Cultura | Publicado el

Guillermo Arriaga, de las pantallas a la literatura


Guillermo Arriaga estuvo en Medellín y en Cartagena como uno de los invitados al Hay Festival. Conversó de su más reciente libro, El salvaje. FOTO manuel saldarriaga.

Juan Guillermo y Amaruq están en distintas dimensiones, alejados. Solo tienen en común su convivencia con los lobos. El primero es un joven de Ciudad de México que quiere vengar la muerte de sus padres y tiene uno de estos animales como mascota, y el segundo es un aborigen que está obsesionado con cazar uno.

Son los protagonistas de El salvaje, en la que Guillermo Arriaga se aventura a experimentar con el tiempo y el espacio. El escritor detrás de las películas Amores Perros, 21 gramos y Babel, dirigidas por Alejandro González Iñárritu, ahora está más interesado en las novelas en general y en El salvaje en específico, obra que lanzó el año pasado y de la que habló en sus intervenciones en el Hay Festival. Sin embargo, no descarta un nuevo proyecto audiovisual.

Según Arriaga, no hace planes para elaborar sus intrincadas historias y su proceso de escritura es natural.

“No hay claves para una buena historia, lo que tiene que haber de parte del escritor es un compromiso genuino con lo que estás contando, honestidad”, comentó en entrevista con EL COLOMBIANO.

El futuro

A pesar de que la industria y los consumidores parecen estar más interesados en los productos audiovisuales en la actualidad, para los que Arriaga tiene un talento especial, él ha preferido volver al libro. “Tiene una permanencia que no tiene lo audiovisual, y un ritmo diferente. El del libro lo determina la lectura, mientras que en lo audiovisual te lo marcan. Para mí lo importante es que ese diálogo que tienes silencioso con el lector sea profundo”, comentó.

Sin embargo, no descarta volver a las pantallas, esta vez en formato serial. El escritor confirmó que ha estado en conversaciones con productores norteamericanos para un proyecto de este tipo, aunque no se declara un seguidor del formato. “Solo me he visto Breaking Bad, Narcos y Dr. House. El trabajo del director colombiano Andy Baiz en Narcos me pareció muy bueno”.

Sus historias seguirán siendo políticas y contemporáneas, así incomoden en los EE. UU., de quienes prefiere no hablar.

“Son temas que han estado en mí desde muy chico. García Márquez dijo que se tardó 24 años en escribir Cien Años de Soledad, cuando lo escuché pensé que estaba “mamando gallo”, pero ya entendí porqué, y es que uno le está dando vueltas y vueltas a las historias hasta que de pronto empiezan a madurar y te sientas a escribirlas”.

Contexto de la Noticia

Aunque pasamos la vida huyéndole al dolor, este es vital para la supervivencia. “Es un mecanismo de defensa y quienes no lo sienten mueren rápidamente”, dijo el neurólogo español Jordi Montero, el miércoles en Parque Explora, como parte del Hay. El doctor visitó Medellín para hablar de su libro Permiso para quejarse. Sin matices, el especialista en neurología y neurofiosiología dice que “el dolor crónico no se cura, no nos engañemos”. Sin embargo, sí deja una esperanza, “pueden mejorar su calidad de vida dejando el dolor aparte, no dándole importancia, ocupándose”. En su libro Montero asegura que es necesario adentrarse en las profundidades del cerebro humano para interrogarse sobre el papel de la cultura a la hora de escuchar al cuerpo. Cree que es importante prestar atención a los sentimientos, relacionados con la percepción. “Somos seres emocionales, habitados por la sensibilidad (...) fisiológicamente conectados con las experiencias”, le dijo Montero a su interlocutor, el escritor Juan Manuel Robles. Sobre las emociones aconsejó redefinirlas, “estas son el centro del sapiens, elegimos todo con instinto emocional”.

En su libro aborda historias de pacientes con dolores crónicos y así mismo deja entrever la metodología que ha usado con ellos al desentrañar sus emociones para encontrar una cura. Según el autor, detrás del dolor crónico hay emociones esculpidas por la cultura”.


Powered by