Antioquia | Publicado el

El principio del fin del edificio Bernavento


Mañana, a las 10:00 a.m., la detonación de 100 kilos de explosivo indugel cerrará el capítulo de otro de los inmuebles enfermos de la ciudad, ubicado en la Loma de Los Bernal. Le explicamos todos los detalles. PÁg. 2 FOTO Esteban Vanegas

Mañana, a las 10:00 a.m., el sonido de una sirena dará el último adiós al edificio Bernavento, donde 1,8 segundos después la empresa Atila Demoliciones detonará 100 kilos de explosivo indugel.

La estructura, de 18 pisos y 44 apartamentos, fue construida en la Loma de los Bernal entre 2008 y 2009, y desde 2010 empezó a presentar fallas en la fachada, según revelaron los copropietarios.

En 2016, tras varios estudios solicitados por los residentes a ingenieros locales, el edificio fue evacuado voluntariamente. Los propietarios sacaron, de su propio bolsillo, $30 millones cada uno, para pagar una repotenciación (reforzamiento de la estructura). Pero en abril de este año una de las columnas falló y una comisión de expertos de la Alcaldía -asesorada por los ingenieros contratados para la obra- confirmaron que ya no tenía salvación.

Operativo con pinzas

En la fachada del edificio ya se ven las columnas perforadas y recubiertas con malla, en las que se inyectará el explosivo. Rogelio Gómez Escobar, gerente de Atila, explicó que para poder hacer esos trabajos sin poner en riesgo a sus 9 empleados (que se apoyarán con 6 más que llegarán mañana), fue necesario reforzar la columna que falló y otra que tenía asentamientos inusuales.

El principal reto de este derribamiento, confesó Gómez, es la cercanía del edificio con una unidad residencial (Bernalejas) y un ancianato (Hábitat), evacuados desde el pasado 13 de abril.

“Finalmente decidimos que era necesario comprar un predio aledaño donde había una casa, y diseñamos un sistema de derribamiento con explosivos que no se incendian ni producen gases venenosos”, dijo.

Gómez aclaró que tras la detonación no habrá onda explosiva, ni vibración porque no se inyectará indugel bajo la tierra, y tampoco se esperan afectaciones en los vidrios de los apartamentos vecinos “porque el ruido en el edificio será de 108 decibeles, y se necesitan mínimo 150 decibeles para que un vidrio estalle”.

Según Verónica de Vivero, secretaria General de la Alcaldía de Medellín, el predio vecino se negoció por $1.900 millones que no están incluidos dentro del contrato firmado entre la Alcadía y Atila.

“Una vez caiga el edificio y se complete la remoción de escombros, entraremos a ver cómo podemos vender el predio que hoy es propiedad del municipio”, indicó.

Así será la evacuación

Los edificios Bernalejas, Hábitat y Torres de los Bernal -los más cercanos a Bernavento- ya están cubiertos con lonas verdes para proteger sus fachadas. De hecho en la noche del pasado lunes, una de esas telas se desprendió y asustó a los vecinos. “Pensamos que ya se había caído el edificio”, narró Ernesto Ochoa, residente de Torres.

Según los técnicos de Atila, los escombros del edificio caerán en un radio de 25 metros, y hasta 50 metros se podrían presentar afectaciones directas por el impacto. Por esa razón se evacuarán las unidades vecinas (ver gráfico). Los residentes deberán salir mañana antes de las 8:00 a.m., cuando se cerrarán las vías aledañas.

Una hora después se verificará que la gente haya salido y a las 9:45 sonará la primera sirena que advertirá del inicio de la operación. 10 minutos más tarde sonará otra y una final precederá la detonación.

Para proteger a la fauna silvestre del sector se usarán alertas visuales y sonoras, que ahuyentarán a los animales.

Los pendientes

Una vez termine el contrato con Atila, la Alcaldía deberá definir cómo y a quién se le cobran los $2.467 millones que costó derribar Bernavento. “El lote del edificio queremos entregarlo limpio a la copropiedad, y buscar a los responsables para que resarzan el daño causado a la gente”, aclaró Verónica De Vivero .

El principio del fin del edificio Bernavento

Contexto de la Noticia

La Alcaldía de Medellín ordenó evacuar 11 unidades residenciales (1.118 viviendas) ubicadas a menos de 100 metros de Bernavento. A los propietarios de los apartamentos se les recomienda cerrar los pasos de agua, gas y energía para prevenir fugas, cerrar puertas y ventanas, no exponerse al polvo, mantener la calma, alejarse de ventanas y no dejar a las mascotas solas.

Personal autorizado por la Alcadlía y debidamente identificado informará a qué hora -después del mediodía- es seguro que la gente regrese a sus casas. De inmediato se evaluará si los edificios sufrieron algún daño.


Powered by