cultura | Publicado el

Esas noticias que alimentan la ficción

ElColombiano
Mario Duque es editor en EL COLOMBIANO y magíster en Escrituras Creativas de Eafit. FOTO Emanuel zerbos

¿Quién sabe lo que estaban hablando unos ladrones de pelo gris en el momento de su captura? La historia no la sabremos, pero nos queda la ficción, la que nos proponen los nueve relatos que componen Pudo ser así, el libro de Mario Alberto Duque Cardozo, periodista de EL COLOMBIANO.

96 páginas en las que se aventura a especular a partir de noticias reales, curiosas unas, descabelladas otras, pero reales. Mario hace una investigación detallada y escribe con tino. Es una apuesta por la narración corta.

¿Por qué optó por el cuento? ¿Qué ventajas tiene para usted sobre otros géneros?

“Joaquín Sabina, en un concierto de hace un par de años aquí en Medellín, cuando la gente le empezó a pedir canciones, se acercó el micrófono y dijo: “Del repertorio, yo sé lo que me conviene cantar”. Bueno, es algo así: el cuento se ajustaba más a aquello que quería contar. Hay historias allí que podrían ser más ambiciosas, pero solo quise detenerme en algunos momentos. Si lo miras bien, el tiempo que transcurre en cada cuento es corto. Y, además, me sentí más en confianza con este que con otro género, como si me hubiera estado entrenando para esos relatos cortos desde hace tiempo. Pero también, como dice Miguelito, el amigo de Mafalda, ‘los que conocemos nuestras propias limitaciones...’”.

¿Cómo es el proceso detrás de cada cuento?

“Los cuentos son fruto de un interés particular, y también de un ejercicio académico de la maestría en Escrituras Creativas de la Universidad Eafit, por lo tanto son también una posibilidad de explorar. Que allí haya más diálogos, que este apele a la segunda persona, que aquel parezca una entrevista, que este otro lo narre un niño, que otro sea una carta...

Estos relatos, en su mayoría, parten de hechos noticiosos, así que hice un rastreo de aquellos eventos que me parecieron interesantes de volver cuentos. Es cierto que había una pelea de boxeo en el Medellín de 1948, es cierto que por aquellos días el Circo Nelson se presentaba en la ciudad, es real que un tigre se fugó de una reserva en Coyuca de Benítez ¿Dónde las publicaban, qué seguimiento les hicieron, hablaron los protagonistas? Iba juntando detalles. De algunas había más información, de otras solo había un video repetido en todos los portales. Me preocupa la verosimilitud, así que también busqué más detalles para lograrlos. ¿Cómo luce ese bar de Londres que cuento? ¿Cómo es la vegetación en esa zona de México que recorrió el tigre? Nunca encontré qué es o que hacía exactamente un akimoto”.

Hay en el libro una preferencia por las noticias menores, esas que no ocupan los grandes titulares ni las primeras planas. ¿Por qué?

“Estamos acostumbrados a noticias rimbombantes. El periodismo no se encarga de los millones de aviones que aterrizan sin problemas cada día, le interesan los pocos que se caen. Así que encontrarse con esas noticias, entre asombrosas y medio increíbles, me gusta. Y son más de las que uno cree, guardé muchas, incluso una denuncia contra un loro de Cádiz porque silbaba el himno de Barcelona, un masajista de un equipo de fútbol que se metió a la cancha para evitar que le hicieran gol a su club, un cartero que se atesoró 19.000 cartas en su casa. ¡19.000!, la gran culebra pitón que sirvió de cena a todo un pueblo de Sumatra cuando falló en su intento de comerse a un tipo...

La realidad supera la ficción permanentemente en cualquier rincón del mundo y a veces hay un periodista que lo informa, pero en la marabunta de información que hay, queda relegada a la nada. Volverlas un cuento es darles una segunda posibilidad.

Otras no fueron tan pequeñas, pero pasaron desapercibidas en la agenda noticiosa nacional, como la de aquellos ladrones británicos de la tercera edad, que en Europa sí mojaron prensa, pero que aquí ni siquiera clasificaron para salir en el segmento de video de cámara de seguridad que tienen todos los noticieros. Aunque, para ser sinceros: ¿a quién en Colombia puede importarle la fuga del tigre Ankor de aquel zoológico mexicano?”

¿Cuál es la intención con el título Pudo ser así?

“Que se sepa que siempre hay incertidumbre, duda, azar. Que aquello que sabemos puede no ser como creemos que lo sabemos, o que incluso aquello que sí sabemos puede tener otros matices. Es cierto que Burlero corneó a Yiyo, pero lo qué pensó el torero es algo que pudo ser como yo lo cuento. O puede que no. Es como cuando uno mira una foto y se queda pensando en aquello que no quedó en la toma o qué estarían haciendo los fotografiados antes de que los capturaran en una imagen. Los cuentos son una posibilidad, una de tantas, de lo que pudo haber pasado”.

La obra está dividida en dos partes, la segunda es sobre el 9 de abril de 1948...

“Los hechos que siguieron a la muerte de Gaitán están muy bien documentados en el caso de Bogotá. En Medellín y en otras ciudades, aunque hubo sublevación, fue menor y no despertó tanto interés. Hay algunas recreaciones periodísticas de lo ocurrido ese día, cuando llegan los aniversarios del asesinato de Gaitán y ahí hay conatos de historias, destellos, pero insuficientes. Lo más interesante lo encontré en los periódicos de los días previos y los posteriores. Hay material para armar el asunto: en la publicidad, en la programación de las emisoras, en la cartelera de cine. En algunos casos fue como seguir una pista que llevaba a otras historias, como las artesanías precolombinas con las que Leocadio María Arango, al parecer, tumbó a unos investigadores europeos. Fue entretenido sumergirse en fotos de la época, irse a vivir al Medellín de esos días para poder armar el espacio donde se moverían estos personajes y que fuera verosímil, que quienes lo lean sientan que eso que está allí sucede, efectivamente, en esa otra ciudad de hace tiempo”.

Contexto de la Noticia

La presentación será mañana martes a las 7:00 p.m. en la Casa Museo Otraparte, conversan el autor y Beatriz Mesa Mejía, editora de Generación.

El volumen de cuentos, publicado por Frailejón Editores, hace parte de la colección Múcura y reúne nueve historias cortas en una edición bien cuidada, encuadernada a mano e ilustrada por Don Repollo.


Powered by