deportes | Publicado el

Técnicos en Colombia: con maleta en mano


Colombia es un país inestable para ser técnico de fútbol. FOTO: JUAN ANTONIO SÁNCHEZ

La Liga Águila-2 va apenas por la novena fecha y lo que más llama la atención es que ocho entrenadores ya han sido destituidos de sus cargos. El afán de triunfos, en un medio en el que los procesos a largo plazo escasean, hace que los dirigentes de los 18 clubes que integran el torneo sean implacables.

Así se ha incrementando la inestabilidad laboral de los técnicos de fútbol en Colombia. Para hacer más crítico el panorama, en el país no hay sentido gremial que les permita defender sus intereses, como sí existe en Argentina, Brasil, Chile y en Europa, según explica el abogado Carlos Puche González.

El colomboargentino Óscar Quintabani, bicampeón con Nacional, ahora sin empleo, agrega que “es un mal que ha hecho carrera en el balompié. De pronto en otras naciones nuestros colegas están más protegidos y eso amortigua un poco la situación”.

En 2001 nació en Colombia la Asociación Colombiana de Entrenadores de Fútbol (Ascenfútbol) -ver recuadros- presidida en ese entonces por Francisco Maturana, que se ha convertido más en una entidad de capacitación y formación que una de carácter sindical, como la que tienen los futbolistas profesionales afiliados a la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro) desde hace 14 años.

Si bien en Ascenfútbol se ofrece asesoría y ayuda jurídica a sus afiliados, asegura el director ejecutivo y actual representante legal, Víctor Hugo Castrillón, los entrenadores casi nunca acuden a ella para resolver conflictos laborales con los clubes. “Ellos lo hacen por su propia cuenta”, anota.

Llamado de atención

González Puche, exfutbolista y actual vocero de los jugadores profesionales del país, manifiesta que entre los entrenadores no hay una conciencia gremial que haga respetar el oficio, “no hay cultura de la solidaridad entre ellos”.

Explica que es recurrente que aún sin salir un técnico de un equipo ya los colegas están enviado hojas de vida. Esta última situación se presentó en días recientes en Atlético Nacional tras la renuncia del argentino Jorge Almirón, pues como dijo el presidente del equipo, Juan David Pérez, el hecho no se había concretado y ya los estaban inundando de ofrecimientos.

Según González Puche, la disimilitud de comportamientos entre los entrenadores también ha impedido la consolidación de su movimiento gremial que comenzó en Antioquia y que ha tenido apoyo de gente de otras regiones: hay exfutbolistas que han estudiado muy poco y otros que sí se capacitaron. Y personas que no jugaron fútbol pero que saben mucho. “Al final todo termina en sálvese quien pueda”, apunta.

En Argentina y España, por solo citar dos países, para dirigir hay que tener cierta formación académica. Además, el Estado los regula. En Colombia actualmente hay un proyecto de ley que está cerca de ser aprobado en el Congreso y que pretende reglamentar el ejercicio profesional no solo a quienes laboran en fútbol, sino a todos los formadores de las diferentes disciplinas.

Para Maturana, este es un tema de país que elevará la calidad de sus colegas. “El Gobierno tiene toda la potestad para pedir un certificado a las personas que quieran dirigir como profesionales. Si usted busca mejorar un atleta, mejore el entrenador, así de sencillo”, anota el exseleccionador.

González Puche advierte que, en caso de aprobarse la Ley, sería inconstitucional que a las federaciones, que son entidades privadas, se les otorgue la potestad de validar esos estudios, algo que debe hacer el Ministerio de Educación. “Eso se prestaría para distorsionar y elaborar reglamentos que pueden ser modificados en bien de intereses particulares”.

Casos que escandalizan

Hay elencos que sorprenden por los constantes cambios en el banquillo de técnicos. Bucaramanga, por ejemplo, entre 2017 y 2018 ha tenido siete entrenadores; Águilas, cinco y América, cuatro en el mismo período, al igual que Junior.

“Tenemos que dar resultados para permanecer en los cargos y eso no depende de estar agremiados”, dice Carlos Navarrete, extimonel de Nacional y Jaguares, dedicado ahora a negocios particulares.

Este profesional, sin embargo, invita a tener cuidado a la hora de firmar contratos. “Esta es una problemática que también afecta a los técnicos extranjeros, nuestro fútbol se volvió inmediatista, aquí no importan los procesos ni el cómo”. Y finaliza diciendo que los directivos invierten poco y piden mucho y que si no hay políticas institucionales serias, la situación empeorará.

3

colombianos dirigen selecciones en Suramérica: Bolillo, Osorio y Rueda.

