Ciclismo | Publicado el

Cumbres lombardas, al gusto colombiano


Rigoberto Urán llega a Lombardía fortalecido con su victoria del jueves pasado en la Milán-Turín. FOTO archivo

Uno de los favoritos y más peligrosos rivales, ganador del reciente Giro de Italia, Tom Dumoulin, causó baja sorpresiva de la tercera edición del Lombardía, la última gran clásica de un día del ciclismo mundial a correrse hoy.

Ausencia que lamentan los aficionados pero que, seguramente, toman con respiro los demás ruteros que tomarán la largada este sábado, entre ellos el colombiano Rigoberto Urán, quien subió acciones tras dominar, el jueves pasado, en la Milán-Turín, imponiéndose a especialistas de gran jerarquía, entre ellos Dumoulin, quien no la terminó.

“Tom se despertó con gripe y dolor de garganta y hemos tomado la decisión de excluirlo de la carrera, necesitará unos días de descanso para poder recuperarse completamente”, dijo Anko Boelens, médico del Sunweb, según la agencia EFE.

Así las cosas, el español Mikel Landa (Sky), los colombianos Nairo Quintana (Movistar) y Rigoberto Urán (Cannondale), los italiano Vincenzo Nibali (Astana), Fabio Aru (Astana Pro Team) y Domenico Pozzovivo (AG2R La Mondiale), el holandés Adam Yates (Orica), emergen candidatos para suceder en el trono de esta prestigiosa prueba al también colombiano Esteban Chaves (Orica), ganador en la edición del año pasado, quien fuera el primer ciclista no europeo capaz de triunfar en ella.

A ellos habría que sumar¿ a otros que salen con grandes ambiciones, como lo reseñan varios portales ciclísticos, entre ellos, el francés Warren Barguil (Sunweb), mejor escalador del último Tour de Francia, el británico Daniel Martin (Quick-Step), quien se coronó en la carrera lombarda en la edición de 2014.

Los colombianos Miguel Ángel “Supermán” López (Astana), Darwin Atapuma (UAE) y Egan Bernal (Androni) así como el costarricense Andrey Amador (Movistar) también alternarán al lado de las grandes estrellas.

La “Clásica de las Hojas Muertas” saldrá este año de Bérgamo y tendrá la línea de meta en Como, donde los corredores llegarán tras recorrer 247 kilómetros, con un desnivel total de 4.400 metros y pendientes que se sitúan globalmente en torno al 10 por ciento, señala EFE, lo que permite visualizar su dureza.

Contexto de la Noticia

1
La prueba tiene buena montaña. Una de las zonas potencialmente es el denominado Muro de Sormano, montaña que los ciclistas escalarán tras 190 kilómetros de y que tiene pendientes que rozan el 30 por ciento.
2
De allí, la prueba prevé otras dos subidas, al Civiglio y al San Fermo de la Battaglia, antes de que los corredores entren en un ancho paseo que les guiará durante unos 4 kilómetros hasta la línea de meta.

Powered by