entretenimiento | Publicado el

Conectarse a un carro eléctrico es muy fácil


Un eléctrico trabaja con el 20 o 25 % de la energía por kilómetro que utiliza un motor térmico. Con unos 11.000 pesos puede recorrer unos 200 kilómetros. Foto Archivo: José Alejandro Pérez

Los carros eléctricos están desembarcando en el país. Ya están entre nosotros, cada vez más, y por eso surge una pregunta: ¿qué tan fácil es manejarlos?

Apenas nos estamos acostumbrando a su presencia, que entre otras cosas no se nota mucho, pues una de sus características es la de no emitir ningún sonido y menos enviar algún tipo de residuo químico contaminante a la atmósfera, como sí lo hacen sus pares con motor de combustión interna.

Entonces hay más dudas: ¿Son fáciles de conducir?, ¿cómo se cargan?, ¿cuánto vale?, ¿cuánto dura la batería?

Para responder, seleccionamos un Renault ZOE, uno de los vehículos eléctricos de corte familiar que se comercializa ya en el país. Funciona con una batería que se carga a 110 voltios en un enchufe común y corriente. Este proceso se tarda unas 20 horas. O se puede cargar en un Wallbox que se instala en la casa del propietario y puede suministrar energía a 220 voltios, reduciendo el proceso a unas 6 u 8 horas.

Finalmente están las estaciones de carga, como las que hay en los centros comerciales. Aquí, en dos horas y 20 minutos el carro se carga al 100 %, suponiendo que haya llegado en ceros.

Para efectuar este procedimiento, cada vehículo eléctrico trae su cargador y se le puede adaptar al enchufe que se necesite. En el caso del ZOE, esta carga se hace a través de un toma frontal, aunque otros modelos tienen el sistema lateral.

Arrancar

Un automóvil eléctrico no tiene caja de cambios, por lo tanto solo opera con una única velocidad. Así, la entrega de potencia es inmediata y se debe tener cuidado con la aceleración, pues el carro arranca como una bala.

Eso sí, mientras más acelere, más rápido consumirá la energía de la batería. La gastada se puede recuperar en parte mediante dos formas: en el caso del Renault ZOE, y que existe en otros, puede ser mediante un freno regenerativo que ayuda a cargar de nuevo al oprimir el pedal de freno, o al dejar de acelerar, que es cuando la energía cinética se convierte en eléctrica y alimenta la batería.

Si realiza una conducción eficiente puede estirar la autonomía del carro y lograr recorridos de hasta 300 kilómetros con un costo muy bajo en dinero, en tanto es solo una quinta parte de lo que costaría realizar el mismo recorrido con uno a gasolina.

De ahí se deriva otro hecho importante. No hay que hacerle cambios de aceite al motor ni de correas de repartición o una afinación. La unidad de potencia, como se llama al motor en este caso, no tiene tantas piezas y por ende su duración es muy prolongada.

Con energía

La batería es una unidad sellada de iones de litio, cuya vida útil se estima entre unos 12 a 14 años. Luego es remplazada para que el auto pueda seguir funcionando. Muy importante, en tanto es el corazón de este automotor.

Ingenieros de Renault estiman que de aquí a 2025 ya el automóvil eléctrico estará tan masificado que el costo de remplazo será muy inferior al que actualmente tiene (cerca del 30 % del valor del carro). La batería, una vez sale de circulación, es completamente reciclable.

Esa pausa necesaria

Cargar un carro eléctrico en Medellín, por ejemplo, cada vez es más sencillo, pues aparte de la posibilidad de hacerlo en casa, ya hay casi 20 puntos de recarga en numerosos centros comerciales, a los que se puede acceder mediante una tarjeta prepago con Epm.

Las ventajas diarias de un eléctrico en cuanto a circulación radican en la posibilidad de conducirlo sin pico y placa, el Soat tiene una tarifa preferencial más baja (circular 032 de la Superfinanciera), además de rodar en un automóvil que no contamina y es amigable con el medio ambiente y sostenible, contribuyendo a la mejora de la calidad del aire que respiramos.

Según estudios, circulando alrededor de un año se dejan de emitir unas cuatro toneladas métricas de CO2.

Aunque todavía es más caro que su par a gasolina, es sobre todo en el precio final, porque con costos de mantenimiento y operación esta ecuación se equilibra. Y si se le agrega el aporte al planeta, mucho más.

No le tenga miedo a los carros eléctricos. Aunque la inversión inicial es más alta, se compensa a largo plazo. Además, cada vez se vuelven más asequibles. Una alternativa de movilidad sostenible.

Contexto de la Noticia

Ni de riesgos. El sistema de acometida de la carga está aislado eléctricamente para proteger al usuario y evitar que reciba una descarga. De igual manera, cuando se conduce bajo la lluvia, el vehículo está protegido, así como la zona en la que se aloja la batería.

· Eso sí, cuando vaya a realizarse una intervención en el sistema de carga o en la unidad de potencia, este trabajo deberá hacerlo única y exclusivamente personal especializado.


Powered by