entretenimiento | Publicado el

No se necesita ser millonario para cruzar el océano


Imagine por un momento ese destino soñado. Un lugar en el mundo al que quisiera viajar, alguna vez en la vida. No importa que esté lejos.

¿Ha averiguado cuánto le valdría el paseo? ¿Ya se desilusionó porque es muy costoso y no le alcanza? Espere, hay opciones para viajar sin gastar mucho dinero. Se trata de buscar bien y planear.

Lo más importante, según Carolina Martínez, diseñadora de experiencias de viaje, es ver todas las opciones.

Para viajar hay 365 días en el año y no puede sacar conclusiones si averigua planes en las temporadas más caras, que son las de vacaciones: para Colombia junio y julio, y diciembre y enero.

“En esa búsqueda lo que yo más aconsejo es no salir en temporada alta porque los costos aumentan considerablemente. Si ya le toca, porque no tiene otra alternativa, entonces planee el itinerario con hasta seis o cuatro meses de antelación”. ¿Cuáles son los ideales? Marzo y octubre. No está mal septiembre.

La preparación

Ir a otro lugar es una experiencia de vida. La bloguera española Claudia Rodríguez decidió recorrer el mundo desde 2014 sin tiquete de regreso a Madrid. Ya pasó por Asia y recorrió Centro y Suramérica y ahora está en Japón.

Ella considera que el control de los gastos tiene que ser muy preciso y por eso escribe sobre cinco ítems fundamentales: alojamiento, comida, transporte, excursiones y otros como artículos para el aseo y “cachivaches”. En este último se incluyen los regalos.

Otro punto es conocer el destino y entender que habrá lugares en los que viajar solo será más económico, como esas ciudades europeas en las que se puede mochilear, y otros en los que acompañado le saldrá más barato, para compartir el hotel. Sri Lanka es un ejemplo.

Sepa además que la economía no es solo de dinero, ahorre tiempo. Lo barato sale caro en ocasiones cuando pierde horas en desplazamientos. Podría tener que pagar una noche más por no revisar bien el itinerario.

Viajar es una aventura que comienza meses antes. Estas diez recomendaciones le ayudarán a que sea perfecto, aunque no tenga mucho dinero

Contexto de la Noticia

A los colombianos les exigen este documento en 128 países del mundo. La opción barata es evitarlos. Por eso Europa y Argentina están de moda. Si tomó la decisión de ir a alguno de ellos, no deje para último minuto el trámite y el costo, que varía según el país. No olvide incluir en su presupuesto si debe desplazarse fuera de su ciudad natal para ir a la embajada.

Compre los pasajes cuatro meses antes, aunque hay promociones de último minuto, pero es un riesgo. “Averigüe los días claves de las aerolíneas que hacen promociones en sus páginas”, recomienda Carolina Martínez. Varias liberan sillas a muy buen precio los martes a medianoche. Vale la pena trasnochar. La idea es comparar, pero no quedarse mucho tiempo buscando ni irse con la primera opción.

En la mayoría de aerolíneas puede acumular millas o kilómetros e intercambiarlos por tiquetes aéreos. Eso sí, “acumularlos no es tan rentable en destinos con mucha demanda como Estados Unidos, México y España. Puede salirle más caro. Aquí es recomendable saber cómo las ha acumulado y hacer la conversión en dinero”. Aproveche si va a Lima y a la costa colombiana. Si uno de ellos es de su interés, comprar millas en promoción es una buena estrategia.

Hoy en día hay páginas en las que puede encontrar las opciones para comprar y comparar un pasaje (Despegar, Skyskanner y Momondo). Si los va a usar, la recomendación es verificar un resultado con la aerolínea, que el trayecto sea correcto. Lo mismo con los buscadores de hoteles, hostales u hospedaje compartido. Hay aplicaciones (Kayak) que le avisan cuáles días del mes bajan los precios y en otras puede poner alarmas que le avisan cada vez que el trayecto que busca baja su valor.

Una oportunidad económica y útil para conocer un lugar. Son distintas y por web se pueden encontrar como Free Tours by foot, Sandemans y Free walking tour. “Son planes gratuitos. Toures guiados por lugares icónicos”, cuenta Claudia Patricia Moreno, quien los ha usado en Lisboa, Berlín y Barcelona. “El pago es una propina voluntaria. Lo ubica a uno muy bien y da algo de contexto”, precisa Martínez.

No vaya a un lugar a ciegas. “Si uno sabe bien qué va a hacer y cómo, le puede sacar provecho a la inversión”, anota la diseñadora de experiencias de viaje. Si desde antes descubre cómo moverse podrá definir un valor estimado de lo que se va a gastar, además organizar recorridos que le ahorren tiempo y por ende dinero. Si está interesado en museos u otras instituciones, es importante buscar precios y días gratis, como el Museo de El Prado en España, lunes a sábado después de las 6:00 de la tarde, y el Moma de Nueva York, los viernes en la tarde. Comprar por internet le ahorra filas y centavos. Para algunos es obligación reservar, como los estudios Warner Bross en Londres.

Llevar una maleta grande, llena de cosas que finalmente no va a usar, es uno de los errores de quienes quieren ahorrar. Ir ligero de equipaje puede ayudarlo a disminuir costos sobre todo a la hora de tomar vuelos baratos entre ciudades, que a veces sale más favorable que un tren. La bloguera Rodríguez salió de España con un morral de 10 kilos y así se ha movido por el mundo.

Dependerá mucho de lo que vaya hacer. Hay hoteles en los que descansar es toda una experiencia. Hostales con habitaciones privadas o compartidas. Apartamentos que alquilan las personas que viven en las ciudades turísticas (airbnb), casas por alojamiento (house sitting y surfcoaching) y hasta intercambiar trabajo por hospedaje. Revise cuál es su tipo de viaje y haga cuentas.

Es muy importante conocer de antemano cómo es el transporte público del lugar que va a visitar. Hay metros o trenes que tienen tiqueteras con las que puede economizar. “Recomiendo encontrar páginas que le indiquen todas las alternativas y el valor para ir de un lado a otro (Google maps o Rome2rio). También hay carro compartido que es muy económico”, anota otra viajera, Catalina Arango. No se limite en el cómo desplazarse: el bus puede ser barato y así conoce las carreteras.

Tener hospedaje con desayuno ahorra en unos sitios, pero depende de su itinerario. Cuidado con los planes todo incluido, porque muchas veces le tocará madrugar, por ejemplo, para llegar a una montaña, y estará por fuera y tendrá que pagar comida de más, precisa Martínez. Tenga en cuenta que comer cerca de un sitio turístico, o comprar sus souvenires, puede salirle más caro allí que en un supermercado o en sitios locales. Lleve siempre algo de comida en su bolso.


Powered by