internacional | Publicado el 25 de julio de 2017

Jornada agridulce para Trump en Washington

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. FOTO AFP

Daniel Armirola Ricaurte

Este martes en horas de la tarde, la Cámara de Representantes de Estados Unidos votó por abrumadora mayoría aplicar nuevas sanciones a Rusia por su presunta injerencia en las elecciones presidenciales estadounidenses —conocida como el caso Rusiagate— y su papel en el conflicto ucraniano. Eso se produce el mismo día en que el Senado le da “vida” al proyecto de ley con el que el presidente Donald Trump pretende frenar el Obamacare, sistema de salud instaurado por su antecesor, Barack Obama.

Lea aquí: Trump arremete contra su fiscal general

Ninguno de los dos sucesos de este martes en el Congreso implican que esos dos temas, fundamentales hoy en día en Washington para la suerte del gobierno Trump, están sentenciados a favor o en contra del mandatario.

Sancionar a sus enemigos

En la Cámara de Representantes, los legisladores esperan que la forma en que están planteadas las sanciones ayude para que el presidente no ejerza su veto una vez las revise. De este modo, además del régimen de Vladimir Putin, acérrimos enemigos para la Casa Blanca fueron incluidos en el paquete de sanciones: Irán y Corea del Norte.

Le puede interesar: Trump enfrenta nueva crisis con la renuncia de su portavoz

El consenso bipartidista de sancionar a estos tres países, evidente desde el anuncio del Congreso la semana pasada, es tal que el resultado de esta votación fue de 419 representantes a favor frente a 3 en contra.

El presidente de la Cámara, Paul Ryan, calificó la ley como “uno de los paquetes de sanciones más expansivo de la historia”, mientras que el republicano Ed Royce, que preside la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, afirmó que los tres países amenazan los intereses estadounidenses.

Ley de salud de Trump, con vida artificial

Pero este martes el mandatario tuvo motivos para celebrar, puesto que contrario a lo que se pronosticaba, el Senado admitió a debate la propuesta de reemplazar el sistema de salud instaurado por la administración Obama (Obamacare).

No obstante, tal como anotan medios como The Washington Post, el hecho de que los dos partidos quieran debatir sobre el tema no implica su aprobación, a pocos días de que el Legislativo salga a las vacaciones de verano, tras lo cual se prevé que el asunto se enfríe.

“El debate sobre la salud probablemente desencadene unos días caóticos e impredecibles en el Capitolio, con los senadores votando por todo, desde abolir el Obamacare hasta la que es llamada una “revocación tibia”, con cambios mucho más modestos de lo que el partido (Republicano), había vaticinado”, advierte.

De cualquier forma, es claro que tanto en el tema judicial como en el político, la administración Trump está ante su semana crucial para saber qué legado consolida en su primer semestre de funciones.

Otras Noticias