Cine | Publicado el

Cine que llega a lugares recónditos


FOTO cortesía ambulante

Al sur del Golfo de Morrosquillo, Caribe colombiano, se encuentra una isla de casi 3.000 habitantes. Aún la comunidad no cuenta con servicios regulares de luz, gas o agua. Sin embargo, cada año en este rincón del país se cuela la magia de la pantalla grande.

En Isla Fuerte se realiza desde hace 4 años un festival de cine con la comunidad. Se organiza desde Medellín, donde varios colectivos audiovisuales recogen lo necesario para su montaje: iluminación, pantallas, material publicitario. Seguro los isleños no tendrían mejor forma de ver cine si no fuera por este certamen.

¿Cómo se ve en las demás regiones? Las cifras anuales de asistencia a las salas en Colombia no contabilizan proyecciones alternativas. Más importante que eso es que no todo el país puede ir a este actividad, entre muchas razones, por la dificultad de acceso.

De hecho, solo 58 de los 1.122 municipios del país cuentan con espacios de proyección. Esta fue la razón por la que Cine Colombia, el mayor exhibidor del país, comenzó su proyecto Ruta 90 que lleva filmes a regiones y comunidades apartadas.

Daniel Montes, director de mercadeo de esta compañía, cuenta que con este proyecto han llegado a regiones como San José del Guaviare, comunidad históricamente aislada por el conflicto, o a Tierra Bomba, una de las islas más pobres, o a regiones donde solo se puede ingresar por barco, como en Docordó y El Papayo (Chocó)

Cine itinerante

Otras instituciones tienen fuertes proyectos de circulación de cine por el territorio nacional. El Internacional de Cine de Cartagena tiene su proyecto FICCI Móvil y la Dirección de Cinematografía tiene su programa Colombia de película.

Una de las propuestas que resaltan en el país, en cuanto a cine itinerante, es Ambulante, fundado en México hace 12 años por los actores y directores Gael García Bernal y Diego Luna, creado para promover la difusión del cine documental sin tener que depender de los espacios comerciales.

Cinco ciudades hacen parte de su circuito (Bogotá, Medellín, Barranquilla, Cali y Cartagena), de la cual la capital de Antioquia es su principal escenario.

Es un festival que prioriza la experiencia del espectador: proyecciones en techos, en bares con “toques” en vivo o cualquier presentación que incluya una intervención del espacio.

“Tenemos la posibilidad de reinventarnos cada vez, así no tenemos que estar encerrados solo en las ciudades principales”, dice Camila Gutiérrez, directora ejecutiva de Ambulante.

Otras experiencias

En España Isabel Segura y Carmelo López decidieron recorrer en bicicleta diferentes países de África para llevar cine a poblaciones y aldeas. Pedalearon 18.000 kilómetros e hicieron 220 proyecciones portátiles durante 25 meses.

Se conoció como Cinecicleta, porque además de llevar películas en bici, había que pedalear para generar la energía para las proyecciones (la bicigeneradora). Un proyecto de inclusión y sostenibilidad.

Colaboración

Actividades como el encuentro de Isla Fuerte o Ambulante han sido vitales para llevar el séptimo arte a estos lugares a los que ni siquiera llega la cartelera comercial.

Solo que para lograr estar en el 95 % de los municipios que no tienen una sola sala de cine es necesario unir esfuerzos e iniciativas públicas y privadas.

Como lo mencionó Camila Gutiérrez, el trabajo mancomunado son fundamentales para fortalecer. “En Colombia necesitamos más Colombos, más Cine Tonalá, pero que trabajen desde un punto de vista más colaborativo”, apunta.

Se trata de que la pantalla grande sea cada vez más gigante.

5,3%

de los municipios de Colombia tienen espacios de proyección del séptimo arte.

Instituciones públicas y privadas, así como festivales de cine, buscan modos de llevar el séptimo arte a las regiones más apartadas del país. Revisión de algunas experiencias itinerantes.

Powered by