el_gobierno_les_prepara_una_trampa_a_los_colombianos | Publicado el

EL GOBIERNO LES PREPARA UNA TRAMPA A LOS COLOMBIANOS


EL GOBIERNO LES PREPARA UNA TRAMPA A LOS COLOMBIANOS |

La marcha de la semana anterior, organizada por las Farc y sus aliados en el Palacio de Nariño, fue un fracaso monumental, así los áulicos del gobierno, los mermelados de una parte de la clase política y algunos arrodillados de los medios por la pauta oficial, se empeñen en hacerla ver como un éxito. La escuálida marcha fue inflada artificialmente a punta de prótesis de ramplonas exageraciones cuantitativas, de marchantes traídos por cientos de buses provenientes de regiones y resguardos del país "coincidencialmente" bajo control de las Farc, de empleados públicos y beneficiarios de subsidios gubernamentales "voluntariamente" presentes, al mejor estilo cubano o venezolano.

Semejante fiasco camuflado de éxito dejó algo en evidencia, que el Gobierno "está desesperado". Cosa que los narcodelincuentes de las Farc, y no "actores políticos" como los califica la academia mamerta que le sirve de Celestina, saben y están explotando magistralmente.

Nada más peligroso que un ego gigante que se sabe vulnerable a causa de su cada vez más inocultable ineptitud para ejecutar y de su pésima capacidad de percepción de la realidad. Peligroso, porque ese ego y deseos de premios Nobel lo están empujando a negar los hechos que tanto lo atormentan, pero especialmente a arremeter contra quienes no están de acuerdo con lo que ellos suponen que debe ser asumido por los demás como verdad absoluta e incuestionable.

A falta de argumentos, y para no quedar tirado en la lona de la discusión inteligente, lo mejor es satanizar al contrario, al mejor estilo chavista. Que nadie se atreva a contradecir al Gobierno porque éste, al mejor estilo chavista, se encargará de hacerlo ver como un demente y ruin extremista.

Casi todos los colombianos queremos la paz, pero acusar a quien no coincida con el Gobierno en cuanto al momento, forma y precio al que quiere conseguirse una falsa paz, es propio de alguien mediocre que intenta evitar la discusión acusando al otro de guerrerista y extremista. El triste argumento que "la paz debe obtenerse a cualquier precio", no es la lógica de quien intenta hacerse ver como sensato hombre de Dios. La paz a cualquier precio es la paz del derrotado o del pusilánime.

Lamento informarle presidente Santos que millones de colombianos no somos ni lo uno ni lo otro. Los colombianos queremos la paz, pero no "esa" paz falsa, que más bien parece una servidumbre miserable, como decía Publio Cornelio Tácito.

Pero es precisamente en esa lógica de no tener que convencer con argumentos sino de polarizar a los actores y al país, al mejor estilo serposamperista en pleno proceso 8000, que el Gobierno prepara una trampa para dentro de unos meses. Y es que cuando haya supuestamente firmado algo que mantuvo a espaldas del país, va a intentar legitimarlo sin ninguna discusión, acorralando a los colombianos con un plebiscito en el que solo haya una pregunta: "¿Quieren la paz o la guerra?", y ante semejante chantaje, este Gobierno espera que los colombianos angustiados le firmen un cheque en blanco, pero a cargo de nosotros, que él después llenará a dos manos con los terroristas que engordan en Cuba.

Nos están vendiendo en La Habana y engañando en Bogotá.


Powered by