cultura | Publicado el

La esposa de Polanski rechaza entrar a la Academia


El director francopolaco, de 84 años, lleva cuatro décadas prófugo de la justicia estadounidense por haber mantenido relaciones sexuales en 1977 con una joven de 13 años, Samantha Geimer. Foto: Wikipedia

De una “hipocresía insoportable” ha calificado la actriz francesa Emmanuelle Seigner la propuesta que le ha hecho la Academia de las Ciencias y de las Artes Cinematográficas de Hollywood para ser uno de sus miembros apenas dos meses después de la expulsión de su marido, el director Roman Polanski.

“Esta propuesta injuriosa es la gota que colma el vaso de mi relativa discreción”, denuncia Seigner en un artículo que hoy publica Le Journal du Dimanche.

La Academia de Hollywood, que afirma que con la invitación a la actriz se da paso a más mujeres, lo que a ella le parece bien, hace apenas unas semanas “ha puesto en la puerta a mi marido, Roman Polanski, para estar a la altura de los tiempos”, asegura.

Seigner hacía así alusión a la polémica por el controvertido caso del presunto abuso y violación de una menor de 13 años que arrastra desde hace más de cuatro décadas y por otras acusaciones de agresiones sexuales a mujeres.

La artista reitera que fue la academia que ahora lo ha expulsado la que le premió por su película El pianista con el Oscar al mejor director en 2003: “¡Curiosa amnesia!”, resalta.

“Me insultan cuando dicen que pretenden proteger a las mujeres”, escribe Seigner, esposa de Polanski desde 1989 y madre de sus hijos, quien avanza que no va a callarse más.

Primero porque “ha sido siempre un padre de familia y un marido excepcional”, en contra de lo que se cuenta sobre él, y porque ella más que nadie sabe que “lamenta” lo que pasó en 1977 con la actriz Samantha Geimer, entonces menor.

Eso le valió estar encarcelado en aquel momento durante 42 días en California (EEUU) y dos meses en detención en Suiza en 2009, en virtud de un mandato de arresto de Estados Unidos, que le sigue considerando desde entonces un fugitivo.

Pero también porque afirma que la prensa ha publicado “infamias” y “testimonios falsos” de mujeres que dicen haber sido violadas, “pero no lo denuncian nunca”.

“Tengo la impresión –se queja– de que, desde los nazis en su niñez hasta estos últimos años, se ha condenado a Roman a huir de forma perpetua sin la menor voluntad, por una parte de los medios, de examinar su vida con mirada clara”.

Insiste en que el director “no es para nada esa caricatura machista síntoma del mal que mina el cine” y recalca que no va a abandonarlo.

Recuerda que él ha creado “personajes femeninos inolvidables” que han interpretado actrices como Sharon Tate, Catherine Deneuve, Mia Farrow, Faye Dunaway, Nastassja Kinski o Sigourney Weaver.

“¿Lo echan como a un apestado y unos académicos invisibles se creen que yo puedo ‘subir las escaleras de la gloria’ dándole la espalda? Hipocresía insoportable”, manifiesta Seigner.


Powered by