antioquia | Publicado el

¿Qué hace un grupo de neozelandeses caminando por Medellín?

ElColombiano
Pie de foto: Saludo maorí entre delegación neozelandesa y la comunidad de la Universidad de Antioquia. FOTO Cortesía U. de A.

Se trata de 14 neozelandeses, 12 estudiantes universitarios y tres profesores, uno de ellos colombiano, quienes están recorriendo las calles de Medellín acompañados por la Universidad de Antioquia (U. de A.). Son integrantes de la Massey University que llegaron con el fin de intercambiar experiencias con las comunidades nativas del país y conocer la transformación que ha tenido la capital antioqueña.

Cuatro de los jóvenes y los dos profesores neozelandeses pertenecen a la etnia maorí, una comunidad nativa del país océanico, y junto a los miembros restantes del grupo se ganaron la primera beca Prime Minister Scolarship Latinoamerica que otorga el gobierno de Nueva Zelanda para hacer intercambios culturales en Brasil y Colombia. Estarán en Medellín hasta el 13 de diciembre, cuando se cumpla un mes desde que llegaron a participar de este curso de verano.

Moravia, la Casa de la Memoria, Santo Domingo, el grafitur de la comuna 13, son algunos de los lugares a través de los que estos extranjeros se empapan de la realidad de la capital antioqueña, a la vez que enseñan a estudiantes de la U. de A. sobre sus costumbres, lengua nativa y su proceso de rescate de la cultura de la etnia maorí.

“Se trata de un proceso que inició hace dos años, en el que se fortalecen los vínculos y conocimientos sobre Latinoamérica en países como Colombia y Brasil. De todas las puertas que tocamos, en Medellín y en la U. de A. encontramos buena receptividad y por eso se llegó a la ciudad”, explicó Javiera Visedo, gerente de Education New Zealand para Colombia y Chile.

Experiencia en Medellín

Durante el primer encuentro entre ambas universidades en Medellín se hablaron siete lenguas nativas, la maorí del país oceánico, y las otras de comunidades como los embera o los minika del Amazonas.

El saludo también fue maorí: un doble toque de nariz entre las dos personas que se relacionan, mientras de fondo los cantos y danzas locales les daban la bienvenida a los extranjeros.

“Es la primera vez que la U. de A. teje lazos de hermandad con una universidad tan lejana del Pacífico, y eso permite que una misma ciudad pongamos en diálogo conocimientos ancestrales”, expresó Alexander Yarza, docente de la Facultad de Educación.

El profesor colombiano que acompaña a los neozelandeses es Francisco Bonilla, quien ya lleva 11 años como docente de español en la Universidad de Massey, y dijo que el impacto que han sentido sus estudiantes en Medellín ha sido positivo.

Bonilla señaló que “se sabía muy poco de Colombia, por las noticias que llegan al resto del mundo, muchas veces malas, o productos como la serie Narcos”.

A sus estudiantes les llama mucho la atención el nivel de ruido de la ciudad, muchos de ellos acostumbrados a la ruralidad de Nueva Zelanda, un país que apenas supera los cuatro millones y medio de habitantes.

También el tono de voz elevado con el que se habla en la capital antioqueña, y los platos de comida tan llamativos a los cuales les han tomado fotos.

A través del programa Parceros de la U. de A., un grupo universitario está pendiente de la delegación extranjera, e incluso visitaron la sede regional en el Carmen de Viboral, donde planean volver para pintar un mural en muestra de su agradecimiento.

Proyectar el intercambio

Aunque por el momento no hay estudiantes de la U. de A. en intercambio académico en Nueva Zelanda, sí hay cinco neozelandeses que estudian en instituciones de educación superior de Medellín.

“Le estamos metiendo esfuerzo a la internacionalización de la U. de A. Estos cursos de verano son importantes porque permiten traer estudiantes de otros lados, que se interesen por lo que ven, y al mismo tiempo que los nuestros se animen a conocer otros lugares”, comentó Santiago López, uno de los directores del proyecto.

Javiera Visedo destacó que en Nueva Zelanda las ocho universidades que existen son públicas y que en este país a diferencia de Colombia, las carreras suelen ser más cortas, entre 2 y 4 años. Pero aclaró que esto no representa ninguna dificultad para estudiantes colombianos interesados en hacer un intercambio académico.

“A final de cuentas los sistemas educativos no son comparables, son pertinentes según lo que cada país ha determinado que es mejor. La idea del intercambio es llevar a los estudiantes a que conozcan otras realidades”, dijo.

Los neozelandeses visitarán en los próximos días Guatapé y seguirán recorriendo Medellín para sumergirse en la cultura local, en una integración cultural en la que ganan ambas universidades y cuyos gestores piensan repetir año tras año.


Powered by