Técnicos en Colombia: con maleta en mano

Contexto de la Noticia

En los registros del fútbol colombiano no existen intentos de agremiación de directores técnicos distinto a Ascenfútbol, que tuvo eco gracias el empuje de Francisco Maturana que goza de amplia credibilidad y respeto entre sus colegas. Este nació en 2001.

Entre los futbolistas sí hubo varios movimientos, sin éxito todos, como los que recuerda el historiador Guillermo Ruiz. El primero fue en las décadas del 50 y 60 por iniciativa de Francisco “Cobo” Zuluaga y Efraín “Caimán” Sánchez. Luego, en los 80, Afucol, en la que estaba Nolberto Molina. Y la actual, Acolfutpro, que nació hace 14 años.

Ascenfútbol tiene en la actualidad 1.320 afiliados de las categorías profesional y aficionado que pagan una cuota de sostenimiento mensual. Entre los asociados aparecen Hernán Darío Gómez, Reinaldo Rueda -foto-, Carlos Navarrete, Juan Carlos Osorio, Fredy Amazo, Jorge Luis Pinto y los estrategas más representativos del país, y un consultor permanente como lo es Pacho Maturana.

Todos, periódicamente, aportan charlas en seminarios y eventos organizados por la entidad que según su director ejecutivo, Víctor Castrillón, tiene filiales en Cúcuta, Cali, Cartagena y Bogotá.

El objetivo que persigue es la capacitación, formación y titulación de los técnicos para que luego sean homologados por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) que es una organización con las mismas garantías y reconocimiento que la Uefa en Europa.

Tener una Escuela de Entrenadores, avalada por la Fifa, es el gran sueño de Maturana. Castrillón dice que también coordinan con el Comité Olímpico Colombiano la acreditación de los técnicos de fútbol en el país, pero lo que más esperan es la sanción presidencial de la Ley del Entrenador Deportivo para fortalecerse.

Bucaramanga: rescindió el contrato de Carlos Mario Hoyos, que había comenzado labores en junio. Llegó Flabio Torres, que a su vez había salido del Pasto en este mismo torneo. Esto le impide, por ahora, dirigir desde el banco.

-América cambió al portugués Pedro Felicio Santos y llevó a Fernando “Pecoso” Castro.

-Jaguares: Willy Rodríguez, que estaba desde diciembre de 2017, le dio paso al argentino Flabio Robatto.

Deportivo Pasto: desde diciembre de 2017 estaba Flabio Torres, pero en agosto fue remplazado por el gaucho Hernán Lusi.

Envigado: le habían dado la confianza desde agosto de 2017 a Rubén Bedoya, cuando renunció el español Ismael Rescalvo. Solo duró un año.

-Itagüí-Leones: Juan Carlos Álvarez ascendió a este equipo a la A, luego de un proceso desde 2015. Lo relevó este mes Amaranto Perea.

-Nacional: A los malos resultados en 8 meses, se sumó una supuesta indisciplina de jugadores. Jorge Almirón decidió irse y está encargado Hernán D. Herrera.

Huila: Tras perder con Santa Fe sacaron al argentino Néstor Craviotto y hay un técnico interino, Dayron Pérez.

La Asociación de Técnicos del Fútbol de Argentina (ATFA) es una de las más reconocidas en el mundo, no solo por su antigüedad (55 años), sino por la influencia que ejerce. Además de luchar por los intereses de sus afiliados, ofrece cursos de gran demanda. El pasado 9 de agosto anunció que luego de una ardua negociación con la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) logró un incremento del 100 % en los salarios básicos en la Primera División y un 60 % en las demás categorías.

En su labor de controlar el cumplimiento del Convenio Colectivo de Trabajo en todo el país, “velando por los derechos de los directores técnicos”, creó un canal vía mail, en el que sus asociados pueden denunciar incumplimientos en el ejercicio de la profesión; equipos que no tengan un técnico contratado, personas ejerciendo la profesión sin tener título, entre otras.

Esta era una petición de un grupo liderado por reconocidos técnicos como Jorge Burruchaga, Gustavo Alfaro y Julio César Falcioni, que también le pedía a la ATFA “transparencia en el manejo de sus ingresos y gastos; abogados propios y contratos mínimos de un año”.

Juan Andrés Carreño
Presidente del Santa Fe
“Considero que esa inestabilidad de los técnicos tiene mucho que ver con la situación económica de todos los clubes, que necesitan buenos resultados deportivos para mejorarla. Cuando estos no aparecen viene el desespero y presión de los dirigentes que toman las decisiones, a veces equivocadas”.
Alejandro restrepo
Entrenador de fútbol aficionado
“A medida que nos preparemos y demostremos capacidad, tras las vivencias en otros lugares, la situación va a cambiar a nuestro favor. Con nuevas ideas y metodologías de trabajo podemos ratificar que el técnico colombiano tiene valor. En Suramérica tenemos 3 seleccionadores nacionales”.

Powered by