colombia | Publicado el 12 de septiembre de 2018

El mundo sigue siendo desigual para las mujeres

Imagen de archivo. FOTO: EDWIN BUSTAMANTE

Richard Aguirre Fernández

El 80 % de las mujeres con título universitario tienen trabajo, mientras que en el caso de los hombres, el porcentaje llega al 89 %.

Este es un reflejo de que ellos tienen más ventajas frente a las mujeres y, aunque su lucha por encontrar equidad se ha fortalecido de la mano de los de movimientos feministas, esa realidad se mantiene, aunque a menor escala. Así lo concluye, el informe anual que publicó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde).

Por ejemplo, un 50 % de las mujeres de 25 a 34 años tenían estudios universitarios el año pasado, frente al 38 % de hace 10 años, es decir, un aumento de 12 puntos porcentuales en la última década para los países que hacen parte de la Ocde, incluyendo a Colombia, que ingresó en mayo pasado.

Sin embargo, el informe destaca que pese a esos avances, el paso hacia la formalización laboral de las mujeres no es tan amplio, teniendo en cuenta que un 89 % de los hombres con titulación universitaria trabaja, pero en el caso de las mujeres, el indicador solo llega al 80 %.

Brechas

“Es necesario redoblar los esfuerzos para mejorar la equidad en la educación”, manifestó en su discurso el secretario general de la Organización, José Ángel Gurría.

Esta evidencia no es nueva. La directora de la Ocde, Gabriela Ramos, en octubre del año planteó la lentitud en la búsqueda de igualdad en cualquier ámbito. “Debe ser una prioridad para lograr un crecimiento sostenible e inclusivo en beneficio de todos los ciudadanos”, dijo la directora de ese momento.

Panorama en Colombia

Según datos suministrados por Cedetrabajo, en el país la brecha salarial se ubica en el 20 % y en regiones con dificultades socioeconómicas o zonas rurales, como La Guajira o Chocó, por ejemplo, el dato se eleva al 30 %.

Natalia Moreno, economista y magister en Estudios de Género de la Universidad Nacional, sostiene que este es un fenómeno histórico y mundial, aunque en el país se acentúa en las zonas que plantea esta organización.

Esta premisa también la plantea la Ocde en su informe, al destacar que “los estereotipos sexistas, las convenciones sociales y la discriminación contra las mujeres” reflejan esas brechas de equidad, aunque también tiene relación con que hombres y mujeres no estudian las mismas carreras. “En la práctica, los primeros se decantan por estudios mejor remunerados como la ingeniería, las industrias de transformación o las ciencias, las matemáticas”, se lee.

En cuanto a las mujeres, según Cedetrabajo y la analista, también existe un enfoque relacionado con la economía del cuidado –relacionadas con el hogar o actividades de familia–, que es en el que tienen mayor participación ellas.

Según el Dane

Otro dato que respalda este fenómeno es el informe de ocupación publicado por el Dane para el trimestre móvil mayo-julio, que muestra que la tasa de desocupación para mujeres fue del 12,4 %, frente al 7,4 % para los hombres.

“Podríamos decir que existe una feminización de algunas profesiones. Por ejemplo, estamos más enfocadas, según el Dane, a la enfermería (cuidado) servicio doméstico (hogar, pero pago) y educación a personas menores de edad”, explica la analista, para intentar ilustrar lo que sucede en Colombia, una realidad que sigue vigente en el mundo.

La Ocde sugiere que los gobiernos deben enfocarse en promover políticas de equidad laboral, pues los estereotipos sexistas, las convenciones sociales y la discriminación se mantienen.

Contexto de la Noticia

Las mujeres se enfrentan a “techos invisibles” en sus organizaciones, es decir, se estrellan con un fenómeno que no se ve ni está regulado, pero que existe: solo pueden llegar a determinados cargos y, en su mayoría, no son jefes, pues cifras de Fedesarrollo apuntan a que solo el 2 % de los cargos gerenciales es ocupado por mujeres. “No podemos aumentar nuestro nivel jerárquico y las explicaciones no están claras”, explica la magister en Estudios de Género, Natalia Moreno, quien destaca que esto se ve más en el sector privado, pues en el público están regulados.

Otras Noticias