Música | Publicado el

¿Quién teme a Father John Misty?


El cuarto disco rde Father John Misty reafirma el favoritismo de la crítica indi por el estadounidense. FOTO Cortesía sub pop records

Father John Misty no se llama John Misty, tampoco es sacerdote ni reverendo. Es una fachada, un alter ego cáustico y hedonista del músico Josh Tillman. Hace una semana estrenó su cuarto larga duración, God’s Favorite Costumer.

El álbum, compuesto por diez canciones, es una mezcla delicada entre belleza, ego y sátira. Los detalles son trabajados y construidos con pinzas para que cada acorde, cada nota, se ponga en el lugar que debe estar. No hay disonancias, ni experimentaciones, incluso hay un apego fuerte a los cánones estéticos de los crooners, para quienes la voz es el instrumento principal. La palabra es la protagonista indiscutida del disco. Y es ahí donde entran los otros dos elementos que componen esta triada: ego y sátira, porque Misty que conoce sus fortalezas se ha dedicado ha crear una mitología alrededor del humor cortante, de las frases que en clave cómica diseccionan su propia carrera y los temas de actualidad, espectáculo y religión.

“Tillman solía escribir sobre lo que sabía; ahora es como si estuviera escribiendo sobre lo que acaba de aprender, corriendo para capturar una emoción recién nacida antes de que se convierta en basura autoconsciente”, resume el editor senior de Pitchfork, Jeremy D. Larson, en una crítica que califica el disco como el mejor lanzamiento de los últimos días.

Hombre de muchas caras

El músico ha contado en entrevistas a diversos medios que viene de una familia ultrarreligiosa y que en gran parte de su infancia la música estuvo vedada para él. Y esto se siente en este trabajo, esa religiosidad que filtra su ser, su visión de la sociedad y de la cultura. En el estribillo de Hangout at the Gallows, el tema que abre el disco, descaradamente pregunta: “¿Cuál es tu política? ¿Cuál tu religión?”, después de construir una serie de imágenes permeadas por la violencia de la modernidad y acompañadas por un crescendo pop que se llena con los sonidos rabiosos del piano hasta finalizar en un caos controlado que se acaba de golpe.

Tillman coquetea descaradamente con el folk y el country, pero es un confeso compositor pop. Ha colaborado con Beyoncé y Kid Cudi. Y esa es una cualidad explotada en este disco, las canciones se sostienen en la cuerda del pop y el soft rock y miran hacia el precipicio de la autosuficiencia y de letras que golpean con mucha fuerza, que dejan un sinsabor a pesar de quedarse grabadas en la mente.

Quien escucha los álbumes anteriores del músico notará que este disco viene cargado de una dosis de autoflagelación y de conmiseración, como se percibe en una canción como Mr. Tillman, primer sencillo del disco lanzado en febrero, o en Disappointing Diamonds Are the Rarest of Them All.

Otro lado que resalta en este trabajo es el video. En abril se lanzó la pieza que acompaña Mr. Tillman, dirigido por Jeff Desom y Carlos Lopez Estrada, de una factura sobresaliente y la grabación del disco que se puede ver en Youtube, The Making of God’s Favorite Customer, en el que se aprecia la grabación de algunas de los canciones del disco .

God’s Favorite Costumer es disco que mezcla la belleza y sátira y que demuestra la naturaleza irónica de Father John Misty, el alter ego del músico norteamericano Josh Tillman.

Powered by