cultura | Publicado el

El concierto sinfónico que no se puede perder este sábado


Iberacademy tiene 125 músicos. Su proyecto es que 100 sean becados. FOTO Juan A. Sánchez

Con apenas 24 años, el compositor Gustav Mahler escribió su primera sinfonía. La concibió como un poema de cinco movimientos, algo inusual, pues este tipo de obras habían tenido clásicamente cuatro.

La hizo así y al público no le gustó. Al rechazarla, él la modificó. Años después le quitó un movimiento y ahora Titán, como la nombró en el comienzo, es de sus piezas más representativas.

Muchos de los músicos que la interpretarán esta tarde tienen menos años de los que tenía Mahler cuando se arriesgó a escribir esta gran pieza. Ellos se retaron a tocarla, es la primera vez que Iberacademy, la Academia Filarmónica Iberoamericana, incluye en uno de sus repertorios algo del músico checo, cuya tumba en Viena es sitio de peregrinación obligada quienes visitan la ciudad musical.

Nunca habían tocado a Mahler, no porque sea difícil, dice el maestro Alejandro Posada, quien dirigirá el concierto, sino porque es “un lenguaje bastante especial, contemporáneo, distinto al clásico, el que hace por ejemplo Joseph Haydn”.

Interpretar a Mahler, según el maestro, es tan retador como hacer un buen concierto de Mozart, pero las obras del checo, dice Posada citando al compositor y director Leonard Bernstein, “se llevan a la exageración”, demandan la concentración segundo a segundo de todos los músicos, porque mediante ellas se transmite lo que Mahler sentía día a día, su felicidad y su tristeza.

Para Titán se necesita mucha gente, precisa el director. Por esa razón, en esta pieza en particular, estarán no solo los jóvenes músicos de la ciudad, también algunos de Cuba, Venezuela, Bolivia, Perú y otras ciudades de Colombia como Popayán y Manizales. Esa es la razón por la que se llama Iberacademy.

A Christine Rhomberg, directora de la Fundación Hilti, institución que creó y apoya este proyecto, le parece que es importantísimo acompañar a estos jóvenes en su idea de ser músicos profesionales, una labor que no solo están realizando en Colombia, sino también en Perú y en Bolivia, entre otros.

En Antioquia ya están desarrollando iniciativas. En el municipio de El Bagre, cinco jóvenes, cuenta Christine, ya decidieron ser músicos, tal vez se pongan el reto de tocar Mahler y llegar a hacerlo como los músicos que lo interpretarán hoy.

Como dice el director, la orquesta es el resultado del desarrollo individual de cada una de las personas que la compone.

* Iberacademy dará un concierto gratuito este sábado a las 6:00 p.m. en el colegio Alemán. Además estará la maestra Blanca Uribe.

Contexto de la Noticia

La primera vez que Andrés Mejía tocó su chelo en Titán fue a los 18 años, esa vez Iberacademy se llamaba Academia Filarmónica y acompañó a la Filarmónica de Medellín en el concierto. Hoy tiene 22 y repite ese que fue su primera presentación cuando ingresó a la Academia Filarmónica Iberoamericana; en este, cuenta Andrés, pondrá en práctica cada detalle que el maestro Alejandro Posada les ha enseñado sobre la interpretación de esos detalles de la partitura.


Powered by