tecnología | Publicado el

Detectan estrellas que se quieren volar de la Vía Láctea


Dibujo de cómo lucirían esas estrellas fugitivas. Cortesía Amanda Smith

Hay estrellas que no se acomodan a su sitio de residencia. Escapan, como si las persiguieran. Son las llamadas estrellas fugitivas y un grupo de astrónomos acaba de revelar que las estrellas que se mueven más rápido en nuestra galaxia la Vía Láctea, son estrellas que llegaron de una pequeña galaxia satélite de la nuestra.

Tampoco están contentas acá. Siguen su camino y pueden escapar en algún momento en el futuro.

Los científicos, de la Universidad de Cambridge, usaron datos del rastreo Sloan Digital Sky y simulaciones de computador para demostrar que esas esprínteres naturales se originaron en la Gran Nube de Magallanes, esa galaxia que orbita la nuestra y que se distingue a simple vista en cielos australes.

Estas estrellas, conocidas como estrellas de hipervelocidad, pudieron escapar de su hogar original cuando la explosión de una estrella en un sistema binario hizo que la otra saliera con tal velocidad que pudo escapar la gravedad de la Gran Nube y ser absorbida por nuestra galaxia.

Lo hallado fue publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, y hoy será presentado ante la Asamblea Nacional de Astronomía.

Los astrónomos habían detectado inicialmente que esas estrellas, que son azules grandes, pueden haber sido expelidas del centro de la Vía Láctea por el agujero negro supermasivo. También existirían otras explicaciones que incluyen galaxias enanas desintegrándose o cúmulos estelares caóticos, pero estas respuestas fallan al intentar explicar porqué solo se encuentran en cierta parte del cielo.

A la fecha se han detectado cerca de 20 estrellas de hipervelocidad, la mayoría hacia el hemisferio norte, pero puede haber más que solo puedan ser vistas desde el sur.

“Las explicaciones sobre el origen de esas estrellas no me satisfacía”, explicó Douglas Boubert, estudiante de doctorado en Cambridge, en el Instituto de Astronomía, cabeza de la investigación. “La mayoría se encuentran hacia las constelaciones Leo y Sextante, y nos preguntábamos el porqué”.

La explicación más plausible es que fueron expulsadas de sistemas binarios. Una gira alrededor de la otra, mientras más cercanas, más rápido se mueven y si una estalla en supernova, puede romper el sistema y la estrella que queda salir disparada.

Las estrellas fugitivas con origen en la Vía Láctea no tienen tanta velocidad como las otras, no son de hipervelocidad porque las estrellas azules no pueden orbitar muy cerca sin que se fusionen. Pero en una galaxia que se mueva rápido podría favorecer esas estrellas veloces.

La Gran Nube de Magallanes es la más grande y rápida de las docenas de galaxias enanas que orbitan alrededor de la Vía Láctea. Solo tiene 10% de la masa de la Vía y por eso las estrellas hiperveloces pueden escapar con mayor facilidad. La GNM se mueve a 400 kilómetros por segundo, como una bala lanzada desde un tren en movimiento, así que la velocidad de esos cuerpos estelares es la velocidad a la que fueron expulsadas más la velocidad de la Gran Nube.

Con eso es suficiente para que sean estrellas de hipervelocidad. “Estas estrellas saltaron del tren expreso, no extraña que sean rápidas”, dijo el coautor Rob Izzard. “Eso también explica su posición en el cielo, porque las más rápidas son expulsadas hacia las constelaciones Leo y el Sextante.


Powered by