Colombia | Publicado el

Dos versiones sobre el riesgo sindicalista


Aunque sigue en descenso, los indicadores del riesgo sindical en Colombia aún preocupan a sus líderes. FOTO jaime pérez

Sin negar los peligros que conlleva la actividad sindical en Colombia, más en un año pasado por varios paros y protestas, los sindicatos y el Ministerio del Trabajo enfrentaron dos visiones encontradas de esta realidad.

Por una parte, desde la Escuela Nacional Sindical, ENS, revelaron un informe en el que dan cuenta de un aumento del 31 % en los casos de agresiones a líderes gremiales el año pasado en Colombia, en comparación al anterior.

Informan, además, de 115 agresiones, entre ellos 10 homicidios, cuatro atentados y 77 amenazas de muerte en el primer semestre del año, concluyendo así que “prevaleció la violencia no letal, la que se expresa mediante la persecución y la amenaza”.

No obstante, la ministra de Trabajo, Griselda Janeth Restrepo, dio a conocer un informe de su cartera en el que da cuenta de una reducción del 51 % en la tasa de homicidios de sindicalistas en los últimos seis años.

Tal baja se ve reflejada también en las cifras de este año: mientras en 2016 se presentaron 18 homicidios de sindicalistas, en el presente año a la fecha van ocho casos: seis hombres y dos mujeres.

Asimismo, recalcó que actualmente más de 475 sindicalistas cuentan con esquema de protección, en un programa que tiene una asignación presupuestal superior a los 53.000 millones de pesos.

Según el balance, los homicidios mencionados han concluido con 374 condenas por hechos desde el año 2011.

Tanto el ENS como el Mintrabajo expresaron su preocupación pues Valle del Cauca y Cauca fueron reseñados por ambos lados como los sitios donde más se producen ataques contra la actividad sindicalista.

Justamente al inicio de este mes, se reportó la muerte de dos líderes sindicalistas de este departamento, pertenecientes a la Universidad de Valle del Cauca.

Según la ENS, el 23,48 % de las agresiones del año han estado en Cauca y 14,78 %, en el Valle.

Contexto de la Noticia

Julio Roberto Gómez
Pres. Confederación del Trabajo
Si bien ha descendido el clima de violencia no deja de ser preocupante el matoneo, la amenaza y la intimidación. El Gobierno debe poner énfasis en hallar responsables y promover una cultura de respeto distinta. Vemos cosas relacionadas al posconflicto, pero es una verdad a medias porque nosotros seguimos en riesgo. El estado de alerta debe seguir en pie.

Powered by