negocios | Publicado el

El paisa que cambió la venta de chance por ser caficultor


Víctor Maya y su padre Heriberto unieron sus fortalezas comerciales y cafeteras para crear una empresa que además de ser rentable, brinda bienestar a empleados y a comunidad. FOTO cortesía

En el año 60, cuando Víctor Maya era un “sardino”, su mamá Silvia Ceballos empacaba a las 12 p.m. el almuerzo para que lo llevara al lugar donde su esposo, Heriberto, compraba café pergamino seco. Allí, fijando la mirada en los bigotes y el sombrero aguadeño de su padre, se quedaba dormido sobre sacos del producto que permitió anudar la economía colombiana al mercado mundial.

Ayer, el salgareño de 57 años, su exesposa y tres de sus cinco hijas fueron exaltados por la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, como “héroes de la caficultura”, por la labor de su empresa, Acresco. “Somos ejemplo de compromiso y trabajo en familia” es el título del reconocimiento (ver recuadros).

Pero, el motor del negocio no siempre fue caficultor. Hace unos 12 años llegó al sector “por accidente”, luego de 25 años en el gremio de las apuestas.

“Mi padre nunca tuvo afinidad con el campo. Salió de Salgar en la primera oportunidad que tuvo”, relata su hija Daniela Maya Fernández, directora de Cafés Especiales y de Comercio Exterior de la compañía.

Víctor llegó hasta cuarto de bachillerato y con un crédito por 50.000 pesos y 3 % de interés que le dio su papá, montó una marquetería: “yo tenía claro que no quería ser empleado, para tomar riesgos”, cuenta el paisa.

Pero, tampoco se conformó con ese comercio. En 1981, con poco equipaje y con un capital de 200.000 pesos, se trasladó a Yarumal, Antioquia, donde además de conocer al primer amor de su vida, montó una oficina de chance, que, en los años que siguieron, alternó con prenderías, almacenes, droguerías, restaurantes y ferreterías.

En 1992, se trasladó a Medellín, pero en 2006 Maya Apuestas se fusionó con otras empresas del gremio de los juegos de azar para formar Apuestas Gana. “Mi papá quedó desocupado y, al mismo tiempo, mi abuelo se enfermó del corazón”, agrega Daniela. Por eso, volvió a Salgar a acompañarlo .

De vuelta al café

Maya regresó para encontrarse con dos nuevas pasiones. A Heriberto le hicieron una propuesta que no pudo rechazar: la venta de una finca que administró en 1964. “De una, papá”, dijo.

Comenta su hija que la ingenuidad fue el mejor aliado de su padre: “Al no saber nada de agricultura, no sabía en la vaca loca que se metía”. Ahora cultivan pergamino seco en La Bagatela, Villa Nueva, Pioresnada, La Loma, Arabia y el Mirador, las seis fincas con que cuenta el grupo empresarial.

El negocio tiene como columna vertebral producir café industria e incluye cultivos de banano, aguacate, plátano y tomate, en épocas de baja cosecha cafetera. En 2016, produjeron unas 80.400 arrobas (12,5 kilos por unidad de medida) de café pergamino seco. También cuentan con la fundación Toes (Todos a estudiar), vivero especializado que provee semillas y una unidad de compra de cereza.

Pero Maya no se queda quieto. Tiene otra pasión: ofrecerles a adultos mayores, “sus muchachos”, una vejez digna, dejando un legado cafetero a una nueva generación, que ahora ve los frutos del hombre que pasó de tomar la siesta sobre sacos de café a producir el producto.

Contexto de la Noticia

juan pablo romero
Caficultor de Coromoro, Santander
Su rutina es como la de cualquier otro productor de café, comenzando desde temprano su jornada. Aunque tuvo que emigrar hacia Bucaramanga por cuenta de la roya, se dio cuenta que en el campo estaba su proyecto de vida. Su trabajo ha demostrado la valía de la integración de los jóvenes en el campo.
adolfo calderón
Caficultor de Mocoa, Putumayo
Cuenta que en Caquetá tuvo una pequeña finca que le daba los recursos para subsistir. Pero, fue desplazado por la violencia y emigró hacia Mocoa. A pesar de la pérdida de un hijo, su hija le animó a seguir adelante. Fue invitado por amigos a cultivar café, y ahora goza de una mejor vida junto con sus cuatro hijos.
Luz Mila Gutiérrez
Caficultora de Circasia, Quindío
A pesar de sufrir por la muerte de su esposo, la señora Luz Mila le ha enseñado a sus hijas el valor de la familia, el respeto y la importancia del trabajo con esfuerzo y pasión. Esta mujer trabajadora ha transmitido la tradición cafetera a su familia, a partir de la perspectiva del trabajo colectivo.
Jairo Agreda
Pasto, Nariño
Don Jairo se caracteriza por ser un caficultor muy cuidadoso con el medio ambiente, y en su finca implementa nuevas técnicas de producción, además de tener una diversidad de cultivos que hacen autosostenible su extensión. Así mismo, le enseña a su hijo todo lo que ha aplicado en la siembra.

Powered by