cultura | Publicado el

Antioqueños que viven en la poesía


Darío Jaramillo - Elkin Restrepo - Jaime Jaramillo - Lucía Estrada - Piedad Bonnet

Se acerca el Festival Internacional de Poesía de Medellín. Es momento de agitar el ambiente de las palabras, los sentimientos, las ideas y las imágenes verbales, deteniendo la mirada en algunos creadores locales.

A pesar de que muchos poetas han muerto, su poesía vigorosa los mantiene vivos. Y su voz se oye con fuerza en cualquier época. No obstante, sin metáforas, este espacio alude ahora a autores antioqueños a quienes el corazón les late todavía.

Cuando se le pregunta a la escritora Claudia Ivonne Giraldo, escritora y directora de la Editorial Eafit, por los mejores bardos antioqueños vivos, ella primero hace un paréntesis para contar que el más grande de los últimos tiempos ya está muerto: José Manuel Arango. Luego sigue la corriente y habla de los que aún van por el mundo riendo y sufriendo, y menciona tres nombres, para ella fundamentales: Jaime Jaramillo Escobar, Elkin Restrepo y Piedad Bonnnett.

Del primero dice que su obra es deslumbrante, desde los primeros versos, a bordo del Nadaísmo, hasta los actuales, que deja caer muy lentamente, “como en un streap tease de poesía”; del segundo, que posee una voz muy personal, un estilo bello y un trabajo consistente de varias décadas. “Y hay otra voz maravillosa: la de Piedad Bonnett, dueña de gran vigor”.

El escritor Juan Gustavo Cobo Borda coincide con Claudia Ivonne en dos cosas. Una, que no resiste la tentación de mencionar a dos poetas que habitan el silencio hace tiempos: Porfirio Barba Jacob y León de Greiff. La otra, que entre los dos que aún respiran, nombra a dos de los de ella: Jaime Jaramillo Escobar y Elkin Restrepo.

Cuenta que el primero se nutrió en los Evangelios apócrifos y en la poesía de Walt Whitman. “Posee un tono agudamente personal y burlesco”. Cobo Borda habla de su escritura como de piezas de oratoria y proverbios en los que anidan “el miedo, la violencia, los espacios un poco telúricos de los extramuros del país”. Obras que hacen referencia a situaciones límite, encontrando la forma de incorporar la ironía del lenguaje oral.

De Elkin cree que sabotea los modales y las costumbres en poemas y cuentos. Y que en sus obras más recientes consigue recrear los mundos griego y egipcio y, al mismo tiempo, mantener la línea de su pensamiento y expresión.

Dos estudiosos de la poesía y, además, poetas, Gabriel Jaime Franco y Óscar Jairo González, no coinciden entre sí y tampoco con los dos comentaristas anteriores.

Gabriel Jaime, uno de los organizadores del Festival de Poesía, destaca a Fernando Rendón, porque su poesía tiene una línea clara y son definidas sus obsesiones; a Javier Arango, por la economía verbal y porque la sustancia de sus obras es la vida cotidiana, y a Carlos Vásquez, porque posee “una voz muy personal y una obra consistente”. Destaca que los libros de este poeta varían de uno a otro, aunque sus temas son persistentes.

Y Óscar dirige su atención hacia Raúl Henao, especialmente en su libro El partido del diablo; Carlos Bedoya, en Pequeña reina de espadas, y Lucía Estrada, en Maiastra.

Siente una inmensa fascinación crítica por sus obras, motivada por su poder de delirio condensado y por su invocación surrealista.

Darío Jaramillo Agudelo valora el olvido
Santa Rosa de Osos, 1947. Obras: Cuadernos de música, Gatos, Poemas de amor, Cantar por cantar y Del amor, del olvido, entre otros.

Gatos
Casi todos los gatos

son gatos.

Pero existen gatos que no son gatos.

Que los hay los hay:

se sabe de brujas que se meten entre un gato

y nadie cuenta de gatos convertidos en bruja.

Puede ocurrir que un gato sea tan indolente

que deje de ser gato sin volverse nada distinto,

solo un gato tan perezoso

que le da pereza ser gato.

Elkin Restrepo ironiza los modales
Medellín, 1942. Obras: Bla, bla, bla; La sombra de otros lugares; Memoria del mundo; La dádiva; Sueños; El torso de Venus, etc.

Óbolo
Ni solo, ni huérfano, ni desamparado,

puedo sentirme.

No puedo decir que algo me falta/ o me sume en la derrota./ Tampoco llamar a la tristeza/ para que haga los oficios de la casa.

Ni puedo alegar razones

porque el mundo no es como lo creo./ No, no puedo, con tanta queja,/ convertirme en el ciego/ que palpa y maldice

la moneda de oro que se le entrega.

Jaime Jaramillo, se desnuda de poesía
Pueblorrico, 1932. Obras: Poemas de la ofensa, Sombrero de ahogado, Poemas de tierra caliente Extracto de poesía, etc.

Apólogo del paraíso
Eva, transformada en serpiente, ofreció a Adán una manzana.

Fueron arrojados del Paraíso, pero ellos llevaron semillas consigo,

y Adán y Eva encontraron otra tierra y plantaron allí las semillas de paraíso.

Podemos hacer siempre el paraíso alrededor nuestro donde quiera que nos encontremos.

Para eso solo se requiere estar desnudos.

Lucía Estrada, el poder del delirio
Medellín, 1980. Obras: Noche Líquida, Las Hijas del Espino, Fuegos Nocturnos, Maiastra, El Ojo de Circe, El Círculo de la Memoria, entre otros.

Éxodo
Aquello que no ha sido tuyo, la palabra que pudo ser y escapó del poema, la mirada vuelta hacia el muro que te separa de la otra orilla, el gesto efímero, las visiones suspendidas en el vacío bajo un sol de mercurio, es lo que ahora llevas contigo en la huída: tu equipaje.

Tras la nube de fuego, en el polvo, volverás a tu centro.

Piedad Bonnett,una voz vigoroza
Amalfi, 1951. Obras: De círculo y ceniza, Nadie en casa, El hilo de los días, Ese animal triste, Todos los amantes son guerreros, Las herencias, etc.

Soledades (Fragmento)
Exacto y cotidiano

el cielo se derrama como un oscuro vino, / se agazapa a dormir en los zaguanes, endurece los patios, los postigos, / enciende las pupilas de los gatos. / En las mezquinas calles minuciosos golpean los pasos de la frágil solterona / que sabe que no hay luz en su ventana.

En el aire hay olor a col hervida / y detrás de la ropa que aporrea la piedra/ un canto de mujer abre la noche.

Otros poetas antioqueños
Darío Jaramillo Agudelo
Eduardo Escobar
Olga Elena Mattei
Helí Ramírez
Pedro Arturo Estrada
Juan Manuel Roca
Víctor Gaviria
Gloria Posada
Darío Ruiz Gómez
Carlos Jaramillo
Felipe Posada
Felipe López
Catalina González Restrepo
Yenny León
Pablo Montoya
Lucía Donadío

Antioquia ha sido tierra de poetas. Saltan a la mente algunos muertos como José Manuel Arango, pero esta vez preguntamos por los vivos. Cuatro expertos recordaron a estos cinco.

Contexto de la Noticia

30% Jaime Jaramillo

29% Piedad Bonnett

9% Lucía Estrada

32% Darío Jaramillo

*Preguntamos a los usuarios de EL COLOMBIANO. Respuestas en 5 horas.
167 votos


Powered by