colombia | Publicado el 21 de junio de 2018

La pelea entre Alfredo Ramos y Claudia López que cerró el actual Congreso

FOTO COLPRENSA

COLPRENSA

El enfrentamiento verbal que se dio el miércoles entre los senadores Claudia López y Alfredo Ramos, en donde este le dijo por fuera de micrófonos “hijueputa”, volvió a llevar a que por segundo día el tema se discutiera en la plenaria de la corporación.

Tras la ofensa del senador Ramos, que suscitó una gran controversia, el legislador volvió a tomar la palabra y sin referirse a Claudia López pidió disculpas, a la vez que justificó parte de su reacción.

Unos minutos después la ofendida senadora López volvió a tomar la palabra para referirse al hecho, reiteró que Ramos la ofendió y por lo cual pidió a la mesa directiva y a la Comisión de Ética que procedan a imponerle una sanción al senador uribista, porque violó el reglamento interno.

López insistió en que ella denunció a Luis Alfredo Ramos Botero, el padre del senador, porque tuvo relación con los grupos de parapolítica y que precisamente está pendiente de una condena en tal sentido.

De inmediato el Centro Democrático salió en defensa de Ramos. Las senadoras Paola Holguín y María del Rosario Guerra le increparon que era mentirosa y que calumniaba con sus comentarios contra el senador.

Sin embargo, la voz más crítica a López la dio el senador y jefe del partido Álvaro Uribe, quien señaló que no iba a ofenderla. “Tranquila senadora, con usted tengo guardada la piedra”, indicó Uribe durante su intervención, en donde además le señaló que “le entiendo sus cambios temperamentales”.

El exmandatario mantuvo su estilo mordaz, y en algún momento le dijo que había dejado de tomar valeriana -con la cual calmaba su temperamento- porque con los agravios de la senadora López le basta.

La discusión se cerró y como siempre el malestar entre ambos sectores quedó vigente.

Otras Noticias