opinión | Publicado el

Economía, mejores perspectivas


Al tiempo que los resultados del PIB para el primer trimestre de 2017 (1,1 por ciento) ratifican la debilidad en que se encuentra la economía, en estos días se conocieron otros indicadores que señalan que progresivamente (y de manera lenta) las cosas tienden a mejorar, aunque todavía no se resuelven del todo.

Así, los resultados de la inflación en mayo confirmaron que la senda descendiente de los precios se mantiene. En particular, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) para los 12 meses (abril de 2016-mayo de 2017) fue de 4,37 por ciento, guarismo que se compara muy favorablemente con la variación de 8,20 por ciento que se presentó un año atrás.

Con este resultado, la inflación anual cada vez se acerca más al rango superior de la meta del Banco de la República (4,0 por ciento), lo que favorece que la Junta de codirectores mantenga las reducciones en la tasa de interés, facilitando así una pronta recuperación económica.

Nuevamente, en mayo, los alimentos continuaron su ritmo descendente. Sin embargo, solo dos grupos, además del de alimentos, registran un nivel de inflación anualizada dentro del rango meta.

No obstante lo anterior, con respecto a abril de 2017 se observan ligeras moderaciones en la inflación anualizada de algunos grupos de bienes regulados.

De otra parte, según el Dane, en los primeros cuatro meses de 2017 las exportaciones acumuladas del país sumaron 11.290 millones de dólares. Esta cifra representa un incremento del 25,4 por ciento con respecto al monto de las ventas al exterior registradas en el mismo período del año pasado que fue de 9.001 millones de dólares.

Gracias a la mejora de los precios externos de las materias primas y muy particularmente el del petróleo, las exportaciones de estos bienes crecieron de manera importante.

Otros rubros que también presentaron un buen comportamiento en sus exportaciones fueron el oro y las actividades agropecuarias. De esta forma, las actividades tradicionales del país se mantienen como el principal soporte de las ventas externas.

Infortunadamente, luego de exhibir un buen comportamiento en meses pasados, en abril de 2017 las exportaciones no tradicionales tuvieron una contracción de -8,1 por ciento.

El mejor desempeño exportador va de la mano de la recuperación que se presenta en el comercio exterior de Latinoamérica. Precisamente, el Banco Interamericano de Desarrollo (Bid) ha señalado que, por primera vez en cuatro años, las exportaciones de la región se recuperaron al crecer 17 por ciento en los tres primeros meses de 2017.

En esta mejora no solo influyó un fenómeno estadístico relacionado con la base de comparación sino también la relativa recuperación de los precios de las materias primas de exportación.

En el afán del Gobierno por reanimar el crecimiento de la economía este puso en marcha un subsidio para la compra de vivienda nueva con precios entre 100 y 321 millones de pesos. El programa consiste en que el Gobierno aporta, en los primeros siete años, 2,5 puntos de la tasa de interés del crédito que asuma el beneficiario.

El nuevo subsidio, aunado a la rebaja en la tasa de interés de los créditos hipotecarios que han anunciado algunos bancos (como Bancolombia y Davivienda), favorece que el sector vivienda retome su dinamismo.

Esto, junto a las mejoras que se registran en otros frentes, hace pensar que en el segundo semestre la economía deberá acelerar su marcha.


Powered by