tecnología | Publicado el

¡Que pesen las mujeres en la balanza tecnológica!


ilustración Elena ospina

Las historias de empleadas que han denunciado acoso e intimidación por parte de ejecutivos de alto rango en las empresas tecnológicas de vanguardia, como Uber y otras de Sillicon Valley, agita el debate sobre qué está sucediendo allí con las mujeres. Sí, también este escenario es dominado por hombres.

Algunas ingenieras han comenzado a hablar sobre el tema, incluyendo a Susan J. Fowler, una extrabajadora de Uber quien detalló el patrón de acoso sexual que inició investigaciones internas. Como resultado, el presidente ejecutivo, Travis Kalanick, renunció en junio.

Es cada vez más evidente que la industria de la tecnología ha sufrido durante mucho tiempo un desequilibrio de género, con empresas como Google y Facebook que reconocen en sus informes la escasa presencia de mujeres en su personal: menos de un quinto de los empleados técnicos son mujeres.

Es verdad que hace apenas 85 años las mujeres ni siquiera podían votar y que hasta 1981 debían pedir permiso a sus esposos para poder trabajar o abrir una cuenta bancaria. Pero aún queda un camino largo para cerrar la brecha.

Equidad enredada

Dados los abismos entre nosotros, ¿es posible generalizar sobre la mujer? No todas tienen hijos, no todas tienen interés por los hombres, ni siquiera todas tienen la misma biología. Sin embargo, según el Índice Global de la Brecha de Género del Foro Económico Mundial, sí tienen una cosa en común: son prisioneras de sus culturas.

Una década de datos, desde 2006, muestra que la igualdad está más cerca de conseguirse en salud y educación. Diez países ya la alcanzaron, entre ellos Eslovenia y Bolivia, que la redujeron en más de 0.1 puntos.

Aún así, las mujeres siguen rezagadas en lo económico y en lo político. Ningún país ha logrado la paridad en esto, en la población colombiana, por ejemplo, 59 % son mujeres, pero solo el 12 % ocupa cargos de elección popular y la Ley de cuotas exige un 30 %.

¿Qué cambió y qué no?

Después de una exitosa carrera en la industria del software, Karen Catlin es una promotora de la tecnología en las jóvenes y recientemente afirmó en una charla Ted que el 37 % de las estadounidenses buscaron estudiar ciencias de la computación en 1985, pero en 2011 ese porcentaje cayó casi 50 % y sólo el 17 % de las mujeres obtuvieron sus grados en estas áreas. ¿Qué cambió desde aquel año?

Según Lakshmi Puri, subsecretaria general de la Organización de las Naciones Unidas y directora ejecutiva adjunta de ONU Mujeres, “en todo el planeta, especialmente en los países en vía de desarrollo, el uso de la tecnología y el acceso a la misma no siempre son fáciles. Esto es particularmente cierto para las mujeres y las niñas. En los países de bajos a medianos ingresos, una mujer tiene 21 % menos probabilidades de tener un celular que un hombre, y lo mismo ocurre con el acceso a Internet”.

¿Los números las asustan?

Un nuevo estudio plantea que los padres y los fabricantes de juguetes desalientan a las niñas a estudiar matemáticas y ciencias a través de prejuicios inconscientes. También lo hacen sus maestros. Muchas veces las niñas crecen sin modelos a seguir en esos campos, y se crían creyendo que no se desempeñaran bien en ellos.

Este estudio de la Oficina Nacional de Investigación Económica de los Estados Unidos también pone de relieve lo poderoso que puede ser un pequeño estímulo.

Las experiencias educativas tempranas tienen un efecto cuantificable en los cursos de matemáticas y ciencias que los estudiantes eligen y eventualmente, en los trabajos que obtienen en campos como la programación y la robótica y también, en los salarios.

En Colombia, los niños superaron por mucho a las niñas en las evaluaciones de matemáticas y ciencias de las pruebas PISA 2012, con una de las diferencias más marcadas entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE): 25 puntos en matemáticas y 18 en ciencias.

Según los informes PISA de la OCDE, las mujeres se enfrentan a los exámenes de matemáticas con mayor nivel de ansiedad que los hombres, así que dar confianza a través de pequeñas acciones o afirmaciones puede hacer la diferencia.

La brecha persiste

Según datos del Observatorio de Tecnologías de la Información (TI) del MinTIC, la participación de hombres en esa industria, en 2015, era del 61 %, y la de las mujeres del 39 %. Lo mismo pasa con la elección de carreras, “pues en nuestra experiencia con las Becas de Talento TI que otorga el ministerio, de las 2.230 personas beneficiadas en 2016, el 76 % eran hombres y el 24 %, mujeres”, afirma el ministro de las TIC Diego Luna en comunicado de hace un par de meses.

