Ciclismo | Publicado el

La Línea pone la Vuelta en la realidad


Caicedo -adelante-, en plena batalla con Pedraza -segundo-. FOTO CORTESÍA ÉDER GARCÉS-FEDECLISMO

La voluntad por probarse a sí mismo a veces puede rayar con el masoquismo. O si no que lo digan los centenares de aficionados que todos los días se mandan en sus bicicletas a escalar el alto de la Línea, uno de los santuarios del ciclismo en Colombia y cuyo premio, además de la satisfacción de llegar hasta donde el viento golpea con violencia y los dedos duelen como si recibieran punzones, es una tasa de aguapanela y quesito a orillas de la carretera.

Para el pelotón no hubo aguapanela ni descanso en la cima, pero para varios, superar el brutal trayecto y llegar hasta Ibagué en buena forma significa una nueva jornada hoy entre Ibagué y Fusagasugá llena de buenas perspectivas.

La tercera etapa de la Vuelta a Colombia en 175 kilómetros entre Manizales e Ibagué dejó como ganador de la etapa a Walter Pedraza, a un líder de la general extranjero, el ecuatoriano, Jonatan Caicedo, y Álex Cano y Óscar Sevilla fuertes para revalidar, como en los últimos años, la lucha por el título. Así se vive el ascenso a La Línea en la piel de los protagonistas, en ese subir y bajar para acabar con la sequía.

Pedraza y su fortaleza

“Hmm, la verdad es que llevaba mucho tiempo buscando un triunfo grande. Lo intenté en varias partes, tramos duros así como este y siempre faltaba algo: fuerza, suerte o quizás estrategia. El año pasado debí retirarme por una fractura. Pero desde la salida sentí el cuerpo bien. En el descenso, que siempre exige la concentración total porque te juegas la integridad, comencé a mentalizarme para tener cabeza fría en el tramo final. Afortunadamente con la experiencia pude cruzar primero. No hay cansancio cuando te llega el alivio al cuerpo de que acabaste como con cuatro años de sequía en busca de un triunfo semejante”, expresa Walter Pedraza (W Shimano), ganador de la etapa.

Caicedo y su experiencia

“Bueno, siento una alegría enorme, gigante de verdad. Porque ponerme la camiseta de líder en una Vuelta a Colombia es un reconocimiento que cualquier ciclista en el continente quisiera tener. Han sido muchos años corriendo acá y en ese proceso de aprendizaje me ha tocado tener momentos duros. Es que en Colombia se corre contra las montañas, puertos que son referente en el mundo por lo difíciles, y también contra tanta calidad que hay acá y que por momentos te hace sentir, cómo se dice, relegado. Pero bueno, fue una etapa muy linda, con todos los ingredientes que quiere ver la afición: fugas, buena estrategia y un lote principal fuerte. Además es una llegada reñida. Pero bueno La Línea y estas etapas ponen a cada quien en el lugar que le corresponde en el pelotón. Esperemos principalmente seguir haciendo un gran trabajo y honrar la camiseta el tiempo que pueda tenerla”, apuntó Jonathan Caicedo (Team Medellín), profeta en Colombia y líder de la carrera que tiene, entre sus sueños, conquistas . .

8

etapas han ganado los ecuatorianos en toda la historia de la Vuelta.

La Línea pone la Vuelta en la realidad

Contexto de la Noticia

“Nunca le he temido a La Línea. Subiéndola he ganado varias etapas memorables y esta vez fue un buen papel. Pero me gusta sobre todo porque me dice fielmente para qué estoy. A ese recorrido no se le puede mentir y es que son 22 kilómetros que mental y físicamente son brutales. Mi estrategia consiste precisamente en no pensar en esos 22 kilómetros, sino trazarme metas parciales. Yo siempre fracciono ese ascenso en ocho o diez tramos. Eso te va llenando de compensaciones en el camino; superé este pedacito, ahora vamos por el otro, y así. Es la forma que encuentro de, digamos, acallar el dolor en el cuerpo que empieza a ser mal consejero. El balance que me deja es que estoy bien. Además, sinceramente, sentir el público en meta tras una etapa montañosa es bien bonito”, cuenta Álex Cano.

“Siempre que subo a La Línea en competencia recuerdo la primera vez que lo hice por allá en 2009. Te tratan de explicar lo duro que es, pero nunca alcanzan a dimensionar lo que se siente en realidad. Para mí es el puerto más duro de Colombia y uno de los más tremendos del mundo. No es un alto de Letras con sus 80 kilómetros, pero son 20 kilómetros que parecen 80. Cuando está despejado y ves la cima parece que fuera un espejismo, porque nunca llegas, nunca llegas. Es que tiene de todo: rampas durísimas, viento, distancia, altitud. Es una combinación despiadada.

El dolor que sentí y siento siempre es inimaginable. Además, la asfixia y la falta de aire empieza a hacerte doler los músculos de una forma insoportable. Yo aprendí que la mejor manera de subir es ir a tu ritmo. Muchas veces dicen: Se quedó Sevilla, se quedó Sevilla. Y sí, me quedo. Pero para poner mi paso porque cuando me suben a tirones es peor.

Pero bueno, tener esa sensación cuando subes y estás arriba instantes antes del descenso es como un premio, más allá de cómo acabe la etapa. Se acaba el sufrimiento y la sensación de que el cuerpo va a estallar. Claro queda la bajada, que tiene sus peligros. Pero es una bendición llegar así a Ibagué. Dejamos atrás una prueba dura pero necesaria”, señala Óscar Sevilla

Ciclista Tiempo

4a, Manizales-Ibagüé, 175 kilómetros

1. Walter Pedraza 4:43.17

2. Juan Alba a 3 seg.

3. Jonathan Caicedo a 5

4. Óscar Sevilla a 1.16

5. Sergio Higuita m.t.

6. Juan Pablo Suárez m.t.

7. Álex Cano m.t.

8. Fabio Duarte m.t.

9. Alexis Camacho m.t.

10. Luis F. Laverde m.t.

Clasificación general

1. J. Caicedo 17:12.19

2. Jaun P. Suárez a 42 seg.

3. Rodrigo Contreras a 57

4. Sergio Higuita a 1.02

5. Walter Pedraza a 1.06

6. Juan Alba m.t.

7. Óscar Sevilla a 1.07

8. Álex Cano a 1.19

9. José Hernández a 1.46

10. Fabio Duarte m.t.

Clasificación de montaña

1. J. Caicedo 21 puntos

2. Brayan Hernández 20

Clasificación sub-23

1. Sergio Higuita 17:13.21

2. Juan Alba a 4 seg.

- A propósito del triunfo del liderato en la general del ecuatoriano Jonatan Caicedo, recordamos la historia y cifras que han dejado los corredores foráneos en la emblemática carrera.

- De las 67 ediciones, seis fueron ganadas por extranjeros: 4 españoles (3 de Óscar Sevilla y una de Juan Gómez del Moral). También un venezolano (José Rugeles, 2009) y un francés (José Beyaert, 1952).

- Precisamente el francés Beyaert figura en el top-13 de ciclistas con más etapas ganadas en la ronda colombiana, con 13 triunfos. Es el único extranjero entre el top 20 de dicho listado.

- Después de Colombia, España es el país con más victorias de etapa (53, cifra inferior a las 831 de los locales).


Powered by