tendencias | Publicado el

¿Cómo recuperar la salud y brillo del pelo?


Después de vacaciones, del sol, de la playa, el pelo se puede ver un poco deteriorado. Foto: Shutterstock.
  • vida saludable

Los villanos típicos en el daño del pelo son, básicamente, cuatro. Los físicos, que aparecen cada vez que nos tocamos el pelo o nos peinamos, pues al hacer esto podemos romper su estructura. Los daños químicos que se dan en las personas que se tinturan el pelo constantemente y aquellas que se hacen tratamientos de alisado o permanentes. Los daños termales, que aparecen cuando el uso de planchas, secadores y pinzas calientes es muy frecuente. Y los daños ambientales, que se presentan, sobre todo, en época de vacaciones: el sol, el mar, el cloro de la piscina son factores que debilitan el pelo y le hacen perder brillo y fuerza.

La doctora Verónica Sánchez, directora de Comunicaciones Científicas de Cuidado Capilar de P&G, confirma que estos daños son un hecho y, además, añade un factor que para muchos es desconocido. Investigaciones especializadas descubrieron que las proteínas que componen las fibras del pelo sufren cada vez que nos lavamos la cabeza. Puede sonar simple, pero el agua con que nos bañamos tiene minerales oxidativos, como el cobre, que al exponerse al sol generan oxidación, produciendo un cabello poco saludable, sin brillo, con puntas abiertas, poroso y con frizz. Lo importante es saber identificar el problema de cada persona y conocer los productos necesarios para solucionarlo.

Así pues, la doctora Sánchez afirma que de la misma manera en que cuidamos la piel de la cara y mantenemos un ritual de varios productos que aplicamos en el día y en la noche, como antisolar, crema humectante, tonificador, astringente, también debemos tener un ritual para el cuidado del pelo. Este debe ser un régimen de belleza que incluya un limpiador, que en este caso es el shampoo; un acondicionador que funciona como un tonificador, y por último, ampollas que complementan el cuidado de las puntas, la parte del pelo más antigua y que, por lo tanto, más daño ha sufrido. Estos tres productos son los que siempre se deben usar para un cuidado básico. Sin embargo, existen otros productos complementarios que se pueden usar según cada necesidad. Entre ellos están los sprays de blindaje ante la oxidación, mascarillas, aceites, cremas para peinar, etc. Todos ellos ayudan a restaurar los daños siempre y cuando se usen correctamente y sin exceso.

Finalmente, si el daño persiste o empieza a afectar dermatológicamente el cuero cabelludo, la especialista recomienda consultar al médico indicado para iniciar tratamientos más profundos.


Powered by