Según Martin Hilbert, doctor en Ciencias Económicas y Sociales y Oficial de Asuntos Económicos de Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), “la discusión sobre el acceso y uso de la mujer a las TIC en países en desarrollo no ha sido concluyente hasta ahora. Algunos declaran que las mujeres son más bien tecnófobas y que los hombres son mucho mejores usuarios de herramientas digitales. El estereotipo dominante y persistente es que las mujeres tienen una desventaja natural ante los beneficios de la revolución digital”.

Entonces, ¿cómo se explica que como consumidoras son un 40 %, mientras que solo representan al 25 % de la fuerza de trabajo en tecnología?, se pregunta Belinda Palmar en su libro Little Miss Geek.

Lo que las cifras develan es cómo esto las afecta. A pesar de algunos esfuerzos las brechas de género persisten y la pobreza se ha feminizado. Según el último informe de ONU Mujeres El progreso de las mujeres en América Latina y el Caribe 2017, “en la actualidad, la tasa de participación laboral femenina es 26 puntos porcentuales inferior a la masculina y el desempleo entre las mujeres es 50 % mayor que entre los hombres”.

Y parte de la explicación, replica Luna, “tiene que buscarse en los estereotipos socioculturales de género que encasillan a las mujeres en profesiones”.

El promedio de ellas que estudian carreras relacionadas con áreas de las tecnologías de la información en el mundo está entre 20 % y 25 %. En Colombia, aunque se gradúan más mujeres que hombres, hay muchas menos estudiando esas carreras y, por supuesto, esto incide en su participación en el mercado laboral.

Muchos están de acuerdo en que los estereotipos deben ser abolidos, desde las mismas mujeres y las familias. Todos estos hechos han logrado que en los últimos años distintos movimientos que buscan empoderar a las mujeres de la tecnología tomen gran fuerza.

Algunas de las iniciativas nacionales e internacionales son Mujeres Digitales, Codies Colombia (ver recuadro), PionerasDev (ver recuadro), Women Who Code, Girls Develop IT, Women In Technology, Women In Engineering, Black Girls Code, Girls In Tech, entre otras.

El mercado de las startups es duro; de las 137.000 que nacen cada día, 120.000 mueren. Pero, esa es la apuesta del medio “ensayo y error”. Y, según proyecciones del Departamento de Estado de Estados Unidos, para 2022 se requerirán cada vez más científicos de la computación. Esto serán cerca de 1,4 millones de personas de cualquier género. Sin embargo se proyecta que sólo 400.000 están cualificados para estos trabajos.

38 %

Combatamos la idea de que los niños juegan con lego y las niñas con muñecas. Ellas también tienen la capacidad de transformar el mundo en campos como la ingeniería y las nuevas tecnologías.

Contexto de la Noticia

Del 4 al 6 de agosto se realizará el primer Start up weekend diridigo a mujeres. La idea es que se encuentren quienes conozcan de diferentes lenguajes de programación como Python, Ruby, Javascript, etc., así como comunicadoras, diseñadoras y mujeres de negocios, con el fin de crear productos de base tecnológica en una Hackathon de 54 horas. Sea para emprendimiento o intraemprendimiento.

Las ideas se validan al inicio bajo una metodología llamada Pitch fire allí mismo, y los equipos se forman en el lugar (lo que permite trabajar en ambientes de innovación abierta).

Hace unos días, SembraMedia, organización sin ánimo de lucro que promueve el ecosistema empresarial de los medios digitales en la región, publicó un estudio sobre nativos digitales latinoamericanos. Uno de los hallazgos fue que las mujeres estuvieron involucradas en el origen del 62 % de los 100 sitios encuestados en Argentina, Brasil, Colombia y México.

Muchos de estos emprendimientos tienen equipos mixtos de fundadores y cuando se suman los fundadores, 40 %, del total, son mujeres. Esta creciente presencia femenina incrementa la diversidad de voces en los medios.

·Como se evidencia en el estudio de la Fundación Everis, Factores influyentes en la elección de estudios científicos, tecnológicos y matemáticos, el apoyo, la conversación alrededor del tema o una opinión bastarán.

· Combata los estereotipos. Decirle a otra persona que hace las cosas “como niña” hace referencia a que lo hace de manera pusilánime.

