Cine | Publicado el

Si recuerda a Óscar Isaac en Star Wars, sígalo en esta otra película


Oscar Isaac es guatemalteco y participó en la cinta Star Wars: el último Jedi en el papel de Poe Dameron. FOTO Cortesía Lucas Film/ Jonathan Olley

El actor guatemalteco Óscar Isaac, que estrena el día 23 de febrero en Estados Unidos la cinta de ciencia ficción Aniquilación, su segunda película junto al director y guionista Alex Garland, dijo a Efe que quiere “trabajar siempre” con el cineasta británico, incluso aunque escriba “basura”.

Me gustaría que formáramos una de esas grandes parejas artísticas del cine”, confesó Garland, quien ya dirigió a Isaac en su ópera prima, Ex Machina (2014), ganadora del Óscar a los mejores efectos visuales. “Siempre trabajaré con él si así lo desea. No hay nadie mejor”, señaló el realizador londinense.

Isaac, ganador del Globo de Oro al mejor actor en una miniserie o película para televisión por Show Me a Hero (2015), replicó que “siempre” quiere trabajar con Garland.

“Las ganas de colaborar juntos siempre estarán ahí. Comprobar su visión sobre el proyecto es lo segundo, pero aunque escriba una basura absoluta también lo haría. El motivo es que la manera que tenemos de trabajar es la que siempre soñé. Es la razón por la que quise ser actor”, manifestó el intérprete.

“Cuando te vas haciendo mayor, se va haciendo más complicado entregar tu tiempo a un proyecto. Pero cuando confías de esta manera en alguien y crees en esa forma de trabajar, no hay dudas”, indicó Isaac, que completó su participación en el filme mientras rodaba, al mismo tiempo, Star Wars: El último Jedi”.

“Alex podía haber usado a otro actor que estuviera disponible en cualquier momento y no lo hizo. Rodé mis escenas en nueve días, encontrando huecos para mí”, señaló el actor.

La clave para Garland fue el apoyo que recibió por parte de Rian Johnson y Ram Bergman, director y productor de la entrega galáctica.

“Proceden de la escena independiente y nos ayudaron enormemente cuando no tenían por qué hacerlo. Sé que muchas otras producciones no habrían accedido”, reconoció el director.

En Aniquilación, una cinta basada en la novela del escritor Jeff VanderMeer, la bióloga y exsoldado Lena (Interpretada por Natalie Portman) se une a una misión para descubrir qué le ocurrió a su marido (Isaac) en la denominada Area X, una zona afectada por un misterioso fenómeno atmosférico que se expande por la costa estadounidense.

Una vez dentro, el grupo descubre un mundo alucinógeno y etéreo, repleto de paisajes y criaturas que han mutado genéticamente.

Garland, en su primera película de estudio, calificó la experiencia como “un rodaje guerrillero” debido a la velocidad con la que debía completar cada escena si no quería sobrepasar el calendario previsto.

Por esa razón, considera que Aniquilación, que costó unos 55 millones de dólares, fue una producción “más eficiente” que Ex Machina, que costó 15 millones, debido a la asignación de recursos.

El reparto del filme, mayoritariamente femenino, lo completan Jennifer Jason Leigh, Tessa Thompson, Gina Rodríguez y Tuva Novotny.

No es habitual ver una película de un gran estudio (Paramount Pictures en este caso) con dos actores hispanos como protagonistas, tal y como ha recordado recientemente la Coalición Nacional de Medios Hispanos (NHMC), que viene criticando la falta de representación de los latinos en el cine estadounidense.

“Vivo y trabajo en Inglaterra, así que no estoy al corriente de la conversación en torno a las mujeres y los latinos en el cine estadounidense”, dijo Garland, casado desde hace 20 años con Paloma Baeza, de origen mexicano.

“Puede que eso me incluya, pero tener a Óscar y a Gina en la película no fue una decisión política. Son los actores más adecuados para sus papeles”, afirmó el realizador”.

Para Isaac, el hecho de que el filme cuente con dos latinos “es significativo”.

Estamos yendo en la dirección adecuada, pero es así porque significa que hay actores hispanos con calidad. Fuimos elegidos no por representar a una etnia, sino por nuestras capacidades interpretativas y de transformación”, declaró.

La película, que únicamente se verá en cines de Estados Unidos, Canadá y China, estará disponible en el resto del mundo a través de Netflix tras un acuerdo muy particular alcanzado por Paramount y la plataforma.

“Esta cinta fue hecha para una pantalla grande. Rodar para televisión es completamente diferente. No tengo ningún problema con la pequeña pantalla. De hecho, me encanta y hay material buenísimo, pero esta película en concreto no fue hecha para televisión”, sostuvo Garland, con tono indignado.

“Habría estado bien saberlo antes”, concluyó.


Powered by