tendencias | Publicado el 24 de agosto de 2018

Así es como dormir poco podría hacerlo subir de peso

La obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial; cada año mueren mínimo 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso. FOTO: Pixabay

Helena Cortés Gómez

Si usted es de los que siente que se alimenta bien y se mueve, aunque sea en moderación, pero se mantiene en la línea del sobrepeso o incluso de obesidad, su situación podría tener relación con los hábitos de sueño.

La pérdida crónica de sueño, el jet lag social y el trabajo por turnos, actividades generalizadas en las sociedades modernas, están asociadas con un mayor riesgo de numerosas patologías metabólicas, que incluyen obesidad, síndrome metabólico y diabetes tipo 2.

En un nuevo estudio, los investigadores de la Universidad de Uppsala en Suecia encontraron que una noche de pérdida de sueño tiene un impacto específico en el tejido sobre la regulación de la expresión génica y el metabolismo en humanos. Esto puede explicar cómo el trabajo por turnos y la pérdida crónica del sueño afecta al metabolismo y negativamente la composición corporal. El estudio se publica en la revista científica Science Advances.

Incluso los pequeños cambios semanales en el tiempo del sueño, o tan solo cinco noches consecutivas de sueño corto, se han asociado con un mayor riesgo de aumento de peso en humanos sanos, como indica otra investigación publicada en 2012.

Lea aquí: Si duerme como búho, puede morir más rápido

Algunos estudios epidemiológicos han demostrado que el riesgo de obesidad y diabetes tipo 2 es elevado en aquellos que sufren de pérdida crónica de sueño o que realizan trabajo por turnos.

Otros estudios han demostrado una asociación entre el sueño interrumpido y el aumento de peso adverso, en el que la acumulación de grasa aumenta al mismo tiempo que se reduce la masa muscular, una combinación que en sí misma se ha asociado con numerosas consecuencias negativas para la salud.

Lea aquí: Dormir un poco más es vital

Los investigadores estudiaron 15 voluntarios sanos de peso normal que participaron en dos sesiones de laboratorio en las que los patrones de actividad y alimentación estaban altamente estandarizados. En orden aleatorio, los participantes durmieron una noche normal de sueño (más de ocho horas) durante una sesión, y en cambio se mantuvieron despiertos toda la noche durante la otra sesión. La mañana siguiente a cada intervención nocturna se tomaron muestras de tejido pequeñas (biopsias) de la grasa subcutánea y el músculo esquelético de los participantes. Estos dos tejidos a menudo presentan un metabolismo alterado en condiciones tales como la obesidad y la diabetes. Al mismo tiempo, en la mañana, también se tomaron muestras de sangre para permitir una comparación a través de los compartimentos tisulares de varios metabolitos. Estos comprenden moléculas de azúcar, así como diferentes ácidos grasos y aminoácidos.

Lea aquí: Baje esos kilos de más, su cerebro lo agradecerá

Hasta ahora los científicos solo han estudiado el efecto de una noche de pérdida de sueño y, por lo tanto, no saben cómo otras formas de sueño o la alteración de la desalineación circadiana podrían haber afectado el metabolismo tisular de los participantes.

“Será interesante investigar en qué medida una o más noches de sueño de recuperación pueden normalizar los cambios metabólicos que observamos a nivel tisular como resultado de la pérdida de sueño. La dieta y el ejercicio son factores que también pueden alterar la metilación del ADN, y estos por lo tanto, los factores pueden usarse para contrarrestar los efectos metabólicos adversos de la pérdida de sueño “, dijo Jonathan Cedernaes, autor principal del estudio en un comunicado de la Universidad Uppsala.

Lea aquí: Premio Nobel de medicina para el reloj biológico interno

Aunque los mecanismos moleculares subyacentes son poco conocidos, cada vez más investigaciones apuntan a que el sueño reducido promueve el aumento de peso y la pérdida de masa magra en los seres humanos.

Otras Noticias