Cine | Publicado el

Cambiarse de piel por un Óscar


En una pantalla que los televidentes no veían, Denzel Washington, que estaba parado en el escenario de los premios Óscar de 2002 por haber ganado el galardón a Mejor Actor en 2001, leía las nominadas a Mejor Actriz de esa edición; nombres a los que estamos acostumbrados en el cine: Salma, Renée, Nicole, Diane y Julianne. Washington abrió el sobre y dijo: “por una nariz, Nicole Kidman”.

La australiana, con su pelo rubio recogido y vestida de negro, caminó hasta el escenario, besó a Denzel en la boca y recibió su primer Óscar gracias a su interpretación de Virginia Woolf en la película The Hours. Nicole se secaba las lágrimas.

El chiste se hizo popular en el cine, pues básicamente la actriz requirió únicamente de una prótesis para lograr cierto parecido a Virginia Woolf, y su cambio para la interpretación la llevó a unirse a ese grupo de actores que se han transformado y han obtenido el codiciado premio.

Para el crítico de cine de EL COLOMBIANO, Oswaldo Osorio, esos cambios drásticos en la apariencia física claro que ayudan a ganar premios, “pero por una cuestión casi que sensacionalista”.

Osorio habla de tres tipos de transformaciones a las que han recurrido estos genios del séptimo arte, una relacionada con el aspecto físico, otra que se logra simplemente con maquillaje, y una última que él llama la del “lucimiento”, tanto del actor como de la productora del filme.

La física, según explica, es la que se realiza porque así lo exige el personaje, como lo hizo Robert De Niro en Toro Salvaje. Esta estrella tuvo que estar primero en forma y luego engordar para interpretar el mismo personaje, el de Jake LaMotta.

La segunda transformación , cuenta el crítico, se logra solo con maquillaje, pues buscan actores con parecidos a los personajes, como el caso de Meryl Streep en The Iron Lady.

Y la última, la del lucimiento, es la que han tenido, según Osorio, Gary Oldman y Charlize Theron. “Es un asunto sobre todo publicitario”.

Cinéfilo o no, ¿cuál ha sido para usted la más increíble? Acá le presentamos algunas.

Su maestría al descifrar la psicología de sus personajes, modular la voz y replicar sus gestos, algunas veces con kilos de maquillaje encima, les ha valido a estos actores premios y reconocimiento.

Contexto de la Noticia

The Iron lady (2012) es la película en la que Meryl Streep, nominada al Óscar este año por The Post, interpreta a la exprimera ministra británica Margaret Thatcher. Su transformación y la interpretación de senil política sirvieron para que obtuviera su tercera estatuilla dorada. El cambio se logró gracias a una peluca y el maquillaje de Mark Coulier y J. Roy Helland, quienes también ganaron un premio de la Academia.

La interpretación que hizo Charlize Theron de Aileen Wuornos, una mujer ejecutada en 2002 por matar a siete hombres, fue reconocida con el Óscar a Mejor Actriz en 2002. Además del maquillaje que la hacía lucir como ella en la película Monster, Theron se afeitó las cejas y subió 15 kilos. Era la primera vez que la sudafricana era nominada a un Óscar y logró conseguirlo. Charlize agradeció a la directora Patty Jenkins.

En 2013, Matthew McConaughey obtuvo todos los premios a los que fue nominado: el Óscar, el SAG, y el Globo de Oro, entre otros. El actor, en ese momento de 43 años, había interpretado la lucha de Ron Woodroof contra el VIH, un vaquero que en un comienzo se niega a aceptar su diagnóstico, en la película Dallas Buyers Club.

Para este papel bajó 14 kilos, llegando hasta apenas 62.

Mucho tiempo con su maquilladora pasó Nicole Kidman en el set de Las Horas. Un implante en su nariz, cabello oscuro y pinceladas de maquillaje que definieron su rostro lograron la transformación de la recién galadornada actriz en los Globo de Oro a la escritora Virginia Woolf. La actuación de Kidman fue increíble, sus expresiones y lenguaje la hicieron también merecedora del premio, no fue solo por una nariz.

El obstinado carácter de Churchill es protagonista en Darkest Hours (Las horas más oscuras), un filme en el que Gary Oldman consiguió una transformación que se complementa con su actuación como el exprimer ministro británico. Oldman necesitó prótesis faciales y convenció a Kazuhiro Tsuji, experto en maquillaje protésico, para ello. Usó pelo falso y un traje especial para verse gordo. Está nominado al Óscar este año.

El papel de Marion Cotillard como Édith Piaf en La vida en rosa la hizo ganadora del Óscar en 2007. La crítica dijo que su papel fue magnífico y destacaron el parecido que la actriz francesa consiguió para darle vida a esta la leyenda de la música. Marion logró interpretarla desde su juventud hasta sus últimos años, con cada uno de los cambios físicos que esta mujer tuvo durante su 47 años, cuando murió de cáncer.


Powered by