cultura | Publicado el

Joaquín Sabina viene a negarlo todo a Medellín

ElColombiano
FOTO colprensa

El cantautor se resguarda del intenso invierno en su casa en Madrid. Dice que es un buen momento para dejar Europa. “Uno va huyendo del frío. Durante los meses de verano hago giras por España, y en invierno me voy por América Latina, donde siempre es un placer regresar”.

Sabina estará en pocos días en Colombia, esta vez para presentarse en Chamorro City Hall en Medellín, el 30 de enero. Promete un recorrido por su carrera musical, de largo aliento, y una buena parte de las canciones de Lo niego todo, su primer disco en estudio luego de más de siete años.

El 10 de marzo de 2017 estrenó su álbum, producido por Leiva, en el que colabora su amigo Benjamín Prado.

¿Cuántos años ha rejuvenecido en esta gira?

“Ya he perdido la cuenta. Llevamos más de 60 conciertos y tenemos otros 50 confirmados, que muchas veces se van sumando a más presentaciones en el camino. Me queda aún buena parte de América, pero no quiero hacer cuentas porque son demasiados, lo mejor es vivir una presentación a la vez”.

¿Existen diferencias en lo que siente de sus conciertos en España y los que hace en América Latina?

“Sí, también entre los países de América Latina, que es lo más estimulante, porque cada uno es muy distinto, con sus raíces. Un ejemplo es Colombia, porque en ningún país se habla tan hermosamente mi idioma como allí, y de todo eso voy aprendiendo un poco, disfrutando”.

¿Un público que se ha ido transformando?

“Tengo la sensación, que me parece milagrosa, pero yo desde el escenario veo a un público más joven. Cada vez que inicio un concierto tengo la impresión de que le canto a mis nietos y no sé bien por qué. Claro que tengo una teoría y es porque los muy jóvenes no encuentran dentro de la gente de su edad lo que yo encontré a su edad, que era a Bob Dylan, Leonard Cohen, The Beatles y Rolling Stones, por lo que existe un hueco, un vacío y no tienen más remedio que llenar con aquellos que somos bastante más viejos. pero que pretendemos seguir siendo fieles a nosotros mismos”.

Hace casi un año publicó Lo niego todo. Pasó muchos años sin grabar un disco...

“Es que la técnica de grabación se había complicado tanto con las nuevas tecnologías, que el grabar un disco se había convertido en una empresa mucho más industrial que musical, y a mí me interesa la música y casi nada la tecnología, por lo que no me animaba hacerlo, hasta que me lo pidió el cuerpo”.

¿Vuelve a trabajar con Benjamín Prado?

“Yo con mis músicos hago los discos y luego se vienen de gira conmigo, lo que genera una conexión con la música, en especial con las nuevas canciones, aunque como en todo matrimonio que lleva mucho tiempo se produce una especie de rutina que hay que romper de alguna manera. Mi manera de romperla es llamar a músicos más jóvenes o de otros géneros para intentar conectar con ellos, y en este disco la conexión fue automática y mágica, me dejó muy contento, sobre todo la colaboración de Leiva, porque a Benjamín lo conozco desde hace mucho tiempo”.

Experimenta con el reggae

“Me ha gustado mucho. Cuando tenía 22 años y estaba viviendo en Londres, el reggae empezaba a nacer en mi barrio, Portobelo Road, porque había una fuerte comunidad de Jamaica, quienes se juntaban en sus discotecas y se oía por todos lados, lo que me fascinaba. Siempre que he podido hacer una versión reggae de mis canciones lo he hecho, tanto en el escenario como en el disco”.

¿Qué tanto ha ido cambiando la nómina de músicos que lo suelen acompañar en sus giras?

“Existe un núcleo de cuatro o cinco músicos que casi nunca cambian, y otro tanto que van y vienen. Nos gusta buscar algo nuevo en cada gira, como ahora una bajista argentina maravillosa. Nuestro baterista no puede continuar la gira con nosotros, lo que en un principio fue un problema se convirtió en una oportunidad para integrar a un baterista con quien trabajamos hace unos buenos años”.

¿Su hija mayor dirigió uno de sus nuevos videos?

“Ella está empezando, acaba de rodar su primer largometraje y en el caso del video le di toda la confianza de lo que ella quería hacer, así que fue un salto al vacío, se lo encargué y me gustó mucho el resultado”.

Contexto de la Noticia

Dice que en las giras lo acompañan unos buenos libros y discos. ¿Para esta segunda parte ya escogió?

“Los elijo muy al azar. En vez de llevármelos desde España, me gusta comprarlos en cada país, tanto los libros como los discos que me aconsejan los amigos, que afortunadamente lo hacen muy bien, y así me acompaño de buenas lecturas y buena música”.

¿Cómplices que le ayudan a descubrir la ciudad?

“Sí, en Bogotá a veces coincido con Daniel Samper Pizano o Daniel, su hijo, que hacen parte de mis mejores amigos. En Medellín no sé si estará por ahí Juanes, pero también tengo a Claudia Gómez, quien fue mi novia hace 50 años en Londres, quien es una cantante maravillosa”.


Powered by