tecnología | Publicado el

El Sol está más calmado por estos días, ¿qué nos puede pasar?


Así estaba el Sol esta mañana. Foto cortesía SDO/Nasa

La baja actividad del Sol en las últimas semanas y meses muestra que nuestra estrella se aproxima a su ciclo de más calma, cuando la presencia de manchas solares es mínima. ¿Pero qué implica para la Tierra? Trae sus beneficios y sus... perjuicios.

El ciclo solar dura 11 años y el final de este se espera hacia 2019-2020. Pero la actividad ha disminuido de manera considerable.

El reporte de SpaceWeather reveló que mientras en 2015 no hubo un solo día sin manchas solares, el año pasado fueron 32 y en este ya van 42. De hecho, la mancha AR 2664 está desapareciendo de vista y ya no representa amenaza de explosiones solares fuertes.

“Es el mínimo solar”, explicó Dean Pesnell, del Centro de Vuelos Espaciales de la Nasa en Greenbelt. “Y es una parte regular del ciclo de manchas”.

Si bien se reducen las manchas y la intensa actividad solar, no significa que este se apague o deje de calentar. Es solo un cambio de actividad.

Para los especialistas en el clima espacial, durante el mínimo se puede ver el desarrollo de grandes y duraderos agujeros coronarios, vastas regiones de la atmósfera solar en las que el campo magnético se abre y permite chorros de partículas escapar en el viento solar.

Esos agujeros son comunes en todo momento, pero en el mínimo duran hasta 6 meses dijo Pesnell.

“Los chorros de viento solar de los agujeros pueden tener efectos en el clima espacial cerca a la Tierra cuando golpean el campo magnético. Incluyen interrupciones en la magnetosfera terrestre o tormentas geomagnéticas, auroras, e interrupciones en sistemas de comunicación y de navegación.

Durante el mínimo, los efectos sobre los satélites en órbita baja también varían. Se reduce el mecanismo de calentamiento por la radiación solar. Cuando este es más alto, aumenta la fuerza que hace que los objetos vayan perdiendo velocidad y altura en el tiempo, lo que es muy ventajoso para que la basura espacial vaya cayendo a tierra. En el mínimo se reduce esa fuerza o sea que permanecen más en órbita.

En el mínimo, al ceder la radiación solar, aumenta el número de rayos cósmicos que golpea la atmósfera superior. Son partículas de alta energía aceleradas hacia el Sistema Solar desde lejanas supernovas u otros eventos violentos en la galaxia.

El campo magnético del Sol se debilita, explicó Pesnell, y provee menos blindaje frente a los rayos, una amenaza para astronautas que estén en el espacio.

Además, una amenaza para pilotos y tripulaciones. Y no es un invento: un experimento de dos años llevado a cabo en la estratosfera sobre California y Nueva Inglaterra (costas oeste y este) de Estados Unidos acaba de mostrar resultados: los rayos cósmicos han aumentado 19% sobre el segundo sector y 13% sobre el primero, debido a la disminución del ciclo solar.


Powered by