entretenimiento | Publicado el

Esto pasa cuando la moda se inspira en la literatura


Jean Charles de Castelbajac presentó en 2011 una colección inspirada en Drácula de Bram Stocker. FOTO SStock

La moda ha tenido una intensa relación con el relato escrito y no es de extrañar que los diseñadores, en diversos momentos creativos, busquen inspiración en libros, pasajes o incluso en solo una frase de algún texto literario para recrear su propuesta de diseño.

Las obras de Álvaro Mutis, Shakespeare, Mario Vargas Llosa, Bram Stoker, Carlos Fuentes, Miguel de Cervantes, Lewis Carroll y Gabriel García Márquez, por mencionar algunos, han inspirado vestidos, accesorios y zapatos de cientos de diseñadores en el mundo, en diversos momentos históricos.

Gabo, recordado este año por el quincuagésimo aniversario de Cien años de soledad ha sido la reciente inspiración de la diseñadora de accesorios Lina Echeverry y de la reconocida Silvia Tcherassi. Echeverry presentó esta semana una serie de piezas inspiradas en dicho libro, “su obra nos dejó con muchos elementos creativos para concebir piezas únicas con todos los elementos de su escrito pero con el toque contemporáneo”.

Tcherassi presentó sus diseños en el pasado Cali Exposhow, toda una colección llamada Las mujeres de Macondo, inspirada en Gabo y las calles de Aracataca y que despertó la admiración de los críticos de moda. No era la primera vez que Tcherassi se inspiraba en Gabo, ya había hecho una colección llamada Hojarasca y en otro momento incluyó en su proceso creativo las famosas mariposas de Mauricio Babilonia.

Para la periodista, politóloga y editora de la página de moda Sentada en su silla verde, Rocío Arias Hofman, cuando un diseñador se aventura a entrar a ese mundo literario tiene todo un reto por delante, “aunque la relación de la moda y la literatura es obvia los resultados no suelen ser siempre bien logrados. Eso no es traducir de un idioma a otro, es interpretar todo un lenguaje. Hay diseñadores que cuando se meten de lleno con el contenido, capturan la esencia del texto y la vierten sobre la propuesta de diseño”.

Gabo será siempre fuente de inspiración para las artes y el diseño. El mundo de la moda podrá reinterpretar sus diseños con contenidos literarios y se alimentará por momentos de la literatura del Nobel colombiano, “no es algo permanente pero sí es un tema con el cual el país se siente identificado y el diseño colombiano irá ligado a eso”, concluye Catherine Villota, editora de Fashion Radicals.

Contexto de la Noticia

Es necesario mencionar también en la relación literatura y moda a los autores y libros que escriben sobre los hábitos de vestuario. No solo lo describen en sus personajes sino que llegan a reconstruir el arquetipo sicológico del mismo a través de la ropa. Rocío Arias Hofman recomienda libros como los de Virginia Wolf quien “logra a través de su pluma beber de la moda para construir sus personajes. En literatura contemporánea Ian McEwan tiene unos textos muy simbólicos cuando habla del vestuario. Natalia Ginzburg tiene un libro de ensayos en donde en un capítulo habla de los zapatos rotos. En Chicas bailarinas de Margaret Atwood hay unos capítulos dedicados a una reflexión de cómo la memoria se activa en función del vestuario. Otro libro que ya habla del tema y es recomendado es El espejo de la moda, de Cecil Beaton, y una cuentista fundamental Dorothy Parker, tiene un cuento de 1929 que se llama “The big blond” (La rubia imponente) en donde aborda un fenómeno como la vanidad”.


Powered by