· No hay juguetes por género. Ellos y ellas pueden jugar con elementos como el Lego, que fomenta el pensamiento constructivo.

·Las carreras científicas pueden parecer frías, pero las energías renovables, la robótica que ayuda a discapacitados, son ejemplo de que estas ayudan a otros.

El periscopio permitía inspeccionar las profundidades del océano a los buques de navegación marítima. Aún hoy lo hace. Este instrumento también posibilita saber a qué distancia y posición se encontraban los objetos estando ocultos.

En 1864 la inventora añadiría una mejora a su creación anterior para detectar buques de guerra. Poco se sabe sobre Mather y no parece haber ningún registro de otras invenciones de ella.

Era la nieta de John Fitch, el inventor del barco de vapor, y no es que empleara mucho tiempo lavando platos en casa, más bien eran sus empleados los que hacían este trabajo. Un día, mientras el personal lavaba a mano la vajilla, se les rompió un juego de porcelana china que a ella le encantaba. Josephine tuvo entonces la brillante idea de que una máquina fregara por ellos. El aparato empleaba agua a alta presión y se utilizaba de forma manual.

En un viaje que realizó a Nueva York, esta mujer inquieta experimentó con hastío la lentitud de los tranvías que debían detenerse una y otra vez para que el conductor limpiara el parabrisas de lluvia o nieve. Así que decidió diseñar un artilugio que consistía en unir a un brazo metálico una lámina que arrastrara el agua de la luna en plena conducción. La patente para este dispositivo que se llamó limpiabrisas se le concedió en noviembre de 1903.

A Jacob se le ocurrió la idea de su sujetador después de comprar un vestido de noche para un evento al que asistiría. En ese momento, las mujeres llevaban corsés rígidos con huesos de ballena y barras de acero. Los huesos de ballena se asomaban alrededor del escote y la tela, así que Mary tenía una idea mejor. Llevó dos pañuelos de seda y una cinta rosa y, con la ayuda de su doncella, se hizo el primer sujetador. En 1914 lo patentó como el “Backless Brassiere”.

Esta actriz que alcanzó la fama por ser la protagonista de una de las primeras escenas sexuales del cine, en Éxtasis, también fue conocida por ser una de las creadoras de la comunicación inalámbrica. En 1941 patentaba una nueva manera de comunicación secreta que cambiaba de forma dinámica la frecuencia de emisión para que el interceptor no pudiera desvelar los mensajes. Esto llegaría hasta nuestros días como lo que conocemos por conexión Wifi.

Esta estadounidense fue madre de tres niños y desbordada por las dificultades rutinarias de su vida como ama de casa, decidió hacer su vida y la de muchas otras mujeres mucho más fácil. Ella inventó los primeros pañales desechables.

Su primer prototipo, una clase de protector para los pañales de tela, lo consiguió con tela de paracaídas. Este fue uno de los inventos patentados de los veinte que ella ideó para el hogar.

Esta mecanógrafa y artista comercial estadounidense fue la inventora del corrector Liquid Paper. Según cuenta la historia un día ella se dijo: “Cuando un artista está rotulando, nunca corrige sus errores borrando, sino que siempre pinta encima del error. Así que decidí usar lo que los artistas usan. Puse un poco de pintura de agua en una botella, tomé mi pincel de acuarelas y lo llevé a mi oficina. Utilicé eso para corregir mis errores”.

Doctora en Química y la mujer que inventó uno de los componentes imprescindibles que forman los chalecos antibalas, el Kevlar. Fue en la década del 60 y se trataba de un material de alto rendimiento y cinco veces más resistente que el acero. Desde su salida al mercado en 1965 ha sido uno de los materiales más consumidos por el ejército y cuerpos de seguridad para la fabricación de chalecos antibalas. Además se aplica en otros dispositivos para seguridad.

sorey garcía
Ingeniera líder de Codies Colombia
“Con Codies queremos inspirar a otras mujeres que no se han animado a trabajar en tecnología por miedo o porque se sienten menos que otros. Esto no es difícil y uno puede aprender a programar por su cuenta. Yo por ejemplo acabo de tener una bebé y trabajo desde casa desarrollando para iOS, Android y Windows ”
marian villa
Fundadora de Pionerasdev
“Es un dolor propio. Al no encontrar mujeres modelos a seguir en el medio de la tecnología me di cuenta de que hay una labor grande por hacer. Si en el mundo es difícil que alguien conozca el nombre de una de ellas, en Colombia menos. Por eso quise crear Pioneras, para reunir a las mujeres que trabajan en tecnología y actualizarnos juntas”

Powered by