Cultura | Publicado el

El eco de la violencia en el nuevo libro de Jorge Franco

ElColombiano
El autor antioqueño retoma el tema del impacto del narcotráfico y la violencia, pero le otorga un nuevo punto de vista en El Cielo a Tiros. FOTO Cortesía Daniel Salguero.

Dicta la doctrina cristiana que cuando mueren los buenos, van al cielo. Naturalmente, cuando mueren los malos, van al infierno. Pero hay otros tantos, muchos, que no se identifican con lo uno ni con lo otro. Unos que pudieron haber sido buenos, pero que cargan una herencia tan nefasta de maldad que hasta su paso por la vida resulta ser una especie de purgatorio, de karma.

El escritor colombiano Jorge Franco, ganador del Premio Alfaguara de Novela en 2014 por El mundo de afuera, decidió retratar en las páginas de su nuevo libro, El Cielo a Tiros, ese limbo que ha dejado el narcotráfico en ciudades como Medellín.

Esa ficción narra la historia de Larry, un joven paisa que creció con un lastre particular: el de ser hijo de un narcotraficante que trabajó para Pablo Escobar. Él no es un villano, pero su padre fue uno de los peores: hizo parte de ese golpe violento y transgresor que asestaron el dinero fácil, la codicia y las ganas de poder.

Así es como el protagonista crece rodeado de lujos en una de las épocas más peligrosas de Colombia y se enfrenta a ser parte de esa atmósfera de victimarios sin haberlo sido. Es el beneficiario de una anti-cultura, pero procura ocultarla para no revelar los vergonzosos actos de sus antecesores.

Regresar a un tema duro

Han pasado casi dos décadas desde que el autor se metió de lleno a escribir sobre el narcotráfico con Rosario Tijeras (1999). Hubo alusiones al tema en obras posteriores, pero de manera tangencial.

Decidió retomarlo, no por seguir hundiendo el dedo en la llaga, sino porque ha notado que muchas personas se han quedado enquistadas en el legado del narcotráfico desde su proceder, aún después de tanto tiempo.

“Yo sentía que no solamente Medellín, sino toda la sociedad colombiana seguía en una dualidad, siempre con un pie en lo legal y otro en lo ilegal. No solo con el narcotráfico, sino hasta en lo más cotidiano”, dice Franco.

Hubo varias formas de aproximarse a la creación de Larry. “Una tenía que ver mucho con la memoria. Cuando yo vivía en Medellín a finales de los setenta era fácil encontrarse a estos personajes y de todas maneras, yo los veía y percibía que estaban cargando con una historia que ellos no habían elegido vivir”, recuerda el escritor paisa. “La situación era muy compleja en ese momento y yo sentía que estas personas estaban de alguna manera en una especie de limbo, puesto que muchas de ellas no querían llevar la vida delictiva de sus papás, pero tampoco eran abiertamente aceptados en la sociedad”.

Este libro está lleno de ruidos, tiros, gritos, reguetón y mucha pólvora, pues empieza un 30 de noviembre durante la alborada en Medellín. Pero la narrativa permite encontrar momentos de silencio, se adentra en la cabeza conflictuada de quien no está en ninguno de los dos panoramas por completo: ni cielo ni infierno. De hecho, ni siquiera tiene una identidad propia .

El nuevo libro de Jorge Franco, El Cielo a Tiros, expone la dualidad de un pueblo enfrascado entre superar el pasado, pasar la página, o continuar un legado tras el paso del narcotráfico.

Contexto de la Noticia

A Jorge Franco le preocupó ver a una nueva generación que no vivió la época más compleja del narcotráfico y cómo ese desconocimiento ha permitido que la historia se tuerza y haya apologías a esos personajes.

Es el caso, y da el ejemplo, de personas que se toman selfies en la calle, como si se tratara de una celebridad, con individuos como Jhon Jairo Velásquez (también conocido como Popeye), quien otrora fue uno de los sicarios de Escobar. Según Franco, “ahí es cuando sabemos que algo quedó mal en todo esto de la memoria y el aprendizaje de la experiencia”.


Powered by