Literatura | Publicado el

Sin fórmulas para que su libro sea un bestseller


El autor hizo parte de los invitados al Hay Festival de Cartagena. Sus novelas son para jóvenes, especialmente. FOTO cortesía planeta

Marc Levy se convirtió en escritor casi sin querer: a los 39 quiso hacer un libro para su hijo y este se convirtió en un bestseller. Su ópera prima se tradució a 38 idiomas y fue llevada al cine con Reese Witherspoon y Mark Ruffalo como protagonistas. Después de eso no paró de escribir y ya ha publicado quince títulos que han vendido más de veinte millones de ejemplares en todo el mundo.

No tiene fórmula, dice.

¿Piensa en sus jóvenes lectores cuando escribe?

“Pienso mucho. Puede sonar un poco extraño, pero tengo la impresión de todavía pertenecer a ese grupo. El cuerpo envejece, pero en el interior puede que no envejezcamos tanto, yo siento que todavía tengo treinta años y mi oficio me lo permite. Sí, no tengo tanto pelo como antes, pero no envejezco por dentro”.

¿Se les menosprecia?

“No, hay muchas generalidades cuando hablamos de la juventud, pero no hay un solo tipo de jóvenes, hay muchos, depende de su condición social, de la sociedad en la que viven. La juventud turca no tiene los mismos problemas que la colombiana, y esta no tiene los mismos conflictos de la parisina. Es cierto que hay un consumismo que es común, que viene de antes. En los años 70 los jóvenes quería tener discos y goma de mascar, hoy quieren estar en Snapchat y tener los últimos zapatos.

Eso es consumismo, pero lo que es interesante es encontrar cuáles son las exploraciones comunes de la juventud, saber cómo los gobiernos de los diferentes países trabajan sus problemática, por ejemplo, las políticas de Erdogan en Turquía están tratando de que la juventud se vuelva nacionalista, lo mismo que quiere hacer Trump en Estados Unidos. Eso es una cosa extremadamente perversa, tratan de construir un muro que los aísle, esa es la necesidad de un dictador. Si no puedes ver lo que pasa al exterior, no sabes lo que te falta, ¿por qué crees que en China está prohibido el acceso a internet libremente?

Así que la pregunta interesante sobre la juventud es si serán capaces de desmontar ese sistema, de liberarse de la corrupción política, de las oligarquías que hay en el mundo, si serán capaces de reabrir las fronteras que se cierran. Hoy la oligarquía se ha enriquecido con la globalización, pero se darán cuenta de que controlar el pueblo por millones es muy complicado. Ahora quieren continuar acaparando el dinero del pueblo, ¿será que la juventud logrará sobrepasarlo? Espero que sí”.

¿Qué piensa de los escritores que desprecian los best-sellers?

“Que quisieran escribir uno. Es ridículo porque, ¿qué quiere decir que un libro sea bestseller? Que es leído por mucha gente. Un escritor que critica eso es porque jamás lo va a lograr. Los escritores que no tienen la oportunidad de escribir comparan con los blockbusters del cine, que no tiene nada que ver. Estas son cintas espectaculares, tienen mucho dinero y pueden invertir en efectos especiales para hacer un gran show, pero en una novela es imposible hacer eso porque yo puedo decir que tres mil caballos atravesaron una plaza y cuesta lo mismo que si yo hiciera atravesar la plaza a un tipo en bicicleta, no se puede hacer como un blockbuster.

Por ejemplo, Harry Potter de J.K. Rowling, nadie pensó lo que iba a lograr esa historia. Quienes dicen que ella utilizó un formato para lograr que Harry Potter fuera un éxito mundial son personas que no saben nada de literatura o está muy celoso. Es así, no hay una receta. Sin embargo, lo que conmueve de Harry Potter no son los trucos de magia, son los sentimientos de los personajes. A mí lo que me interesa es el ser humano, los sentimientos”.

Contexto de la Noticia

¿Tiene miedo de perder el éxito?

“Me da más miedo perder la inspiración, porque lo que importa es todo lo que sentimos cuando trabajamos. La vida de un escritor no es como la de un actor, que se sube a un escenario y actúa para un público, si este no ama su trabajo lo ve inmediatamente. El escritor tiene un desapego con la obra. Cuando usted lee mi libro, no puedo estar en su casa viendo cómo lo hace. Lo importante es sentirnos honestos con el trabajo que hacemos, además sabemos que un libro nos puede gustar en un momento y disgustar en otro, o nos gusta una parte y luego otra no, pero lo que realmente me da miedo es no tener historias para contar”.


Powered by