antioquia | Publicado el 10 de September de 2018

Encuesta: seis de los diez alcaldes del Valle de Aburrá cayeron en calificación

La gestión de los alcaldes metropolitanos fue evaluada por la ciudadanía. FOTO: JULIO CÉSAR HERRERA

Juan Diego Ortiz Jiménez

Si algo tienen los ciudadanos es ojo crítico a la hora de evaluar la gestión de sus alcaldes. Los escándalos, las decisiones polémicas y la ejecución de obras son algunos de los factores que inciden en la percepción que manifiestan de sus gobiernos.

Así queda en evidencia en la medición que realizó la firma Invamer para EL COLOMBIANO, en la que seis de los diez alcaldes del Valle del Aburrá perdieron puntos frente a la calificación del año pasado.

Caldas, Barbosa, Copacabana y Bello son hoy los peores calificados en la escala de la gestión. Si estuvieran en el colegio no aprobarían el año, pues sus promedios (que salen de una escala que va de excelente a pésimo), los ponen por debajo de tres. En el caso de Bello y Barbosa, sus alcaldes se han visto envueltos en líos judiciales, tanto que hoy, el mandatario de Barbosa Edison García está suspendido del cargo por una sanción que le impuso la Procuraduría General de la Nación, de tres meses, “por ejecutar actos violentos en vía pública contra miembros de la Policía Nacional”.

En el caso de Bello, César Suárez estuvo en detención domiciliaria por nueve meses acusado de falsedad ideológica en documento público.

Mientras que el alcalde de Caldas, Carlos Durán, ha enfrentado agitadas polémicas en su territorio.

La ciudadanía otorgó las mejores calificaciones a los alcaldes de Medellín y Envigado.

La desconfianza, una alerta

La encuesta también advierte que hay desconfianza en los indicadores de transparencia en el manejo del gasto público, pues al igual que en los indicadores de gestión, seis alcaldes descendieron sus notas y cuatro de ellos no llegan ni siquiera al promedio salvador de tres puntos (ver gráfico).

John Fernando Restrepo, decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Medellín, opinó que la baja calificación corresponde, en parte, al efecto de la movilización y demanda social frente a la corrupción del Estado, no solo en el nivel nacional sino también en el regional.

“Para las administraciones municipales tiene que ser una alerta significativa porque la buena gestión pública depende de los imaginarios que tenga la sociedad. Debe haber un llamado de atención serio frente al funcionamiento de la Administración. Este señalamiento de la ciudadanía también es un golpe de campana para las elecciones locales del próximo año”, dijo Restrepo.

Para Andrés Úsuga Marín, docente de Derecho Constitucional de la Universidad Pontificia Bolivariana, el indicador es señal de que los habitantes no están viendo reflejados los impuestos en la transformación de cada territorio.

“Otro punto es que la población no entiende bien en qué consiste la contratación pública y, mientras no se comprenda cómo se ejecutan y gastan los recursos, así no haya corrupción, la desconfianza se va a mantener y será difícil que en este índice específico suba la aprobación de los gobernantes”, concluyó.

La confianza en el manejo de las finanzas públicas fue uno de los puntos críticos en las calificaciones a los alcaldes metropolitanos. Ninguno de los 10 mandatarios llegó a 4 sobre 5 puntos.

Contexto de la Noticia

Empresa que realizo la encuesta: Invamer

Persona que la encomendó y la financió: El Colombiano.

Objetivo del estudio: Evaluar la gestión de los diez alcaldes del Valle de Aburrá a través de un estudio de favorabilidad.

Objetivos específicos: - Medir el nivel de aprobación de los alcaldes. - Evaluar si las condiciones en los municipios vienen mejorando o empeorando. - Conocer los aspectos en que los alcaldes se destacan y en los que los descalifican. - Evaluar el nivel de confianza en los alcaldes para el manejo de las finanzas públicas.

Universo: Hombres y mujeres, mayores de 18 años, pertenecientes a todos los niveles socioeconómicos de cada uno de los municipios del Valle de Aburrá.

Tipo de encuesta: Las encuestas se realizaron de forma telefónica mediante el sistema CATI (Central Assisted Telephone Interviewing) con excepción de Barbosa que se realizó de forma personal en el hogar de los encuestados.

Marco muestral: Viviendas con línea telefónica. Este marco muestral cubre el 95% de la población objetivo. Cartografía del municipio (únicamente para Barbosa). Este marco muestral cubre el 90% de la población objetivo.

Métodos de muestreo: Se realizó un muestreo probabilístico con método de selección aleatorio sistemático, estratificado por nivel socioeconómico y municipio.

Área de estudio: 10 municipios del Valle del Aburrá (Medellín, Barbosa, Bello, Caldas, Copacabana, Girardota, Envigado, Itagüí, La Estrella, Sabaneta).

Fecha de realización del trabajo de campo: La recolección de la información se realizó entre el 8 y el 24 de agosto de 2018.

Tasa de respuesta: En el caso de Barbosa fue del 60,61% y para el resto de municipios fue del 16,51%. Esta tasa refleja el número de unidades de muestra que completaron el cuestionario, como porcentaje del número de unidades de muestra elegibles.

Número de encuestadores: Se trabajó con un total de 38 encuestadores.

Método de validación: Se revisó el 100% de las encuestas realizadas y se supervisó el 5% de las realizadas de forma telefónica y el 10% de las realizadas de forma personal

Personajes o instituciones por las que se indagó, preguntas concretas y temas a los que se refiere: referirse al cuestionario (en www.elcolombiano.com)

Margen de error: el estudio tuvo un margen de error de +/- 3,1% para el total de la muestra y de +/- 9,8% para cada municipio.

Tamaño y distribución de la muestra: En cada uno de los diez municipios se realizaron 100 encuestas, para un total de 1.000. Cada municipio representa el 10% de la muestra.

Otras Noticias