colombia | Publicado el 7 de agosto de 2018

El negocio de “chuzadas”, un nuevo escándalo que amenaza con crecer

Por más de 35 años sirvió Humberto Guatibonza en la Policía. Fue director del Gaula y llegó a ser comandante en Bogotá, de donde salió por diferencias con la cúpula nacional. FOTO Colprensa

Julián Amorocho Becerra

La red dedicada a hacer interceptaciones ilegales (chuzadas) para vender la información a terceros, que desmanteló la Fiscalía General de la Nación el pasado sábado, amenaza con salpicar a agentes del Estado y políticos poderosos después de la llamada a interrogatorio del general en retiro de la Policía, Humberto Guatibonza.

Así lo anunció ayer el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, quien detalló que quien fuera comandante de la Policía de Bogotá entre mayo de 2014 y octubre de 2016, no forma parte de la red que fue desmantelada, pero “según las evidencias, formaría parte de las personas que solicitan servicios de estos centros de chuzadas ilegales y eso implicaría un grado de determinación. Para que aclare sus comportamientos fue que se llamó”.

Estas declaraciones sustentaron el allanamiento de la firma A&> de su propiedad y en la interceptación por parte de la Fiscalía de Cali de las comunicaciones que sostuvo con el coronel (r) Jorge Humberto Salinas Muñoz, uno de los capturados en esta trama, con quien habría hablado del negocio, precios y clientes.

Aparte de Salinas Muñoz, los demás capturados también tuvieron alguna conexión de alto nivel con las Fuerzas Armadas y organismos de Inteligencia. Se trata de Carlos Andrés Pérez Cardona, coronel (r) del Ejército y jefe de seguridad de la Alcaldía de Ipiales (Nariño); Luis Mesías Quiroga Cubillos, mayor (r) del Ejército y María Alicia Pinzón Montenegro, exfuncionaria del Ministerio de Tecnología de la información y Comunicaciones.

Estas cuatro personas fueron enviadas ayer a la cárcel por orden del juez 29 Penal Municipal de Cali.

Aunque evitó dar nombres concretos, el jefe del ente investigador sostuvo que “ciudadanos, empresarios, políticos y agentes del Estado” han comprado esta información ilegal, por lo que serán judicializados, ya que “estas expresiones del delito surgen porque hay una demanda creada”.

Sin embargo, ha trascendido a la opinión pública que tres magistrados del Tribunal de Nariño habrían sido objeto de estas chuzadas. La Fiscalía trata de establecer desde cuándo y por cuánto tiempo realizaron las interceptaciones ilegales.

Además, se pudo establecer que este grupo le habría ofrecido sus servicios a las Fuerzas Armadas de Ecuador, que habría rechazado el ofrecimiento a pesar de la cercanía con algunos de sus mandos.

Para Carlos Reyes, ingeniero de sistemas y experto en seguridad informática, “hoy en día hay muchos especialistas en temas de hacker y la gente es vulnerable. Ningún usuario hoy está 100% seguro. De cualquier forma, para montar algo así, se requiere más conocimiento que equipos”.

A falta de conocer más detalles del desarrollo de esta investigación, la Fiscalía advirtió que están siguiendo otras operaciones ilegales de esta misma naturaleza en el país.

Contexto de la Noticia

A los cuatro detenidos por la Fiscalía General de la Nación por esta red de chuzadas se les imputará cargos por seis delitos:

1. Concierto para delinquir agravado.

2. Utilización ilícita de redes de comunicaciones agravada.

3. Acceso abusivo a un sistema informático agravado.

4. Violación de datos personales agravados.

5. Uso de software malicioso agravado

6. Daño informático agravado.

De ser encontrados culpables, los acusados podrían pagar una pena de hasta 18 años de prisión.

Otras Noticias