deportes | Publicado el

Ni la violencia evitó que corriera por sus metas

ElColombiano
Estefanía arribó ayer 12° en la primera etapa de la Vuelta, a 13 segundos de la ganadora. FOTO CORTESÍA ÁNDERSON BONILLA

Por su rostro y esbelta figura, Estefanía Herrera podría ser modelo de pasarela o imagen de alguna pieza publicitaria.

“Y no lo descarto. Imagínese que al poco tiempo de llegar a Medellín, a eso de los 12 años, participé en concursos infantiles de belleza”, expresa, dejando sacar una tímida sonrisa, la mujer que prefirió emprender el camino de su vida montada en una bicicleta, gracias a una pasión que la desvela desde niña.

“Es que quiero ser la mejor ciclista del mundo, sacar a mi familia adelante, ser un ejemplo a seguir; hacerle entender a las personas que los sueños se pueden cumplir por imposible que parezcan”, cuenta.

Herrera, deportista que nació hace 24 años en el municipio de Argelia, en el Oriente antioqueño, salió de allí desplazada por la violencia, junto a su madre María Fanny Herrera y abuelos Faneri Marín Navarro y Octavio de Jesús Herrera. La guerrilla los amenazó con acabar con sus vidas si seguían aferrados a la tierra que adquirieron, como dice la canción, con amor y sacrificio.

“Era muy niña, pero aún recuerdo los bombardeos, las balas perdidas, las muertes de los campesinos en la propia escuela y al frente de quienes en ese entonces éramos niños. Se sentía demasiado temor, y aún más con las constantes amenazas para que saliéramos de la finca”, rememora Estefanía, hoy convertida en una de las mejores pedalistas del país.

Luchadora

Como no hay mal que por bien no venga, en Medellín, Estefanía halló refugio en la bicicleta, un gusto que en su pueblo no podía practicar.

“La primera cicla que tuve era de hierro, pero yo misma la lijé y la mandé a pintar de rosado, hasta le puse mi nombre. A pesar de la dureza, jamás le cogí pereza a pedalear. Es más, me acerqué al velódromo Martín Cochise Rodríguez y allí el entrenador Benjamín Laverde me dijo que tenía talento para este deporte”.

Con los buenos resultados que iba logrando en las carreritas a nivel departamental, llegó a un punto que el ciclismo, “me envolvió por completo”, relata la hoy mamá de Julio César, un pequeño de 7 años y a quien la pedalista tuvo con 17 de edad.

“Él es mi inspiración. El ciclismo es duro, pero no tanto como las cosas difíciles que he atravesado. Aquellas vivencias me han permitido ser más fuerte y luchar para salir adelante”, indica la corredora, respetada por quienes la rodean.

“Admiro su tenacidad parara afrontar los obstáculos. Fue víctima de la violencia pero no se dejó caer”, indica Jesús Piedrahíta, coordinador administrativo del equipo Coldeportes-Zenú, al que pertenece Herrera y quien gracias a sus destacados resultados hace parte de la Vuelta a Colombia femenina que se inició ayer en Cundinamarca.

Campeona sub-23 de la crono en Costa Rica y Vuelta al Valle en 2016, así como de la Clásica de Marinilla y de Girardota en 2018, Estefanía espera dejar huella en este desafío.

“Y tiene madera para lograrlo, si como persona es valiente, como deportista también”, asegura Álex Cano, actual campeón del Clásico RCN y quien hace las veces de asistente técnico del elenco de Coldeportes en esta Vuelta.

“La competencia está dura, con muy buenas rivales, pero intentaré hacer la diferencia en el terreno de montaña, el cual es mi fuerte”, dice esta chica antioqueña antes de afirmar que desde que haya amor, disciplina y ganas todo se puede lograr en la vida.

“Así los días se pongan oscuros. Quiero ser ejemplo para muchos”, apunta con firmeza y llena de optimismo .

Contexto de la Noticia

1
La mexicana Brenda Santoyo (Swapit) ganó ayer la etapa inicial de la Vuelta a Colombia Femenina.
2
En 105.6 km entre Zipaquirá y Saboyá se impuso sobre su compatriota Ariadna Gutiérrez y Blanca Moreno, a 2’.
3
Un total de 102 corredoras, pertenecientes a 20 equipos, tomaron la partida en la carrera.
4
Hoy, etapa 2, de 96.7 km entre Chiquinquirá y Vélez pasando por Simijaca y Barbosa. Tres premios de montaña.

Powered by