

VERDE
La experiencia y aprendizaje acumulados por el sistema financiero garantiza que la regulación y mecanismos de control interpreten con acierto lo que sucede en el mercado.

Hernando Osorio
Pte. TransUnion Colombia.
“El mercado de crédito de consumo colombiano se mantine en crecimiento, dado que más consumidores obtienen mayor acceso a productos de crédito y utilizan estos productos, lo cual empuja los saldos totales a un mayor nivel. No solamente los saldos continúan creciendo para todos los productos, sino que también se ha visto un crecimiento en el saldo promedio por consumidor”.

Powered by