cultura | Publicado el

Barriga llena ¿mascotas contentas?


FOTO sstock

Anaís, una perra criolla de color negro y pecho blanco, era caprichosa para comer. No le gustaba el cuido más barato; malas noticias para el bolsillo de su dueña.

Otro caso es el de Samuel, un gato persa de dos años que rechazó comida sabor a trucha y salmón porque estaba acostumbrado a la que sabía a venado y salmón. Solo eso, las preferencias de las mascotas, son parte fundamental en su alimentación más no en su nutrición.

Para la doctora María Soledad González Domínguez, veterinaria con maestría en medicina interna, la palatabilidad (cualidad de un alimento de ser grato al paladar) es importante pero hay que controlar ese apetito antojadizo para no caer en uno de los problemas más graves de la salud en las mascotas hoy en día: la obesidad.

“La nutrición tiene una visión antropomórfica y el amor lo manifestamos entregando comida. Eso en Colombia es muy natural. Nuestros grandes problemas de pacientes obesos se dan por eso”, cuenta.

Educación ante todo

Que los dueños no nutran a sus mascotas por salir del paso sino con conocimiento es fundamental, “una salud óptima va relacionada con la nutrición adecuada”, dice la doctora Kate Knutson, presidenta de la Pet Nutrition Alliance en Estados Unidos.

Es importante la comunicación entre veterinario y dueño. “Es un problema de los veterinarios el que no explicamos bien cómo se deben alimentar las mascotas. Hay también mucha información de concentrados, de dietas, una avalancha de datos que no se filtran de manera adecuada. Los médicos debemos profundizar en la parte de nutrición clínica para asesorar de manera correcta a los propietarios”, precisa González.

Por otro lado, el veterinario Carlos Cifuentes, del Pet Food Institute recomienda que antes de decidir por su cuenta el concentrado que le va a dar a su mascota y cuántas veces al día lo hará, visite al médico para que detecte si tiene alguna condición especial. “Por ejemplo, uno no ve a simple vista si un perro o un gato es hipoglicémico y si es así debe alimentarse entre 6 y 8 veces al día en raciones pequeñas”.

A los perros no les puede dejar toda la comida del día en un tazón porque hay razas que son insaciables. “Los beagle, labradores y golden retriever no tienen nivel de saciedad, hay que medir bien la comida”, recomienda González.

Tenga en cuenta que los gatos son más nocturnos para comer y se alimentan en porciones pequeñas todo el dí.a. No tome a la ligera lo que pone en el hocico de su mascota

Los cambios en la alimentación de las mascotas se han dado desde hace 20 años. Hoy es vital una buena comunicación con el veterinario para nutrir como se debe al perro o al gato.

Contexto de la Noticia

Los hay para cachorros, adultos y perros y gatos geriátricos. De tantos sabores como etapas de crecimiento y de todos los precios. Húmedos y secos y también para mascotas con enfermedades específicas. La cantidad ideal depende de cada concentrado. La veterinaria Paola Acevedo recomienda leer muy bien la etiqueta y ante todo conocer el peso de su mascota para darle la cantidad adecuada cada día, también fijarse si es un perro activo, tener en cuenta la raza y en qué etapa, por su edad, está. Puede dividirla en dos o tres porciones al día. Si va a mezclar, que el seco sea mucho mayor que el húmedo, “Generalmente si agrega solo una cucharada de comida húmeda puede seguir con los mismos gramos de concentrado seco. No debe ser más de una cucharada en cada comida para que no aumente mucho la cantidad de grasa”, confirma Acevedo.

Son las iniciales de Biologically Appropriate Raw Food, (alimentos crudos biológicamente apropiados). Se puso de moda hace varios años y busca alimentar a los perros, gatos y otros animales domésticos con alimentos sin cocción como carne, pollo y vegetales como zanahoria, remolacha y espinaca, por ejemplo. Para González es una dieta cuya literatura científica indica que es inadecuada porque hoy en día los perros y gatos no son carnívoros obligados, son omnívoros. “Su dentadura y tracto digestivo ha evolucionado con los años por eso considero que no están hoy para comer dieta cruda”.

Natalia Gutiérrez alimenta a su Parson Rusell Terrier llamado Jazz con esta dieta: “mi experiencia ha sido positiva. Sabes de dónde provienen los ingredientes y cómo han sido manipulados porque una mala praxis puede terminar en un problema grave. En mi caso he sido yo quien siempre la he preparado y tengo que decirte que el tono muscular, la energía, el pelo y sobre todo la salud de Jazz son inmejorables”.


Powered by