deportes | Publicado el

Mateo, de piloto a ayudante en Dakar


El auto que conducirá Moreno es un Chevrolet Colorado adaptado para competir en el Dakar. FOTOS cortesía chevrolet

Los motociclistas que corren el Rally Dakar están locos. Ellos mismos lo dicen. Los pilotos de carros también lo afirman. Es la realidad de quienes suman kilómetros en dos ruedas. Esta competencia comenzará el próximo sábado en territorio latinoamericano y uno de sus habituales protagonistas, el paisa Mateo Moreno, afrontará la carrera de otra manera, lejos del manillar de la moto.

Moreno fue el primer piloto colombiano en terminar esta competencia en 2013. Cinco años después decidió bajarse de la motocicleta para dirigir un equipo. Tomará decisiones con la cabeza fría, “no con la cabeza caliente como cuando uno está en competencia”, dice.

Será la voz de mando del Chevrolet Dakar Team, un equipo latinoamericano que tendrá como piloto al ecuatoriano Sebastián Guayasamín, el asistente será el argentino Mauro Lípez y el grupo de mecánica y asistencia es peruano.

El paisa estuvo en La Guajira presentado el vehículo y el grupo con el que esta vez desafiará, de otro modo, la carrera más dura y famosa del mundo. EL COLOMBIANO habló con él.

Esta vez no participará en terreno en el Dakar...

“Me da rabia, no puedo ocultarlo, pero más rabia me daría verlo por televisión”.

Pero le tocó verlo por televisión en 2016...

“Sí, por eso me da piedra porque en televisión se ve todo muy fácil (risas). Ese año no corrí por mi accidente en 2015 y porque mi hijo me pidió que no corriera más, le hice caso y lo vi por televisión. Dejar el Dakar es complicado. Yo creo que cumplí un ciclo muy importante. Después del accidente volví en 2017 pero con susto porque el Dakar no me podía quedar grande. Lo mejor que puedo hacer ahora es seguirle aportando a este deporte, estar en el Dakar ahora al frente de un equipo consolidado como este”.

¿No va a volver a correr el Dakar en motos?

“Las posibilidades siempre están abiertas, yo no he desistido de la categoría motos, simplemente consideré necesario tomarme un descanso ya que es una categoría bastante exigente. Mientras descansaba iba aprendiendo a la par de esa primera categoría que me enamoró a mí en el Dakar que eran los carros. Aquí estoy tratando de aprender y mirando hasta dónde puedo llevar esto”.

Ser director es otra cosa...

“Realmente estamos construyendo los márgenes de esta nueva figura que voy a tener, dirigiendo un equipo de carros. Estoy haciendo una pasantía donde yo también estoy aprendiendo de ciertos detalles. Vendrán una relaciones bastantes curiosas. Los motociclistas consideramos que nuestra categoría es la mas dura, ahora es aportar esos aprendizajes a un equipo de carros. Todo está por escribirse, el equipo está muy abierto a escucharme”.

¿Qué hace un director?

“Regañar (risas). Realmente lo que voy a hacer es acompañar en decisiones al equipo. Yo estudiaré mucho los tiempos de carrera, quién es nuestra competencia y de ahí a tomar decisiones con cabeza fría, lo que lo pilotos con cabeza caliente no pueden hacer”.

¿Cómo es su relación con Sebastián Guayasamín?

“Ambos compartimos una peculiaridad, él es el primer piloto ecuatoriano en terminar un Dakar y yo el primer colombiano. Hay una cantidad de historias que tenemos cada uno por su lado. Es una persona que tiene experiencia, puedo confiar en su madurez para hacerme caso en las decisiones que haya que tomar”.

¿Le ayudará ser tan recursivo en esa toma de decisiones?

“Sí, es una carrera en la que uno termina construyendo una cantidad de historias de recursividad, unas muy graciosas, otras bobas. Yo espero que en este Dakar, si llega el día en que necesito ser recursivo y estratega, pueda encontrar las mejores respuestas”.

¿Qué espera de esta experiencia?

“Nada está escrito, no sabemos qué va a pasar. La meta del Dakar en Córdoba, Argentina, dirá como salió todo. Esperemos que nos vaya bien en todo sentido, es lo mejor que esperamos”.

Contexto de la Noticia

Gustavo Guayasamín
Piloto ecuatoriano

¿Qué significa hacer parte de este equipo?

“El reconocimiento para un piloto es el poder hacer parte de una estructura como esta. Que me hayan tenido en cuenta para manejar este vehículo me llena de emoción y responsabilidad. Yo soy el que salgo en televisión pero detrás de mí está Mateo y un gran equipo”.

¿Cómo es su relación con Mateo Moreno?

“Muy buena. Con Mateo compartimos ser los primeros en nuestros países en haber terminado el Dakar. Nos lanzamos a la aventura más peligrosa del mundo y la gente lo ve así pero somos padres de familia. Tomamos el riesgo sin excedernos”.

¿Y cómo director?

“Los que corren el Dakar en motos están más locos que nosotros. Lo que buscamos con Mateo es la estrategia, yo no puedo imaginarme hacer una etapa del Dakar solo, como él. Esa es la madurez que él tiene. Yo espero consultar con mi copiloto y Mateo las estrategias y apoyarnos con su experiencia”.


Powered by