cultura | Publicado el

Películas colombianas compiten para ir a los Oscar y los Goya


El colombiano Jhonny Hendrix acaba de recibir el galardón a Mejor Director en la sección Venice Days, sección paralela del Festival Internacional de Cine de Venecia (Italia), por Candelaria, su nueva película. Foto: Película

La Academia Colombiana de Artes y Ciencias Cinematográficas dio a conocer el listado de películas que buscarán representar al país en la edición 33 de los Premios Goya y la 91 de los Oscar. Los miembros de este órgano deberán escoger por votación las cuatro postuladas el próximo 29 de agosto.

Dentro de las inscritas se encuentra Candelaria de Jhonny Hendrix, una historia ambientada en la Cuba de los años noventa entre bloqueos, hambre, tabaco y ron. En ese paisaje, las vidas de Candelaria (64) y Víctor Hugo (63), pareja que sigue junta como por inercia, dan un vuelco al encontrarse una cámara de video hi8 en un hotel. Con este objeto ajeno, ambos vuelven a mirarse, a tocarse y a amarse.

También está El día de la cabra de Samir Oliveros. Después de atropellar accidentalmente a un chivo con la camioneta de su padre, dos hermanos adolescentes con personalidades incompatibles, empiezan una aventura de reconciliación. Corn y Rita deberán encontrar la forma de reparar la camioneta antes de que lleguen los turistas que se hospedarán en el hotel de la familia.

La obra de Anna Eborn y Óscar Ruiz, Epifanía, también ha sido seleccionada. En la remota isla sueca de Faro, una mujer se enfrenta a la muerte de su madre. En Colombia una madre atiende un taller de sanación del espíritu en compañía de varias mujeres. En Canadá una madre se prepara para ser abuela por segunda vez. ‘Epifanía’ es un movimiento que va de la oscuridad a la luz, de la muerte a la vida.

Laura Mora ha realizado un extenso recorrido por los principales festivales de cine del mundo con su largometraje Matar a Jesús, donde una joven se cruzará con el sicario que le disparó a su padre. A partir de este momento se verá forzada a definir los límites de su propia humanidad.

Ciro Guerra codirigió con Cristina Gallego Pájaros de verano, película que se estrenó en la pasada edición del Festival de Cannes donde recibieron los mejores comentarios. En los años de la bonanza marimbera, época de derroche y violencia en la que en Colombia se empezó a traficar marihuana, Rapayet y su familia, indígenas Wayúu, se ven involucrados en una guerra por el control del negocio que termina destruyendo sus vidas y su cultura.

Sal de William Vega, relata la historia de un hombre que emprende un viaje en búsqueda de las ideas de su desaparecido padre. Ahí, en la carretera solitaria de un enorme desierto, se le escapa la vida por un abismo. Una pareja lo encuentra y cuida de él. Lo alimentan con cactus y curan sus heridas con sal. Pero sus heridas son solo señales de su lacerada alma y solo hasta que controle su tormento interno podrá regresar al camino.

Señorita María de Rubén Mendoza, se desarrolla en Boavita, un pueblo campesino, conservador y católico. Allí vive la Señorita María Luisa, quien tiene 45 años y nació siendo niño. Lo que parecía ser otra vida más sumida en los conflictos de género e identidad, esconde una tenebrosa historia familiar.

Es 1985 y mientras el país se enfoca en las victorias de los ciclistas nacionales en el Tour de Francia, a Elvis Antonio le cambia la vida en un abrir y cerrar de ojos, luego de ‘capar’ clase para ver televisión. Ahora debe iniciar un divertido viaje que lo lleva a descubrir el secreto más grande que guarda su familia. Esta es la historia de la película de Gustavo Torres, Sobre ruedas.

Somos calentura de Jorge Navas es una historia que combina los sonidos del Pacífico colombiano con el Hip-hop, evidenciando la fuerza y el talento de los jóvenes de Buenaventura, una región que durante décadas ha sigo estigmatizada por la violencia, pero que también es reconocida por la alegría y esperanza de sus habitantes que llenan con su entusiasmo cualquier escenario.

El Viernes santo del año 2020, Isabel y Jesús María, habitantes del Santísimo, viven su propio calvario en la búsqueda de alivio para la enfermedad de su hija; la mamá apela a la religiosidad organizando el viacrucis, el papá a la política, tras dineros prometidos, sin imaginarse de que en ése día, recibirán la lección más grande de sus vidas. Esta es la historia de Vía Crucis de Harold de Vasten.

La lista la cierra el trabajo en el formato de animación de Santiago Caicedo, Virus Tropical, con la historia de Paola, quien nació en una familia tradicional colombiana, o al menos eso es lo que tratan de aparentar. El papá es sacerdote, la mamá es vidente y las hermanas no precisamente son lo que sus padres esperaban.


Powered by