deportes | Publicado el

Encrucijada de Nacional por calendario de la Liga


Monetti busca ampliar su invicto como local. Diego Braghieri podrá actuar tras levantarse su sanción. FOTO julio césar herrera

Nacional afrontará en la noche del 24 de abril un partido crucial ante Bolívar para acercarse a los octavos de final de la Libertadores.

Luego, varios de esos jugadores tendrán solo unas horas de descanso antes de tomar un vuelo rumbo a Barranquilla, donde enfrentarán a Junior por la fecha 16 de la Liga-1.

Así lo dispuso la Dimayor pese a que contraviene el artículo 60 de su propio reglamento, en el cual decreta que los cambios de los juegos deben garantizar un descanso, mínimo, de 3 noches entre los compromisos.

Esta no es una situación fortuita. De hecho, desde 2012 Nacional ha tenido que asumir partidos por torneo local y copas internacionales con lapsos que transgreden la normativa deportiva.

En 2012, el cuadro verde disputó dos encuentros por Copa Libertadores con 24 horas de antelación a dos juegos por Copa Colombia.

El asunto fue peor en 2014, año en el que el conjunto antioqueño participó en Libertadores y Sudamericana, y sufrió estos inconvenientes logísticos en cuatro ocasiones.

La más recordada, cuando tuvo que visitar, en Bogotá, a Santa Fe por la semifinal del Apertura y, al día siguiente, recibió a Defensor Sporting en el Atanasio Girardot por cuartos de final del máximo torneo continental.

Ese mismo año, en octubre, por Copa Sudamericana, debió hacer frente a dos situaciones idénticas.

Cabe reseñar lo ocurrido en diciembre de 2016 cuando el conjunto antioqueño viajó a Japón para el Mundial de Clubes, y aún con las solicitudes anticipadas ante Dimayor para postergar las instancias finales, se vio forzado a alinear un equipo de juveniles para el juego de vuelta por la semifinal del Finalización ante Santa Fe, mientras el grupo principal iba en un avión rumbo a Asia.

El penúltimo capítulo de este historial ocurrió hace 11 meses: al otro día del choque de vuelta de la Recopa ante Chapecoense, Nacional recibió a Tigres.

Esto, por supuesto, no ha sido un padecimiento exclusivo de Nacional. De hecho, Junior está en la misma situación, pues al día siguiente del juego ante el equipo de Jorge Almirón retornará al césped del Metropolitano para medirse al Alianza Lima, por Copa.

“No le hace bien ni a los jugadores ni a los equipos ni a nuestra gente. Esto atenta contra el espectáculo, no se puede planificar en 24 horas para cumplir”, protestó Almirón, ayer en rueda de prensa en Guarne.

Los cuartos de final de la Liga, programados para el 16 de mayo, se cruzan con la visita de Nacional al Delfín ecuatoriano por Copa. Sucederá igual para la semifinal, establecida para el 23 de mayo, y que coincidirá con el último partido del equipo paisa por fase de grupos ante Colo Colo.

En Nacional esperan que para entonces, Dimayor actúe con sentido común y no entorpezca su participación continental.

Buena vibra en Guarne

Al margen de los inconvenientes por el calendario y la sanción fallida a Diego Braghieri, Nacional completa una semana de trabajos en su sede al mando del técnico argentino, debido al aplazamiento de su juego por la fecha 14 ante Cali.

Tanto el receso de la competencia como el resultado ante Medellín (triunfo 2-0) han propiciado un ambiente positivo entre el grupo. “El equipo está feliz, ganamos el clásico, somos punteros en ambos torneos (Liga y Libertadores). Todos están dispuestos para jugar con este calendario que tenemos”, recalcó Almirón, quien afrontará el domingo su partido 19 con NacionalEl clásico dejó buena vibra

.

Powered by