deportes | Publicado el

El otro golpe que le daría DIM a Nacional

ElColombiano
Seguramente entre los dos equipos paisas definan el cupo a Copa Libertadores que otorga la tabla anual en Liga. FOTO robinson sáenz

Cómo cambian las cosas; cuando Nacional derrotó 2-0 a Medellín en el clásico de abril pasado, en lo que acabaría siendo el mejor partido en los ocho meses de gestión de Jorge Almirón, el club estaba rodeado por un entorno de certezas y generosos pronósticos.

Pocos podrían vaticinar que seis meses después la institución estaría sumida en un caos semejante.

Hoy Medellín se da el lujo de ostentar dos cosas que el cuadro verde carece: un valioso creativo (Andrés Ricaurte), la coherencia de un cuerpo técnico que aguantó el chaparrón y ahora parece salir a flote y la tranquilidad que da ganar un clásico con autoridad.

Ahora, el Poderoso podría ir por algo más que pertenece transitoriamente a Nacional: el cupo a Libertadores por reclasificación.

3

de las cinco últimas reclasificaciones fueron dominadas por Nacional.

Contexto de la Noticia

Nómina sin confección
Quizás el mayor mal del cual se desprenden las demás falencias del conjunto verdolaga sea la confección deficiente de la nómina, como opina el estratega Carlos Navarrete. “Se pensó que con Gonzalo Castellani y Aldo Leao Ramírez podía alcanzar para las labores creativas este semestre y no fue así. El volante de ideas es un vacío tremendo”, sostiene.

“Solo Jorman Campuzano asume labores de marca netas y los atacantes tienen un mismo perfil: velocidad y potencia. Es una nómina carente, sin recursos adicionales porque no tiene los jugadores que los ofrezcan”, opina el técnico paisa.

Y es que por el peso de la costumbre la prensa y afición se acostumbró a hablar del plantel de Nacional como el mejor del país. Pero los rendimientos de esta temporada dicen algo completamente diferente.

Coherencia ausente

Pese a que desde que asumió el interinato Hernán Darío Herrera manifestó su intención de “recuperar el ADN de buen fútbol de Nacional”, sus planteamientos y declaraciones distan mucho de dicha pretensión. Incluso, tras la sufrida victoria 3-2 sobre Chicó, antes del clásico con DIM, Herrera aseguró haber visto “un gran partido de Nacional” y declaró además que lo que necesitaba el equipo en este momento era ganar. Ponderó el qué por el cómo.

Tras perder ante DIM, en una de sus respuestas a la prensa, el estratega adujo “falta de liderazgo en algunos jugadores de Nacional” cuando el trámite del partido requirió jerarquía y serenidad. Pero quizá la ausencia de liderazgo emane desde el mismo cuerpo técnico y la desconexión entre su discurso inicial, sus declaraciones posteriores y lo que muestra el equipo bajo su mando sobre el terreno de juego.

Hitos de un año negro
Este año Nacional llegó finalmente al inevitable fin de una era exitosa y dejó en el camino varios registros negativos que agravan la desazón del hincha verde y el ambiente del equipo. Estos son algunos:

-Salvo en 2015, a esta altura del año, el elenco verdolaga ya se había adjudicado, al menos, un título. Sin embargo, la presión de haber perdido dos finales -Superliga y Liga- sumado a la eliminación prematura de Libertadores, han agudizado la tensión.

-La producción ofensiva es otro antirécord que está a punto de consolidar, salvo un verdadero milagro. En 53 partidos disputados este año, Nacional registra 63 goles, un promedo de 1,1 por juego.

-En 2014 marcó 122 tantos en 86 partidos (1,4); en 2015, 92 en 60 compromisos (1,5); 145 en 84 duelos en 2016 (1,7) y 91 en 64 partidos dirimirod el año anterior (1,4).

-Además este año ya igualó la misma cantidad de partidos perdidos en 2016 (12) pero con 31 choques menos.

Coherencia y paciencia
En el lapso en el que Medellín completó seis partidos por Liga sin triunfos, el técnico Octavio Zambrano jamás eludió el análisis preciso detallando las falencias y algunas bondades del conjunto rojo.

Él mismo reconoció la falta de profundidad, errores en marca y fallos en los movimientos defensivos, por ejemplo.

Y en los dos últimos partidos -ante Patriotas y Nacional- el Poderoso no solo recompuso el curso en la tabla de posiciones sino que mostró que, efectivamente, el cuerpo técnico detectó y se enfocó en corregir dichas falencias.

“Medellín mostró una intensidad de juego muy interesante, muy coordinados en la presión y concentración defensiva”, analiza el técnico vallecaucano Néstor Otero, quien estuvo cerca de dirigir al DIM antes de la llegada del orientador ecuatoriano.

Ricaurte, el eje y ejemplo
Cuando jugaba en Leones y posteriormente en Huila, Andrés Ricaurte estuvo en el sonajero de posibles fichajes para Nacional. Sin embargo, nunca se concretó y solo hasta que cumplió un gran primer semestre en Medellín, Nacional confirmó abiertamente su interés por tenerlo.

Y, ciertamente, un jugador con sus características es lo que hoy le falta el cuadro verde.

La inteligencia, manejo de ritmos, pase profundo, orden táctico y correcta toma de decisiones convierten al antioqueño de 27 años en un hombre fundamental para el Medellín.

Eso sí, ante una eventual ausencia suya, el cuadro rojo queda desprotegido en esa zona del campo.

La buena noticia es que el técnico ecuatoriano está mirando hacia las inferiores: Bryan Castrillón y el debutante Johan Valbuena son muestra de ello. Hay “material” para trabajar.

La lucha vendría
Con los tres puntos que se adjudicó en el clásico, Medellín quedó a ocho unidades de Nacional en la tabla de reclasificación. El conjunto verde es el líder con 70 puntos y el Poderoso marcha tercero con 62.

Tolima ocupa la segunda plaza con 68 pero por ser campeón del primer semestre no influye en nada en dicha tabla.

El calendario que le queda por delante a Independiente Medellín es el siguiente: América, Jaguares y Pasto, en condición de visitante; Alianza Petrolera, Bucaramanga y Envigado, como local.

Nacional, por su parte, aún debe recibir al Cali, Junior y La Equidad. Y visitará a Rionegro Águilas, Once y Leones.

Cinco de los seis compromisos serán en suelo antioqueño, lo que podría suponer una ventaja, aunque el impulso anímico del DIM sumado a la crisis sin asomo de soluciones de Atlético Nacional, podría acercarlo a un golpe de nocaut: arrebatarle la reclasificación y quedarse con ese cupo a Copa Libertadores.


Powered by